Apuesta por un equipo, no una persona

Puigdemont amenaza con retirarse de la campaña si Borràs insiste en ser candidata

El expresidente de la Generalitat plantea un equipo, del que formaría parte Laura Borràs, pero también integrado por personas destacas del soberanismo. Borràs sería así una más

Foto: Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Laura Borràs en Waterloo. (EFE)
Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Laura Borràs en Waterloo. (EFE)

Carles Puigdemont ha comunicado a su equipo de más estrechos colaboradores que se retirará de la campaña del 14 de febrero si Laura Borràs insiste en ser la candidata a la primarias, tal y como avanzó El Confidencial. Borràs tiene el apoyo de Quim Torra y un fuerte respaldo de las bases más radicalizadas del partido, las que quieren la independencia ya y sin más rodeos. Este está generando muchas tensiones internas alrededor de la elaboración de las listas electorales en el nuevo partido de JxCAT.

Puigdemont sabe que sin su figura JxCAT está tocada de muerte en las elecciones. Y más si se el PDeCAT y otras formaciones como el PNC se acaban presentando a los comicios de febrero. Además, cuenta con su puesto de eurodiputado y puede refugiarse en la neutralidad institucional del denominado Consell per la República, la entidad que intenta agrupar a todo el independentismo desde Bélgica.

El dilema es entre un liderazgo fuerte, el que propone Laura Borràs, y un equipo de candidatos, que es lo que quiere presentar Puigdemont. El expresidente de la Generalitat plantea un equipo, del que formaría parte Borràs, pero también integrado por personas destacas del soberanismo que antes se habrían presentado a las primarias. En este sentido, Puigdemont cuenta con Elsa Artadi, con el conseller de Territori Damià Calvet, con el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell; o con el actual conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. En resumen, Puigdemont pone el énfasis en el cartel electoral, mientras que Borràs prima la cabeza de cartel.

Como Borràs aparece como favorita de las bases en las encuestas internas, Puigdemont quiere diluir el efecto de las primarias con un cartel potente pero donde no destaque nadie por encima de los demás. Es decir, donde él pueda ser el primero de la lista si al final así lo decide, aunque por ahora tiene sus dudas. En todo caso, los miembros del cartel electoral sí que saldrían de las primarias, pero no así el presidente de la Generalitat.

En contra de Puigdemont juega que el fin de semana del 3-4 de ocutbre se aprobó que para JxCAT hubiese listas cremallera, es decir un hombre una mujer. Si el residente en Waterloo encabeza la lista la segunda, que sería la presidenta efectiva sólo puede ser o Elsa Artadi o Laura Borràs, y esta última tiene muchas más posibilidades de ganar las primarias. La idea de la lista cremallera se ha impulsado desde la cárcel de Lledoners por parte del secretario general de partido, Jordi Sànchez.

Según explican fuentes de su entorno en Bruselas, Carles Puigdemont argumenta que no se trata de escoger un president, porque el president ya es él, el legítimo, el destituido por el 155. Se trata de escoger un primer ministro, que es a lo que rebaja la presidencia de la Generalitat.

A posteriori

Por tanto, lo que plantea Puigdemont es que el presidente de la Generalitat se escoja de manera posterior a las elecciones, igual que se hizo con Quim Torra. Y que lo decidirá él, ya que esas elecciones quedarán fuera de lo que marque el reglamento de primarias. Entonces daría igual quien fuese segundo y también la lista cremallera pero aumentaría la sensación de cacicada.

Los planes de Puigdemont pasan por ningunear las primarias, de manera que la elección del presidente de la Generalitat se haría después del 14-F


La estrategia es la misma que con Torra: erigirse como un poder superior, por encima de la Generalitat en la que él luego puede interferir sin ningún control. Puigdemont vende que sería los miembros del cartel los que llevarían a cabo la designación del presidente catalán, pero en la práctica sería una decisión que se reservaría para sí mismo.

Crisis interna

Puigdemont está advirtiendo a sus colaboradores que ya se desgastó mucho en la ruptura con el PDeCAT y que ahora no quiere volver a vivir un proceso como ese por lo que preferiría retirarse y ver qué ocurre con una candidatura encabezada por Borràs.

Carles Puigdemont sabe que en cualquier caso no será un paseo militar. ERC y JxCAT volverán a quedar empatados y separados por muy pocos miles de votos. Por tanto, su presencia activa en la campaña o no será determinante. Y la amenaza de retirarse le da fuerza

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios