DIADA nacional de cataluña

El independentismo desafía al covid y mantiene 107 concentraciones

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural mantienen para este viernes las 107 concentraciones en distintas localidades de Cataluña para celebrar el 11-S, la Diada

Foto: El vicepresidente del Parlamento catalán, Josep Costa (d), y la 'consellera' de Presidencia, Meritxell Budó (i), presentan los actos oficiales de la Diada. (EFE)
El vicepresidente del Parlamento catalán, Josep Costa (d), y la 'consellera' de Presidencia, Meritxell Budó (i), presentan los actos oficiales de la Diada. (EFE)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural mantienen para este viernes las 107 concentraciones en distintas localidades de Cataluña para celebrar el 11-S, la Diada Nacional, en un tenso pulso con los responsables sanitarios, que desaconsejaron acudir a manifestaciones y concentraciones este año debido a la crisis del covid. Al descontento del Govern se añaden las críticas de los que hasta hace poco eran los gurús de la Generalitat en la lucha contra el coronavirus, los doctores Antoni Trilla y Oriol Mitjà, que esta semana pusieron el grito en el cielo ante el reto de las dos entidades cívicas. Incluso el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, se mostró contrario a la celebración de las movilizaciones. Se trata, pues, de una Diada atípica y con una lucha intestina en el independentismo, dividido entre la responsabilidad personal y social y el extremismo político.

También el ‘president’, Quim Torra, se desmarcó oficialmente de las protestas y solo participará en los actos institucionales y en la ofrenda floral que cada 11-S se hace ante la tumba de Rafael Casanova, en Barcelona. De esta manera, evitarán futuros problemas por si hay un rebrote de coronavirus en un futuro próximo.

La pretensión de las dos entidades cívicas que movilizan a los activistas ‘indepes’ era sitiar los ‘reductos’ de representaciones del Estado y, por ello, el acto final de este año serán los discursos frente a la Delegación de Hacienda en Barcelona de los representantes de la ANC, Òmnium y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). Sin embargo, aunque en un principio todas las movilizaciones se tendrían que hacer ante un edificio de la Administración española, este criterio se flexibilizó para poder garantizar “las medidas sanitarias”. LA ANC resalta, por otra parte, la austeridad de los actos. Las medidas de seguridad son superiores a las requeridas por el Govern y el acto final no contará con instalaciones de pantallas ni megafonía, sino que los discursos se harán a pie de calle con un pequeño equipo de megafonía y micrófono de pie, sin escenario.

Curiosamente, ANC y Òmnium quieren salir a la calle este 11-S “para defender los derechos fundamentales, en especial el derecho de manifestación”. En realidad, la propia permisividad de las concentraciones desmonta el ‘leit motiv’ de la protesta, ya que en España no existen restricciones al derecho de manifestación. A última hora de la tarde de este jueves, 14 de los escenarios de las 107 concentraciones ya estaban llenos.

Concesión de Òmnium

La única concesión de Òmnium ha sido la suspensión de la Fiesta de la Libertad, que hace todos los años por esta efeméride. “Siguiendo las recomendaciones sanitarias derivadas de la pandemia del covid-19, la entidad no organizará los tradicionales conciertos multitudinarios de la Diada que cada año reunían a miles de personas”, señala la entidad soberanista.

El vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, detalló este jueves que la Fiesta de la Libertad se anula "por primera vez en 20 años", aunque durante la mañana de este viernes la organización hará un acto político en el paseo Lluís Companys, “sin convocatoria pública, para denunciar la represión del Estado español y reivindicar la amnistía para los presos políticos y exiliados y para los miles de personas represaliadas”. Por la mañana, Mauri participará en la ofrenda de flores ante el monumento a Rafael Casanova, y por la tarde, intervendrá en el acto central de la plaza Letamendi.

El Govern, por su parte, trasladó este jueves a los organizadores las recomendaciones para los actos, que también servirán en las concentraciones de las próximas semanas para protestar contra las actuaciones judiciales del 20 de septiembre de 2017 (fecha en la que se registraron dependencias de la Generalitat y en la que una aglomeración de activistas mantuvo retenida dentro de la Consejería de Economía a la comitiva judicial) y del 1 de octubre de 2017, fecha del referéndum ilegal. El número máximo de participantes en cada concentración se ha fijado en 2.000 personas.

Entre las recomendaciones, la Generalitat señala que las protestas deben realizarse en calles de al menos 20 metros de anchura y alejadas 500 metros de centros sanitarios. También recuerda que debe guardarse una distancia de 1,5 metros entre los asistentes, que ha de haber “delimitación perimetral con control de accesos y aforo para no superar el número de asistentes previstos”, que han de ir con mascarilla, que ha de haber gel hidroalcohólico y ha de tomarse la temperatura en los accesos, que la concentración ha de ser estática, sin desplazamiento de la cabecera, que no puede haber pancartas ni otros objetos compartidos y que han de preservar un pasillo de 1,5 metros para los vecinos de la zona.

El número máximo de participantes en cada concentración se ha fijado en 2.000 personas

El Govern desaconseja que asistan personas de riesgo, como diabéticos, enfermos de hepatitis, de dolencias pulmonares, renales o cardiovasculares, con cáncer, embarazadas o mayores de 60 años. “También es relevante [evitar la participación] para personas que han de comenzar a constituir grupos de contacto estable: alumnos que inician curso escolar de forma inmediata y trabajadores que hayan de desarrollar actividad laboral presencial”. Por último, recuerda que los ayuntamientos deben desinfectar la zona antes y después de la movilización, tanto el suelo como los elementos del mobiliario urbano, como bancos, barandillas, farolas, parquímetros o similares.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), la entidad supramunicipal de la conurbación barcelonesa, anunció este jueves que no asistirá ni siquiera a la ofrenda floral que se realiza ante el monumento de Rafael Casanova en Sant Boi de Llobregat, a pesar de que este acto es cerrado al público. “Como consecuencia de la grave crisis sanitaria causada por el covid-19, todavía vigente, y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, este año la AMB no participará en la tradicional ofrenda floral en la tumba de Rafael Casanova, en la iglesia parroquial de Sant Baldiri, de Sant Boi de Llobregat”, dice un comunicado de la entidad.

Añade el texto que la AMB “renuncia a la asistencia física a este acto por primera vez desde su creación, como ejercicio de responsabilidad para evitar la aglomeración de personas en un espacio cerrado. Lo mismo harán numerosas administraciones, agrupaciones y colectivos que habitualmente participan en el acto”.

Puigdemont hace caja

Esta Diada ha venido acompañada por dos actuaciones paralelas que tienen que ver con el independentismo. La primera es el lanzamiento de la segunda parte de las memorias de Carles Puigdemont, escritas al alimón con el director de ‘El Punt Avui’, Xevi Xirgo. El primer tomo, bajo el título de ‘Me explico’, salió el pasado mes de abril, pero el estado de alarma fue un serio inconveniente para promocionar la obra por Sant Jordi. Ahora, aprovecha el 11-S para intentar sacar rédito político y económico de la segunda parte, que se titula ‘La lucha en el exilio’ y donde explica que José Luis Rodríguez Zapatero intentó mediar con él hace dos años para rebajar la tensión política.

Presentación del libro 'La lluita a l'exili', de Carles Puigdemont, este jueves en Barcelona. (EFE)
Presentación del libro 'La lluita a l'exili', de Carles Puigdemont, este jueves en Barcelona. (EFE)

El independentismo ha aprovechado también para lanzar la creación de un “banco catalán” con sede en Holanda. Se trata de Onze. El nombre hace referencia al 11 de septiembre, Diada de Cataluña, pero “en neerlandés significa ‘nuestro”, advierte el exconsejero de Cultura fugado en Bélgica, Lluís Puig, lanzando las campanas al vuelo y sacando pecho ante la buena nueva de la creación de este banco. Sus promotores comenzaron este jueves a hacer propaganda en las principales plataformas soberanistas. “Aquí lo tienes. El banco catalán que esperabas. Hemos creado una estructura robusta. Ahora te toca a ti jugar. ¿Cómo? Solo has de hacerte seguidor de esta cuenta y retuitea por todas partes. Así de sencillo”.

Un proyecto con muchas lagunas

Detrás de esta aventura se encuentra un grupo que se hace llamar Unitat per la Independència (UxI), aunque el proyecto aún está en mantillas: no tiene aún ficha bancaria, ni capital inicial, pero espera alcanzar más de tres millones de clientes y llegar a tener un capital de 15 millones de euros. UxI es una asociación creada el 14 de noviembre de 2018 que aboga por la independencia traumática y que se muestra contraria a un referéndum pactado o a cualquier clase de negociación con el Estado español. “Somos un 'think tank' con la voluntad de incidir en el rumbo de la política catalana, con una clara apuesta por el empoderamiento popular y el cambio de dinámicas y mentalidades para hacer posibles nuestros objetivos”, dice este grupo en su web. El nombre inicial del proyecto bancario era Reserva Federal dels Països Catalans. De ahí que a la creación de un banco ‘indepe’ se la conociese al principio como Proyecto FED.

En las filas independentistas ha habido euforia con el nacimiento de Onze. Entre las opiniones más entusiastas a favor del “primer banco catalán fuera del alcance de Madrid”, hay independentistas como el cantautor Lluís Llach o el sociólogo Salvador Cardús, tradicionales voceros del independentismo. El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, en cambio, se mostró más cauto. “Mucha gente me pregunta por el banco Onze. Sinceramente, no sé quién está detrás ni cuál es el proyecto. Intentaré conocerlos antes de opinar”, señaló Canadell.

Pero hay algunas señales que generan desconfianza: entre ellas, que será un banco eminentemente digital y que está alojado en la plataforma Wix.com. Según lo que ha trascendido, el banco está manejado por una empresa del Reino Unido denominada FED Managment Ltd, de capital limitado. Pero, aunque los principales jerarcas del independentismo le dan credibilidad y hacen propaganda del banco, nadie conoce con exactitud quién está detrás de este montaje.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios