Vendrell era el correo entre Puigdemont y Junqueras: “Ni se entienden ni se soportan"
  1. España
  2. Cataluña
PEDÍA FAVORES A LA GENERALITAT

Vendrell era el correo entre Puigdemont y Junqueras: “Ni se entienden ni se soportan"

Se recorrió media Europa para llevar los mensajes del republicano a Puigdemont, aunque luego reclamaba que desde la Generalitat le facilitasen las cosas para sus proyectos y negocios

Foto: Vendrell era el correo entre Puigdemont y Junqueras: “Ni se entienden ni se soportan"
Vendrell era el correo entre Puigdemont y Junqueras: “Ni se entienden ni se soportan"

El ‘cerebro’ de la trama del Tsunami, Xavier Vendrell, exsecretario de Organización de ERC y exconsejero de Gobernación en la época del "tripartito", era el correo que intentaba limar asperezas entre el fugado Carles Puigdemont y el líder de ERC, Oriol Junqueras, que cumple condena tras el juicio del 1-O. Vendrell se recorrió media Europa para llevar los mensajes del republicano a Puigdemont y viceversa, aunque luego reclamaba que desde la Generalitat le facilitasen las cosas para llevar adelante sus proyectos y negocios.

Foto: Vendrell tenía un crédito de la Generalitat para las obras de su pelotazo urbanístico

En una conversación con su socio Patricio Chadwick del pasado 1 de septiembre, según consta en la investigación de la llamada operación Voloh, le señala a éste que había hablado durante tres cuartos de hora con Marta Rovira, secretaria general de ERC fugada en Suiza, para pedirle que influyese en tres consejeros de la Generalitat y no pusiesen pegas. “A mí se me tiene que tratar bien. No le he dicho eso, pero ella ya lo ha entendido. Marta, con todos los años que hace que estoy ayudando en lo que tú sabes… básicamente es hacer buen rollo entre Puigdemont y Junqueras, pero que no es poca cosa”.

De hecho, las relaciones entre ambos dirigentes independentistas fueron tirantes desde la fuga del primero a Bélgica e incluso estuvieron meses sin ni siquiera enviarse mensajes por terceros.

Entenderse no se entienden. Son muy diferentes y no se soportan el uno al otro, ¿vale?. Así de claro

Era una ardua tarea. “Entenderse no se entienden. Son muy diferentes y no se soportan el uno al otro, ¿vale?. Así de claro. Pero bueno. Yo siempre les digo lo mismo: si yo no quiero que os queráis, yo no quiero que os vayáis de copas juntos, yo no quiero que os vayáis de vacaciones juntos. Lo único que quiero es que no os deis por el culo el uno al otro. O sea, lo único que intento es que no estéis todo el día metiéndoos el dedo…”, aseguraba Vendrell.

Fotografía de archivo de Marta Rovira y Oriol Junqueras. (EFE)
Fotografía de archivo de Marta Rovira y Oriol Junqueras. (EFE)

Su empeño formaba parte de una estrategia muy clara de ERC: “Puigdemont se presentará a las elecciones y puede ganarlas… pero justamente por eso nos tenemos que entender con él, porque si las gana… ¡joder!... tendremos que gobernar con él. Y si las ganamos nosotros tendrán que gobernar ellos con nosotros y nos tendremos que entender. Y, por lo tanto, ¡hostia!, hay unos mínimos”.

“Puigdemont se equivoca otra vez”

En la conversación con Chadwick, Vendrell le comenta también que Puigdemont quiere poner como cabeza de lista “a un inútil de marca, pero se equivoca otra vez. Él quiere poner a Puigneró [Jordi Puigneró, consejero de Políticas Digitales de la Genetalitat]. Puigneró es el que habló aquí, el consejero que habló cuando hicimos la cena aquí en Villa Bugatti [el complejo sin permisos que tiene en Cabrera de Mar, cuyos terrenos fueron recalificados el pasado mes de febrero] y es tonto. Bueno, un discurso hablando nada más que de independencia cuando tenía la sala llena de…”. “De empresarios”, añade su interlocutor”. Y Vendrell zanja: “Tenemos gente muy burra, Patricio. Yo es que me pongo muy nervioso”.

El ex alto cargo republicano se quejaba de que “he hecho veinte viajes… he ido a Ginebra, he ido a Alemania cuando Puigdemont estaba en Alemania, he ido a Waterloo, he ido a todos lados para ayudar, para que haya buen rollo. No… no hace falta que te sepa mal, pero, ¡hostia!, solucionamos esto, tú”.

Foto: Dirigentes de ERC se beneficiaron de recalificaciones irregulares en Barcelona

‘Esto’ eran los asuntos pendientes que tenía con la Administración. De hecho, lo que pidió a Marta Rovira es que llamase a los consejeros de Educación, Josep Bargalló, de Trabajo, Chakir El Homrani, y de Salud, Alba Vergès. “Con lo que yo he hecho por este país sin pedir nada a cambio y me están tocando los cojones por todo el tema del concierto, me están haciendo perder el tiempo, ¡hostia!, agilizar esto un poco”, le dijo a la fugada. “¿Con quién quieres que hable?”. “Me cago en Dios, (…) explícales… Mira, llama a la consejera de Salud por todo el tema de los laboratorios, llama al Bargalló y llama al Chackir por todo el tema de Villa Bugatti, que me desencallen las subvenciones de la escuela y tal”.

Foto: El juez de Tsunami investiga una licencia firmada por Industria en plena alarma

Los negocios de Vendrell abarcaban todo el amplio abanico de esos tres departamentos, todos ellos en manos de los republicanos. Por un lado, a través de su Fundación El Brot, ya tenía una escuela de educación especial, a la que, gracias a sus contactos en Educación, había conseguido poner en marcha con más aulas y más alumnos por aulas de las que permiten las normas. Además, en Villa Bugatti, en la localidad de Cabrera de Mar, donde este mes de febrero había conseguido que le recalificasen unos terrenos, pensaba construir otra escuela y quería también las mismas condiciones que en la otra.

“Pierdo mucho tiempo persiguiéndoles”

Por otro lado, a finales de 2019 había ganado un concurso de 442.672 euros para realizar los servicios médicos de visitas médicas especializadas y pruebas complementarias para el Institut Català d’Avaluacions Mèdiques (ICAM), pero una empresa de la competencia interpuso un recurso aduciendo que la compañía de Vendrell carecía de solvencia técnica para cumplir con las condiciones del concurso. A través conversaciones grabadas, se evidenciaba que esa acusación no era infundada, ya que Vendrell y sus socios estaban buscando desesperadamente los equipamientos necesarios para poder demostrar ante la Administración que sí estaban preparados.

El exconseller de ERC Xavier Vendrell (d), tras su puesta en libertad. (EFE)
El exconseller de ERC Xavier Vendrell (d), tras su puesta en libertad. (EFE)

Entre sus negocios y la actividad política encubierta (Vendrell siempre negó públicamente, incluso a El Confidencial antes de ser detenido, que estuviese políticamente activo), pues, no tenía tiempo para mucho. Por eso se quejaba a Marta Rovira de que necesitaba una mano en la Administración.

“No, no hace falta que te sepa mal, pero, ¡hostia!, solucionemos esto, tú. Es que pierdo mucho tiempo persiguiendo a uno, persiguiendo al otro…”, explicaba el ex alto cargo de ERC a Rovira, razonando que su labor de correo entre Puigdemont y Junqueras le restaba tiempo para sus negocios.

Además, subrayaba que “yo ya sé que no van en contra mía, pero son muy, muy lentos, son muy, muy inútiles en la gestión”. De ahí que pidiese que a la secretaria general del partido que hablase con el consejero del ramo de cada uno de sus negocios, puesto que en el tema de la escuela, por ejemplo, necesitaba un permiso de escuela especial y lo tenía de escuela ordinaria y, además, estaban encallados los conciertos de los dos centros con la Administración.

Carles Puigdemont Oriol Junqueras Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Marta Rovira Independencia de Cataluña