El Consell per la República de Puigdemont ya da por muerta la mesa de diálogo
  1. España
  2. Cataluña
PIDE LA RUPTURA A ARAGONÈS

El Consell per la República de Puigdemont ya da por muerta la mesa de diálogo

Lo han hecho un comunicado esta mañana, horas antes de que Pere Aragonès tome posesión como presidente de la Generalitat catalana

Foto: El nuevo presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El nuevo presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El Consell per la República de Carles Puigdemont ya da por muerta la mesa de diálogo y exige a Pere Aragonès que se prepare para romper con el Gobierno español. Lo han hecho un comunicado esta mañana, horas antes de que Aragonès tome posesión como presidente de la Generalitat. "El independentismo no puede limitar su estrategia solo a una negociación con el Estado español, que probablemente no garantizará el derecho a la autodeterminación de Cataluña”, asegura el texto. Por tanto, no han esperado ni que Aragonès llegue a Palau para cuestionar su principal apuesta política.

"El movimiento debe preparar también de manera rigurosa y metódica las condiciones necesarias para responder con éxito a la confrontación en la que el Estado probablemente nos conducirá si queremos culminar el proceso de constitución de la República Catalana independiente", es decir, el ente que preside Carles Puigdemont plantea negociar colocando sobre la mesa la amenaza de la ruptura unilateral. El texto habla siempre de "vías democráticas y pacíficas":

Foto: Marcela Topor, en una imagen promocional de su programa. (XAL)

El comunicado denota una fuerte falta de conexión con la realidad. Así, se afirma: "El Consell quiere afianzar con más fuerza que nunca su compromiso con su misión fundacional: hacer valer el mandato surgido del referéndum del 1-O y la Declaración de Independencia hecha por la mayoría del Parlamento el 27-O como base a partir de la cual culminó el proceso de independencia de Cataluña". Es decir, el 1-O supone un "mandato democrático", algo altamente discutible al haberse llevado a cabo sin las garantías democráticas mínimas, y la independencia de Cataluña "culminó", como si Puigdemont no hubiese declarado la independencia y luego se hubiese ido de fin de semana, que es justo lo que pasó. En el fondo, las diferencias de acuerdo sobre lo que pasó en octubre de 2017 es lo que marcan los problemas de entendimiento entre ERC y JxCAT.

El Consell trasluce temor a verse arrinconado por la nueva presidencia de Aragonès

"Este consenso, sin embargo, no debe producirse basándose en la renuncia a ninguna de las vías democráticas y pacíficas que sean necesarias para conseguir este objetivo y emplazamos tanto la mayoría independentista del Parlament de Cataluña como el gobierno de la Generalitat no hacerlo", asegura el texto. Por tanto, se insiste en la idea del 'Preparem-nos', que lanzó Puigdemont en Perpiñán: que el momento actual solo es un paréntesis para la actual ruptura.

Este planteamiento, si es asumido por la Generalitat, hace que la mesa de diálogo nazca muerta, ya que "el Consell se reafirma en esta misión y en esta visión estratégica más allá de las coyunturas que se puedan producir en el marco institucional autonómico", un objetivo superior que está por encima de lo que se pueda obtener en la negociación.

Reclama su papel

Además, el Consell trasluce temor a verse arrinconado por la nueva presidencia de Pere Aragonès, que pretende relanzar el rol institucional de la Generalitat como se apunta cuando señala reclamando su protagonismo. "Entendemos que así lo expresa este acuerdo cuando dice: "Apostamos por un espacio (...) que busque transitoriamente la coordinación con el Consell per la República hasta que este finalice su reformulación en consenso entre todas las organizaciones para que el espacio de Coordinación, Consenso y Dirección estratégica se pueda situar en su marco".

Carles Puigdemont Independencia de Cataluña Parlamento de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pere Aragonès
El redactor recomienda