La ANC y grupos radicales amenazan a ERC, Junts y la CUP para que formen Govern
  1. España
  2. Cataluña
PRESIÓN DE LOS RADICALES

La ANC y grupos radicales amenazan a ERC, Junts y la CUP para que formen Govern

Unos muñecos colgados de un puente es el "primer aviso" de una estrategia de 'agit prop' de grupos radicales que exigen a las fuerzas soberanistas que declaren la independencia

placeholder Foto: Imagen de los tres maniquíes que han aparecido esta mañana. (@raulmorenom)
Imagen de los tres maniquíes que han aparecido esta mañana. (@raulmorenom)

Tres muñecos que simbolizan a ERC, JxCAT y la CUP han aparecido este lunes por la mañana ahorcados en varios puentes catalanes. Una pancarta encima de ellos avisa a los principales partidos independentistas: '52%. Queremos independencia. Primer aviso'. Es un mensaje claro y directo de grupos radicales que exigen a las fuerzas soberanistas que formen inmediatamente Gobierno y que declaren la independencia. Y lo de primer aviso esconde una lucha sin cuartel y más acciones similares de 'agit prop' para forzar posicionamientos ultraindependentistas desde las instituciones catalanas.

Según ha podido conocer El Confidencial, la acción fue realizada por un grupo minoritario autodenominado L’Estaca, que colgó muñecos en siete puentes ubicados en diferentes términos municipales: Centelles, Malla, Vic, Gurb, Viladrau, Folgueroles, Malla y Voltraganès.

La principal justificación es que el independentismo obtuvo el 52% del voto en estas elecciones. Es cierto, hasta determinado punto, aunque perdió casi 700.000 votos respecto a las últimas elecciones y se quedó con menos de 1.350.000 votos (en su cómputo, los soberanistas cuentan no solo los votos de los tres partidos con representación, sino los de las fuerzas que se quedaron sin escaño, como el PDeCAT, el PNC o el FNC, que suman algo más de 85.000 votos más). Con los votos de estos últimos, el porcentaje obtenido en las elecciones del 14-F se eleva casi al 52%. Sin esos votos, se queda rozando el 49% de los votos emitidos (algo más del 24% del censo electoral). En el 2017, el independentismo había obtenido alrededor de 2.080.000 votos.

Foto: El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Pero los estrategas soberanistas reivindican ahora el porcentaje para legitimar que, al haber obtenido más del 50% del voto contabilizado, Cataluña tiene derecho a la independencia. Esa máxima es puesta en duda por amplios sectores del soberanismo, que consideran que para dar un paso de ese calibre hace falta una mayoría cualificada, ya que para cuestiones menos importantes se requieren los dos tercios e incluso las tres cuartas partes del Parlament. Por esa lógica, una ruptura con España requeriría un consenso aún más amplio.

La tesis mantenida por organizaciones como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), sin embargo, es diferente: sus dirigentes exigen que se declare la independencia al haber obtenido más de la mitad de los votos. Para ello, es imprescindible que se forme Gobierno. Y algunos grupúsculos radicales y supremacistas siguen esa estela: exigen a ERC, Junts y la CUP la formación de un Ejecutivo que declare inmediatamente la independencia.

El tacticismo de ERC y Junts ha paralizado, de momento, la formación de un Ejecutivo catalán

De hecho, tanto en las redes sociales como en restringidos medios que circulan entre plataformas independentistas se acusa a los grandes partidos de mirar solo hacia sus intereses particulares. El tacticismo de los dos grandes partidos, ERC y Junts, ha paralizado, de momento, la formación de un Ejecutivo presidido por el republicano Pere Aragonès, aunque todavía hay de plazo hasta el 26 de mayo para presentar una propuesta de Govern en la cámara legislativa. Otra cosa será la declaración de la independencia, ya que ninguno de los partidos con representación está dispuesto a vulnerar la ley para proclamar oficialmente la separación de España. Es más: ERC y la CUP ven con buenos ojos el planteamiento de otro referéndum de independencia, mientras que JxCAT es más reacia a esa postura porque cree que ya se ha hecho un referéndum en el 2017, aunque un sector del partido de Puigdemont también apoyaría una nueva convocatoria referendaria.

Foto: El candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Por el contrario, la ANC y diversas plataformas radicales consideran que el referéndum está hecho y que la proclamación de la República tuvo lugar el 27 de octubre de 2017, cuando la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) fue aprobada por el Parlament (70 votos a favor, 10 en contra y dos en blanco, aunque los diputados de Ciudadanos, PSC y PP se ausentaron del pleno). La declaración en su conjunto, sin embargo, no fue sometida a votación ni fue publicada en el Boletín Oficial del Parlament, lo que arroja dudas sobre su efectividad. Lo que falta, aseguran, es reactivarla, es decir, levantar su suspensión. Aun así, los más radicales consideran que la República Catalana fue proclamada y aprobada. Es más: aseguran que ahora debe retomarse esa proclamación en una estrategia conjunta de todas las instituciones, por lo que, al mismo tiempo que se levanta la suspensión en votación parlamentaria, se necesita tener un Govern en funcionamiento y dispuesto a afrontar todas las consecuencias legales que ello implica.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Independencia de Cataluña Partido Popular (PP) Nacionalismo Parlamento de Cataluña CUP PSC Referéndum Cataluña 1-O Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda