Puigdemont intenta arrastrar a ERC a la unilateralidad con su Parlament paralelo
  1. España
  2. Cataluña
Los republicanos eluden el acto

Puigdemont intenta arrastrar a ERC a la unilateralidad con su Parlament paralelo

El 'expresident' ha convocado el ente que servirá de base a su parlamento paralelo dos días antes de que se disuelva el Parlament real. ERC estudia ausentarse del problemático evento

Foto: Carles Puigdemont, durante una sesión del Parlamento Europeo. (EFE)
Carles Puigdemont, durante una sesión del Parlamento Europeo. (EFE)

Al final, el dilema del soberanismo en estas elecciones catalanas es escoger entre el pragmatismo de ERC o la unilateralidad que propone JxCAT. La última trampa de Carles Puigdemont a los republicanos ha sido convocar su parlamento paralelo, la denominada Asamblea de Representantes fundacional, para tener algo parecido a un órgano legislativo que legitime el poder que se ha arrogado su Consell per la República, instalado en Bruselas. Los republicanos, por ahora, no se pronuncian sobre si asistirán o no al evento, que mayoritariamente será virtual. Pero si lo hacen, comprarían el marco de choque unilateral que quiere impone Puigdemont y que es lo contrario de lo que está defendiendo ERC durante esta precampaña.

El 'expresident' ha convocado a todos los diputados independentistas del Parlament en Argelers, en el sur de Francia, pero se podrá asistir de manera virtual. Será la única vez que se reúnan. Proclamarán a Puigdemont presidente del Consell per la República, y legitimarán su dirección, que debatirá y votará el reglamento del consejo. Esta sesión fundacional, además, debatirá y votará el régimen electoral que debe servir para elegir la futura Asamblea de Representantes ordinaria, lo que implica un desafío unilateral. Puigdemont y los suyos consideran que la asamblea es la clave para organizar la unilateralidad. Justo por lo que no apuesta ERC en estas elecciones.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont atiende a la prensa antes de intervenir en la capital de la Islas Feroe. (EFE)

La Asamblea de Representantes ha de ser un equivalente al Parlament, igual que el Consell per la República duplica el papel de la Generalitat. Waterloo está construyendo en el extranjero un juego de espejos para compensar que los políticos implicados en el intento de sedición de octubre se quedaban fuera de la política activa.

Pero no está claro que los diputados de ERC asistan. Desde el partido, se van dando largas. En realidad, en septiembre, los republicanos pidieron a JxCAT “congelar el Consell per la República”. Puigdemont ignoró la petición. Pero desde entonces, los de Oriol Junqueras se han descolgado de este organismo. Según explican fuentes del entorno de Waterloo, cada viernes hay reunión del Consell de Govern, que preside el propio Puigdemont: los dos representantes de los republicanos no asisten. No se conectan a la videoconferencia. El plantón no es formal, se van poniendo diversas excusas, pero resulta efectivo. La cuestión ahora es si llegarán más lejos y no asistirán a la creación del germen del parlamento paralelo.

La convocatoria resulta delicada. Puigdemont ha convocado las bases para su parlamente paralelo dos días antes de que se disuelva el Parlament real. Puede parecer casualidad, porque, según lo anunciado, la creación de esta institución va con meses de retraso. Pero al hacerlo se da una imagen de relevo, de sustitución de la entidad que preside otro republicano, Roger Torrent.

A medio camino

Algunas fuentes del círculo de Puigdemont en Bruselas apuntan que lo que se espera desde la Casa de la República no es un plantón total, sino una asistencia testimonial y escasa. Tal vez dos o tres diputados. Evidentemente, ni Pere Aragonès ni ningún alto cargo de los de ERC.

Esta alternativa permitiría a ERC mantener que sigue cumpliendo el acuerdo de gobierno con JxCAT, que preveía tanto crear el Consell per la República como la Assemblea de Representants. La credibilidad del encuentro quedaría tocada, pero solo se reunirá una vez, lo justo para que se apruebe el reglamento de votación que permita celebrar unas elecciones con voto electrónico antes del verano de 2021.

ERC se debate entre ningunear el acto o una participación de baja intensidad

Se podrá presentar cualquiera de los más de 91.000 inscritos en el registro ciudadano del Consell per la República, los que han pagado a Puigdemont los 10 euros por su documento de identidad catalana. El mandato durará dos años.

Problemas del planteamiento

Puigdemont topa con varios problemas en este planteamiento. Los 91.000 miembros son pocos para arrogarse una representatividad que pueda competir con el Parlament. Pero, además, los miembros del Consell han mostrado hasta ahora poca participación. La aplicación se la ha bajado una cuarta parte, 25.023, y apenas 1.000 personas han participado en el plan de gobierno o presentado propuestas, según los resultados de participación hechos públicos por la propia entidad.

La nueva asamblea contará con una composición que vendrá configurada por dos bloques electorales: un bloque territorial, con 81 representantes elegidos en las diversas circunscripciones electorales establecidas en este reglamento, y un bloque de cargos electos, con 40 representantes elegidos en circunscripción única entre los cargos electos del Principado de Cataluña. Por tanto, no faltarán candidatos, aunque puede que pocos sean de ERC. Lo que puede quedar un poco corto, dados los precedentes, es el número de votantes.

Carles Puigdemont Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Parlamento de Cataluña Nacionalismo Roger Torrent Junts per Catalunya Generalitat de Cataluña Cataluña Oriol Junqueras
El redactor recomienda