Es noticia
Menú
La ANC aprueba medidas para 'fustigar' a los partidos independentistas de cara al 14-F
  1. España
  2. Cataluña
CONGRESO INTERNACIONAL DE INDEPENDENCIAS

La ANC aprueba medidas para 'fustigar' a los partidos independentistas de cara al 14-F

Una de las medidas más drásticas es la de no participar en más "mesas negociadoras de la unidad estratégica con los partidos que se conviertan en ejercicios retóricos estériles"

Foto: Una asistente al acto organizado por la Asamblea Nacional Catalana. (EFE)
Una asistente al acto organizado por la Asamblea Nacional Catalana. (EFE)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), que preside Elisenda Paluzie, ha puesto la proa a los partidos políticos ‘blandos’ de cara a las próximas elecciones autonómicas catalanas que se celebrarán el próximo mes de febrero. Un pleno extraordinario del Secretariado de esta entidad celebrado este domingo ha aprobado 15 acciones concretas para “influir en las elecciones del 14 de febrero”. El objetivo es “recuperar el liderazgo en acción política de forma propositiva y proactiva”.

Una de las medidas más drásticas es la de no participar en más “mesas negociadoras de la unidad estratégica con los partidos políticos que se conviertan en ejercicios retóricos estériles”. La decisión llega tras constatar fehacientemente la imposibilidad de que JxCAT y ERC puedan llegar a un acuerdo de lista unitaria.

Ambos partidos han mantenido una agria disputa las últimas semanas sobre este tema. El fugado Carles Puigdemont intentó por todos los medios que ERC accediese a formar una lista conjunta, a lo que los republicanos se negaron reiteradamente. Hace poco más de un mes, la ANC intentó convocar una ‘cumbre’ con las cúpulas de las dos formaciones para intentar llegar a un acuerdo de mínimos, pero su propuesta fue rechazada y agriamente criticada, especialmente desde Esquerra. Antes de ahondar en la herida y la división entre los dos grandes partidos, la ANC opta, así, por un mutis por el foro.

Foto: El expresidente Torra, el conseller de Territori i Sostenibilitat, Damia Calvet (d) y la diputada de la CUP, Natalia Sanchez (i). (EFE)

Los puntos de actuación de la ANC constan de tres fases: la primera hace referencia a la precampaña y la campaña electoral; la segunda al periodo de transición hasta la constitución del Parlament; y la tercera, al periodo que comienza cuando se formalice la composición de la Cámara.

Para el primer periodo, la ANC prepara un ‘Decálogo de Acciones y Principios’ que deberán asumir todos los ‘buenos’ independentistas. Paralelamente, hará de ‘guardiana’ de las esencias del ‘procés’ y realizará una comparativa de los programas que presenten los partidos soberanistas, lo que le permite actuar como ‘agente externo’ en los comicios. En este campo, formalizará un “grupo de trabajo” para “analizar y fiscalizar los posicionamientos de los partidos”.

Esta iniciativa es criticada con dureza desde algunos círculos independentistas, que reclaman que “si la ANC quiere proponer algo, que presente unas elecciones, que concurra como los demás y nos veremos en las urnas. Es muy cómodo hablar desde fuera cuando no te juegas nada y cuando luego no asumes responsabilidades”, señaló un alto cargo soberanista a El Confidencial. Desde la ANC, no obstante, sostienen que su propuesta “permitirá que el cuerpo electoral pueda ser consciente de la proximidad y sintonía entre las propuestas de las formaciones políticas y el ‘Decálogo’”.

En resumen, consiste en tratar de incentivar la participación “activa y masiva del electorado"

La territorial de Barcelona presentó la propuesta de exigir la implementación para “hacer efectiva la República Catalana siguiendo el mandato del 1 de octubre y frente común contra la represión del Estado español”, además de pedir la ratificación “en el Parlamento de la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017” si se supera el umbral del 50% de los votos.

Sin embargo, de momento la cúpula de la entidad ha rechazado abandonar la transversalidad y pedir el voto para el partido que se comprometa a implementar la independencia en caso de victoria (aunque sea una victoria relativa) en los comicios, como pedían algunas territoriales. El descarte momentáneo no impide que esa propuesta pueda revitalizarse en un futuro, aunque de momento le basta con que los partidos independentistas sientan su presencia fiscalizadora en cada una de sus iniciativas.

En resumen, consiste en tratar de incentivar la participación “activa y masiva del electorado”. Por eso mismo, también pondrá en marcha una plataforma de diálogo “con los electores mediante una web donde estos se podrán adherir a un compromiso con el mandato del primero de octubre”.

Movilizaciones tras las elecciones

En la segunda fase, la ANC “presionará y se movilizará para que cuando el Parlament invista al ‘president’ no lo haga fruto de pactos parciales, sino que contemple la máxima concentración de fuerzas para afrontar con máxima unidad y responsabilidad compartida el reto de encarar la ruptura democrática y hacer efectiva la independencia cuando antes. Este posicionamiento también se asumirá en la constitución de la Mesa del Parlament”.

Para limitar la posibilidad de que se constituya una mayoría parlamentaria alternativa de izquierdas (con un bloque entre ERC, PSC y comunes), algunas territoriales proponían también que “sea cual sea la correlación de fuerzas surgida de las urnas, jamás se pactará ni se facilitará la formación de un Govern con fuerzas unionistas”

Para la última fase, la medida más espectacular será la convocatoria de un Congreso Internacional de Independencias Unilaterales que tendrá lugar entre marzo y mayo del 2021. Será un ejercicio retórico, porque su finalidad es abrir un 'Libro Blanco de las independencias unilaterales'. También reclamará, una vez se constituya el nuevo Govern (que se espera soberanista y así lo confirman todos los sondeos realizados hasta ahora, con una correlación de fuerzas similar a la de la actualidad), un “informe trimestral de acción del Govern y del Parlament, de acuerdo con el seguimiento, avance o posibles dilaciones y retrocesos respecto al desarrollo del ‘Decálogo de Acciones y Principios’”.

La entidad soberanista, pues, deja entrever que tendrá voz y voto en el nuevo ejecutivo que salga de las urnas y se ratifica en su papel de ‘guardiana’ de la independencia: avisa de que mantendrá una estrategia de movilizaciones en la calle juntamente con otras plataformas para apoyar “nuestras instituciones”. Eso será en el caso de que estas secunden su hoja de ruta unilateral y rupturista. En caso contrario, se movilizará por “estar frontalmente en desacuerdo y exigir la reversión”. Las medidas aprobadas por el Secretariado (con 46 votos a favor, 20 en contra y 4 en blanco) serán ratificadas en los próximos días por la militancia, que podrá votarlas telemáticamente.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), que preside Elisenda Paluzie, ha puesto la proa a los partidos políticos ‘blandos’ de cara a las próximas elecciones autonómicas catalanas que se celebrarán el próximo mes de febrero. Un pleno extraordinario del Secretariado de esta entidad celebrado este domingo ha aprobado 15 acciones concretas para “influir en las elecciones del 14 de febrero”. El objetivo es “recuperar el liderazgo en acción política de forma propositiva y proactiva”.

Carles Puigdemont Internacional PSC
El redactor recomienda