JxCAT aplaza la respuesta a la destitución de Torra a después de las elecciones de febrero
  1. España
  2. Cataluña
ERC discrepa del enfoque plebiscitario

JxCAT aplaza la respuesta a la destitución de Torra a después de las elecciones de febrero

Con Quim Torra fuera del Palau y el Gobierno español puesto de perfil, la Generalitat es la que tendrá que firmar el decreto de cese del presidente catalán y de su sustitución

Foto: JxCAT aplaza la respuesta a la destitución de Torra a después de las elecciones de febrero
JxCAT aplaza la respuesta a la destitución de Torra a después de las elecciones de febrero

JxCAT aplaza la respuesta a la inhabilitación de Quim Torra —que tuvo lugar esta semana— hasta las elecciones catalanas, que tendrán lugar en febrero, en concreto el 7 de febrero, según ha calculado el portavoz de ERC en el Parlament, Sergi Sebrià. Pero fue el portavoz de JxCAT en la Cámara catalana, Albert Batet, el que fijó la respuesta a la destitución de Torra “en las elecciones”, según declaró a Catalunya Ràdio. No lo dijo, pero quedó claro que como la respuesta no se ha pactado con ERC, pues se aparca hasta febrero. O lo que es lo mismo, no va a haber respuesta ninguna más allá del pleno del Parlament que se celebrará esta tarde y en el que está previsto que hable Torra como invitado para que se despida de los parlamentarios.

Batet y Sebrià, además, han discrepado sobre el sentido de los comicios. Batet, como Torra, ha puesto el énfasis en que las elecciones de febrero serán “plebiscitarias”, mientras que Sergi Sebrià ha negado este aspecto y ha advertido de que aunque se supere en estos comicios el 50% hará falta acumular más fuerza. “Ya deberíamos haber aprendido que las cosas no son tan fáciles”, ha advertido Sebrià.

Foto: Torra pide al Constitucional que suspenda su condena

La CUP lleva toda semana denunciando que no hay respuesta política a la destitución de Torra, una respuesta que ERC y JxCAT en teoría llevaban más de un mes negociando, pero que ha acabado en nada.

La falta de respuesta política encaja con la tibia respuesta en la calle el pasado lunes: solo seis detenidos, unos contenedores quemados, ligeros daños en el mobiliario público y lanzamiento de ladrillos contra los 'mossos' que protegían el Parlament. Pocas personas en las manifestaciones y sensación de agotamiento en la capacidad de movilización del soberanismo.

Foto: Protestas en Girona tras inhabilitación de Torra. (EFE)

Para enmascarar esto, ayer, en la Junta de Portavoces del Parlament, JxCAT solicitó un pleno para que Torra se despidiese que será hoy a las 15:00. El pleno lo ha autorizado el presidente de la Cámara, Roger Torrent, pero no está claro ni cuántas veces hablará Torra, ni qué plazo hay para presentar resoluciones ni otros detalles, según han explicado fuentes parlamentarias. La situación del pleno de Torra y el aire de improvisación de JxCAT ha sido tal que al final el líder del PSC, Miquel Iceta, ha anunciado que su grupo no asistirá al pleno. En opinión de Iceta, se trata solo de “una escenificación partidista”.

Cs y PP no se han pronunciado, pero lo previsible es que sí participen, a pesar de que la utilidad del pleno en sí es poco más que para consumo interno independentista, para enmascarar ante los votantes de JxCAT la falta de respuesta ante la inhabilitación del 'president' y que se ha acatado el fallo del Tribunal Supremo. Cs podría no votar las resoluciones en el pleno, pero sí dejar oír su voz.

El PSC ha optado por no participar en el pleno del Parlament de hoy en el que Torra se despedirá de la Cámara catalana en una intervención como invitado


No se sabe el contenido del discurso de Torra, pero no se prevé que vaya más lejos del que ya dio en su despedida: reivindicación del 1-O, planteamiento plebiscitario de las elecciones del próximo mes de febrero y reiteración de que se le inhabilita como un ataque a la libertad de expresión. La aparición de Quim Torra en el Parlament de nuevo se coloca en el territorio de lo simbólico, lo hará como invitado y en un entorno de final de era y de decadencia política.

El caos del BOE

La Generalitat esperaba que hoy se publicase en el BOE el cese de Torra, algo que al final podría no pasar, al decidir la Abogacía del Estado que no es estrictamente necesario, al tratarse de una sentencia judicial. Como no se ha publicado, al final se ha decidido que no se reúna el Consell Executiu, el primero que tenía que reunir al Govern en funciones bajo la tutela de presidente en funciones, Pere Aragonès. Así que al final, este martes, no ha habido reunión del Govern y se ha vivido el primer momento de parálisis por la situación creada por Torra, al optar por no convocar elecciones y jugar al bloqueo político.

Foto: El independentismo prepara un ‘otoño caliente’ para recuperar terreno electoral

La ironía ha sido que al final la Generalitat ha acabado preguntando al Gobierno cuándo se publicará en el BOE el cese de Torra, ya que mientras tanto no se sabía qué hacer.

Papelón para la Generalitat

Con Quim Torra fuera del Palau y el Gobierno español puesto de perfil, la Generalitat es la que tendrá que firmar el decreto de cese del presidente catalán y de su sustitución. Esta mañana, está previsto que Torra y Aragonès mantengan una reunión para hacer el traspaso de poderes.

Mientras, Torra ha presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional que será analizado por el alto tribunal el próximo 6 de octubre. Es lo que le queda a Torra, el recorrido jurídico de su caso. El Constitucional es el paso previo, igual que lo fue el Tribunal Supremo, para recurrir a la Justicia europea.

Quim Torra Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSC Miquel Iceta Junts per Catalunya Independencia de Cataluña Parlamento de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda