El independentismo maniobra para controlar las pymes catalanas a las puertas del 14-F
  1. España
  2. Cataluña
COMO LA CÁMARA DE BARCELONA

El independentismo maniobra para controlar las pymes catalanas a las puertas del 14-F

Pimec es uno de los agentes sociales más representativos de Cataluña, ya que participa en más de 430 mesas y comisiones de trabajo con las Administraciones públicas

Foto: El presidente de Pimec, Josep Gonzaléz. (EFE)
El presidente de Pimec, Josep Gonzaléz. (EFE)

El independentismo prepara su asalto a la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Cataluña (Pimec), la segunda organización empresarial de esta comunidad tras Fomento del Trabajo. Josep González, el veterano presidente de Pimec, da un paso al lado y deja la cúpula de la organización, por lo que esta celebrará unas elecciones internas para elegir una nueva cúpula. Pimec es uno de los agentes sociales más representativos de Cataluña, ya que participa en más de 430 mesas y comisiones de trabajo con las Administraciones públicas y se la tiene en cuenta a la hora de realizar propuestas o iniciativas legislativas y políticas públicas, influyendo no solo en Cataluña, sino en el conjunto del Estado español y en las instituciones europeas.

González deja el cargo por sorpresa. Un comunicado de este martes explica que “ha llegado el momento de hacerse a un lado para que los nuevos órganos de gobierno de la entidad puedan dar respuesta a los retos empresariales actuales, marcados por los efectos de la Covid-19, junto con el nuevo Ejecutivo catalán que se configure después de las elecciones al Parlament del 14 de febrero”. La decisión, afirma González, ha sido “voluntaria, meditada y convencida y ya contemplada desde el momento en que renové el último mandato”. Explica, asimismo, que “han sido unos años muy satisfactorios como presidente y ahora es un buen momento para el cambio”. Las elecciones para elegir una nueva cúpula serán el próximo 23 de febrero y el elegido para encabezar la candidatura independentista será, con casi toda probabilidad, Pere Barrios, actual viceprensidente de la Cámara de Comercio.

Foto: El abogado y aspirante a presidir la Cámara de Comercio de Barcelona Ramón Masià. (EFE)

Aprovechando la retirada del presidente de la patronal, este jueves las principales plataformas soberanistas se pusieron alerta. “Se está montando, contrarreloj, una candidatura en Pimec. Tenemos sólo una semana (…). Si conocéis gente que sea de Pimec o de asociaciones que formen parte, urge disponer de datos que podéis trasladar a… [correo electrónico] para coordinar acciones. Gracias por adelantado por contribuir a avanzar en las estructuras necesarias. ¡¡Hacedlo correr rápido!!”, decía una comunicación de Sindicalistes per la República (SxR). El correo electrónico al que se debía enviar la información corresponde a la candidatura Eines de País.

Tanto SxR como Eines de País son plataformas que dependen directamente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que es la organización que controla la marca Eines de País, con la que ‘asaltó’ la Cámara de Comercio de Barcelona el año pasado. Gracias a esa candidatura, el independentismo logró controlar una estructura económica de la importancia de la Cámara, cuyo presidente, Joan Canadell, concurre ahora en el tercer puesto de la lista de Junts per Catalunya (JxCat).

Cercano a CDC

Tras conseguir ganar también con una candidatura similar el rectorado de la Universidad de Barcelona el pasado mes de diciembre, la ANC ha puesto la vista ahora en Pimec, que es una pieza de caza mayor. No es la primera vez que el independentismo intenta atraerse a esta patronal. De hecho, Josep González era considerado un hombre muy cercano a los postulados de Convergència Democràtica (CDC), pero, a pesar de los reiterados intentos de que se implicase más en política, nunca dejó que se politizase la patronal.

Foto: Vista parcial de la fachada del edificio histórico de la Universidad de Barcelona. (EFE)

No obstante, sí participó en las primeras estructuras independentistas que Artur Mas creó desde la Generalitat hasta que decidió apartarse y centrarse en la defensa de los intereses de sus afiliados para no ser un instrumento político en manos de los sucesivos presidentes de la Generalitat. Pimec junto con Fomento (presidida ahora por el exdiputado de CiU Josep Sánchez Llibre) son los dos grandes agentes sociales de Cataluña en representación del sector empresarial.

Conscientes de que las grandes empresas que se agrupan en Fomento no iban a caer bajo el control del independentismo, ANC y partidos soberanistas desviaron el punto de mira a la patronal de las pequeñas y medianas empresas, pero González se mantuvo firme y no sucumbió a la tentación política. Cuando el independentismo no pudo controlar Pimec, un grupo de empresarios, entre los que se encontraba precisamente Joan Canadell, fundó la asociación Cercle Català de Negocis (CCN, actualmente reconvertido en Centre Català de Negocis), que nunca pudo igualarse a Pimec o a Fomento y que tampoco logró peso relativo en el mundo empresarial catalán, más allá de llamativos informes antiespañoles o de determinados estudios parciales sobre cuestiones económicas concretas.

Foto: El presidente de la Cambra de Barcelona, Joan Canadell. (EFE)

Con el asalto a Pimec, la ANC se saca una espina. En sus documentos internos se repite constantemente la necesidad de disponer de una patronal y un sindicato netamente independentistas para dar la batalla a España desde el ámbito laboral. Tanto su presidenta, Elisenda Paluzie, como su vicepresidente, David Fernández, han realizado a menudo llamamientos en favor de conquistar “espacios de poder”, es decir, controlar organismos como patronales, sindicatos, colegios profesionales, rectorados, clubs de fútbol y entidades cívicas de toda clase. De hecho, al no poder influir en Pimec y visto el poco peso del CCN, la ANC creó en el 2020 una estructura con una ‘patronal’ a medida llamada Amen x Feina, que sería la que impulsaría las candidaturas de Eines de País.

Con la retirada de González, se ha abierto un resquicio por el que el independentismo ve una oportunidad de conquistar una organización con un grado de influencia y representatividad muy superior a cualquier otra institución a la que hubiese accedido hasta ahora.

Independencia de Cataluña
El redactor recomienda