La Justicia reabre el caso y pide investigar a Adif por un descarrilamiento mortal en 2018
  1. España
  2. Cataluña
El accidente de Vacarisses

La Justicia reabre el caso y pide investigar a Adif por un descarrilamiento mortal en 2018

El tribunal, en cualquier caso, descarta que el suceso constituya un delito de imprudencia grave por parte de la entidad pública

placeholder Foto: Descarrilamiento del tren en Vacarisses (Barcelona), en la línea R4 Manresa-Sant-Vicenç de Calders. (EFE)
Descarrilamiento del tren en Vacarisses (Barcelona), en la línea R4 Manresa-Sant-Vicenç de Calders. (EFE)

La Audiencia de Barcelona ha reabierto la causa por el descarrilamiento de un tren en Vacarisses (Barcelona), que en noviembre de 2018 provocó un muerto y unos 50 heridos, y ordena investigar a responsables de Adif al entender que el accidente pudo deberse a "déficits de mantenimiento".

En un auto, la sección décima de la Audiencia de Barcelona estima el recurso presentado por ocho afectados personados en la causa contra la decisión del juzgado de instrucción número 4 de Terrassa (Barcelona) de archivar el caso y le obliga a practicar nuevas diligencias, entre ellas solicitar a Adif que detalle cuál era su "organigrama completo" cuando ocurrieron los hechos.

El tribunal, que en cualquier caso descarta que el accidente constituya un delito de imprudencia grave, coincide con la jueza instructora en que ya están aclaradas las causas del descarrilamiento del tren de cercanías, provocado por el derrumbe de un muro de mampostería por la acumulación de agua en el terreno debido a las lluvias torrenciales de los días previos.

Foto: Suzanne Sordo (dcha.) ha tenido que cerrar su tienda en la estación de Chamartín. (D. B.)

No obstante, ordena reabrir la investigación para averiguar si existió un "déficit de cuidado" en los sistemas de control de la infraestructura que impidió detectar los fallos que provocaron el colapso y derrumbe de un talud sobre la vía, lo que dio pie al descarrilamiento.

Para las magistradas, también pudo haber un "déficit de cuidado" en los disipadores de energía o la detección de la presencia de obstáculos en la cuneta de evacuación del agua, lo que supuestamente facilitó que esta se acumulara en la base del muro.

El tribunal basa su decisión en los informes aportados por la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (CIAF), que concluyó que los procesos de control y vigilancia de Adif "no fueron eficientes para la prevención del riesgo generado sobre el talud, sustancialmente la sobresaturación del mismo y del mampuesto de agua de lluvia".

placeholder Técnicos de Adif en el lugar del descarrilamiento. (EFE)
Técnicos de Adif en el lugar del descarrilamiento. (EFE)

Concretamente, la sala alude a "ciertos déficits en el mantenimiento" de la vía constatados por la CIAF debido a que los mecanismos para evitar la caída fuerte de aguas procedentes de la carretera sobre el muro eran insuficientes, lo que favoreció que penetraran en el terreno con mayor rapidez.

Las "omisiones" detectadas, no obstante, no son suficientes para apreciar un delito de imprudencia grave en el siniestro, según la sala, que recalca: "No puede afirmarse que se haya dado una absoluta o grave dejación de los deberes de vigilancia, ni que los protocolos establecidos que no fueron suficientes para la detección del riesgo fueran descuidados en lo elemental". "Una cosa es que sean mejorables, como se pone de manifiesto en las conclusiones del informe de CIAF, y otra que puedan calificarse de temerarios", abunda el auto.

En relación a las causas de la muerte de un pasajero en el accidente ferroviario, la sala reconoce que las diligencias practicadas son suficientes y han permitido descartar negligencias en las revisiones y mantenimiento del convoy siniestrado.

Adif Tren Comisión de investigación Accidentes
El redactor recomienda