Borràs y Aragonès evitan los ataques cruzados en un debate de todos contra todos
  1. España
  2. Cataluña
Debate electoral en RTVE

Borràs y Aragonès evitan los ataques cruzados en un debate de todos contra todos

Hubo cuatro temas en el debate: covid-19, economía, Cataluña-España y los futuros pactos. El último bloque fue el más estéril

placeholder Foto: El candidato de ERC a la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El candidato de ERC a la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

En el Ayuntamiento de Sitges, hay nueve formaciones políticas representadas en el pleno. Cataluña va camino de convertirse en un Sitges a lo grande. Nueve candidatos que pueden obtener representación parlamentaria han debatido en TVE en un debate que se caracterizó por tres aspectos: Laura Borràs y Pere Aragonès evitaron atacarse, el candidato del PSC, Salvador Illa, recibió críticas desde todos los sectores y lo que se vivió ayer en el plató de Sant Cugat fue un coloquio de todos contra todos en el que pocas alianzas se visualizaron. Si el debate refleja algo, es que en un modelo Sitges nadie podrá gobernar y habrá que repetir las elecciones.

Así que si hay una futura alianza tras el 14-F, será la de ERC y JxCAT, pero vergonzante, no declarada y construida de silencios resignados. Salvador Illa, en cambio, pese a que se creció en el debate y que quizá puso sobre la mesa la propuesta más concreta —pasar página de lo acontecido en 2017—, fue el centro del grueso de las críticas. En él se focalizaron todos los ataques.

Carlos Carrizosa le estuvo acusando toda la noche de querer montar un tripartito con ERC y los comunes. Lo mismo que el popular Alejandro Fernández. Para Aragonès, es el candidato del 155. Según Carles Riera (CUP), es una muestra del “trilerismo de su partido”. “Se han puesto de acuerdo en atacarme a mí”, lamentó el candidato socialista ante el aluvión de descalificaciones de sus rivales.

Foto: Pablo Casado, junto a José Luis Martínez-Almeida y Alejandro Fernández. (EFE)

Illa, en cambio, atacó poco, pero sí tuvo réplicas punzantes. “Eso no te lo crees ni tú, Laura”, le espetó a Borràs cuando esta aseguró que tras el 14-F su propuesta era “una alianza independentista para hacer una resolución que reactive la declaración de independencia”. Y también contra Carles Riera: “¿No le parece que las familias de la Seat merecen recibir los fondos europeos? ¡Menuda solución propone la CUP!”, cuando el líder anticapitalista denunció que los 140.000 millones de fondos europeos para la recuperación iban a ir a grandes empresas. Si se vio alguna complicidad, fue entre ERC y los comunes. Pero más allá de eso, nada. Así, el silencio entre JxCAT y ERC acabó pivotando sobre todo el debate. Salvador Illa terminó oliéndose la tostada y le lanzó a Aragonès una súplica: “Por favor, señor Aragonès, una reedición de esta alianza que nos ha agotado estos 10 años, no. Por favor”.

“Solo pactaremos con independentistas”, aseguró Borràs, y le exigió a Salvador Illa "que no acepte los votos de la extrema derecha". Ella no desveló con quién pactaría, pero no perdió ni un segundo en criticar a ERC.

Muchas chispas

En el debate, hubo muchos chispazos pero poca corriente. Carrizosa le echó en cara a Borràs que está imputada en un caso de corrupción. “Ustedes se mueven bien en el fango”, se lamentó la candidata de JxCAT a presidir la Generalitat. Lo mismo pasó entre la CUP y el PDeCAT. Àngels Chacón se presentó con pocas, pero claras, protestas concretas —test masivos, suprimir el impuesto de sucesiones, una ley que pidiera penas de prisión para los okupas de viviendas habituales—. Y aquí, en este último punto, Carles Riera se ofendió y hubo otro rifirrafe. Riera tuvo muchos frentes en sus broncas, también contra Ignacio Garriga, de Vox. Jèssica Albiach (comunes) intentó que el resto de los partidos le hicieran el vacío.

Foto: Pedro Sánchez, junto a Salvador Illa. (EFE)

No consiguió su objetivo. "¿Han reparado que la mayoría de los catalanes no somos independentistas? ¿Qué van a hacer con nosotros? La solución no puede venir de excluir a una mitad de los catalanes. La mayoría quiere pasar página", planteó Salvador Illa. Aquí, Aragonès le replicó: “Usted no puede decir eso porque cuando quisimos votar enviaron la Guardia Civil a golpearnos”, como si las múltiples votaciones que ha habido en Cataluña no hayan servido para contar a los catalanes y saber cuántos están a favor de romper con el resto de España.

Catalán y castellano

Como el debate se emitía para toda España, TVE pidió a los participantes que hablasen en castellano. ERC, CUP, PDeCAT y JxCAT se negaron y sus intervenciones fueron en catalán, mientras que las del resto de partidos lo hicieron en castellano, como si esta lengua no fuese también lengua oficial en Cataluña. Pere Aragonès se lamentó de que “la solución del señor Illa es la amnesia. Yo no quiero pasar página del 1-O. No podemos ignorar que hay presos y exiliados políticos”. Aragonès pidió la amnistía, algo que también demandaron JxCAT y el PDeCAT. Pero sus demandas sonaron como algo vacío, tanto como la vocación de Borràs de volver a declarar la independencia.

Hubo cuatro temas en el debate: covid-19, economía, Cataluña-España y los futuros pactos. El último bloque fue el más estéril. No hubo manera de saber por dónde iría el futuro. De nuevo pesó cómo Borràs y Aragonès prácticamente se ignoraron durante las dos horas del evento. Tal vez, la pista definitiva por donde irán las futuras alianzas, justo por lo que no se dijo.

CUP Salvador Illa Independencia de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) RTVE Partit Demòcrata Català (PDeCAT)
El redactor recomienda