Generalitat y partidos catalanes se dan hasta el 15 de enero para retrasar las elecciones
  1. España
  2. Cataluña
Por culpa del coronavirus

Generalitat y partidos catalanes se dan hasta el 15 de enero para retrasar las elecciones

Si el 15 de enero los partidos piden a la Junta Electoral una nueva fecha para la convocatoria a las urnas, el aplazamiento es posible para garantizar el derecho al voto de los ciudadanos

placeholder Foto: Pere Aragonès (d), junto al 'conseller' de Acción Exterior, Bernat Solé. (EFE)
Pere Aragonès (d), junto al 'conseller' de Acción Exterior, Bernat Solé. (EFE)

La Generalitat y los partidos catalanes se han dado hasta el 15 de enero para retrasar las elecciones catalanas que están previstas para un mes después, el 14-F, según han explicado fuentes del grupo de trabajo que ha creado la propia Administración catalana con los grupos parlamentarios. Esto supondría que ese día se analizarían los datos de la evolución del covid-19 para retrasar las elecciones hasta el mes de mayo y evitar así que el coronavirus dejase a muchos catalanes sin su derecho a voto, según han apuntado diversas formaciones. La decisión no está tomada, pero fuentes políticas se temen lo peor: que los datos epidemiológicos, que empeoran cada día, den al traste con la convocatoria electoral.

Fijar esta fecha es clave para los partidos. Hay que determinar las partidas de gasto de las campañas y encargarlo a los proveedores por lo mínimo con un mes de antelación. Por tanto, se necesita ese mes. En Cataluña nadie quiere aplazar las elecciones, pero puede ser que la evolución de la pandemia no deje otra opción.

Los médicos catalanes hacen un llamamiento para amortiguar los efectos de la tercera ola

Ni ERC ni JxCAT en Cataluña, para empezar la candidata, Laura Borràs, quieren un aplazamiento electoral. Fuentes del entorno de Carles Puigdemont en Waterloo sí que explican que el 'expresident' vería con buenos ojos un retraso hasta mayo para dar más tiempo a su partido a que madure su oferta electoral. Pero esto no va de lo que quieran los diversos partidos sino de una epidemia descontrolada que va hacia una tercera ola muy dura en pleno invierno.

A fecha de ayer, había 345 ingresados en UCI por coronavirus, según los datos de la Conselleria de Salut, con una Rt, índice de contagio, de 1,34 y 2.269 nuevos casos positivos al día. Cifras muy malas, con más de 1.500 ingresados en los hospitales catalanes a causa de la pandemia y con una cifra total de muertos de 16.524 fallecidos en lo que va deño. Y esto sólo sería el inicio de la tercera ola.

Foto: La diputada de Junts per Catalunya Laura Borràs. (EFE)

Cada oleada dura unas tres semanas. Para la política catalana el problema ya no es la Navidad, que se da por perdida. La clave estriba en no iniciar una campaña electoral para unas elecciones que no se podrán llevar a cabo por la epidemia. Si el 15 de enero los partidos piden a la Junta Electoral una nueva fecha para la convocatoria a las urnas el aplazamiento es posible.

Pero eso también quiere decir que el grupo de trabajo, que encabeza el 'conseller' de Exteriores, Bernat Soler, tendrá que tomar su decisión cuando el número de casos sea demasiado alto, y con la duda de lo que hará la curva, algo que no es seguro en una crisis sanitaria como esta.

El 15 de enero estarán sobre la mesa los casos que hayan brotado en las navidades


Los epidemiólogos argumentan que los casos que están surgiendo ahora son fruto de la movilidad del puente de la Purísima. Con el mismo argumento, el 15 de enero será cuando se vea el impacto en la pandemia que han tenido las fiestas navideñas.

Acuerdo con la oposición

A los partidos no les apetece mantener la actual situación de interinidad. Incluso a las formaciones independentistas que se abonaron al lema “No n’hi ha president” (no hay presidente) ahora les resulta pesado mantener la actual situación. Por tanto, todo el mundo quiere elecciones. Si hay un nuevo retraso se llevará a cabo de manera pactada con la oposición.

Simón: ''La previsión es que siga subiendo hasta por lo menos mediados o finales de enero''

El problema fue que en su día Quim Torra declinó convocarlas a instancias de Puigdemont y se decidió, para retrasar la fecha hasta febrero, que se convocasen de manera automática. Esa dilación fue una argucia más del 'procés'. Entonces nadie pensó en la pandemia. Ahora es el covid-19 quien marca la pauta, por mucho que la independencia siga siendo el eje del discurso de los políticos que se presentan a estas elecciones.

El 22 de diciembre

Por ahora lo que es seguro es que la semana que viene, el 22 de diciembre, Pere Aragonès en su calidad de 'president' en funciones de la Generalitat, firmará el decreto de convocatoria de los comicios. Pero no es seguro que se hagan. Si los partidos lo solicitan a la junta electoral estos se pueden aplazar, tal y como ya hizo Galicia y Euskadi. Aragonès, que aspira a la presidencia, querría acabar con su interinidad cuanto antes. Pero a lo mejor no es posible.

Otra incógnita es qué pasará con las elecciones al FC Barcelona, que en Waterloo creen que son claves para ganar en la Generalitat. Han de celebrarse el 24 de enero ¿Tendría sentido que se pudiese votar en el Camp Nou pero no en el resto de Cataluña apenas tres semanas después? En teoría entonces la tercera ola ya iría de baja.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Independencia de Cataluña Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Junts per Catalunya Pandemia Coronavirus Generalitat de Cataluña Cataluña Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda