Torra y Puigdemont dejan la Generalitat sin Presupuestos en medio de lo peor de la crisis
  1. España
  2. Cataluña
Las cuentas de 2021 no podrán presentarse

Torra y Puigdemont dejan la Generalitat sin Presupuestos en medio de lo peor de la crisis

En enero, con la economía creciendo al 2%, Torra dijo: "Este país necesita que aprobemos unos Presupuestos que deben ayudar a muchas necesidades urgentes". Ahora ya no es así

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

El calendario electoral que pactaron Carles Puigdemont y Quim Torra —para que este último no convoque elecciones y que se vaya a las urnas por el sistema de convocatoria legal automática en febrero— tiene un coste oculto: dejar Cataluña sin Presupuesto de la Generalitat en medio de la crisis económica más grande de la historia. Una caída del 10% del PIB este año, según la previsión que anunció el vicepresidente económico, Pere Aragonès, este fin de semana en una entrevista con la Agencia EFE, que tendrá que sobrellevarse sin Presupuestos catalanes para 2021, ya que la jugada de Puigdemont y Torra dejará la Generalitat en funciones durante más de seis meses, y un Govern en funciones no puede presentar cuentas al Parlament.

Así, el artículo 67.7 del Estatut fija que el presidente de la Generalitat cesa en el cargo, entre otras razones, “por condena penal firme que comporte la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos”. Justo la situación en la que se puede encontrar Torra a principios de octubre en el Tribunal Supremo por la condena de la pancarta.

Pinche para leer el documento.
Pinche para leer el documento.

Pero, además, la Ley de Presidencia de la propia Generalitat establece en su artículo 18.1: “El Govern cesa cuando cesa en el cargo el presidente o presidenta de la Generalitat, pero se mantiene en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Govern”. Y más adelante, en el 27.2, esta ley determina: “El Govern, cuando se halla en funciones, no puede aprobar el proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat, ni presentar proyectos de ley al Parlament, ni dictar decretos legislativos”.

Por tanto, el precio del plan de Puigdemont de no convocar elecciones, plan que ha comprado Torra, es quedarse sin Presupuestos. Torra ha insistido en este punto: el Parlament no puede escoger a otro 'president'. Es decir, lo que se plantea es: Gobierno catalán en funciones hasta febrero, cuando haya elecciones. Y después otros tres meses hasta que se pueda configurar otro Ejecutivo tras la celebración de los comicios. En total, Cataluña, entre nueve y 10 meses con Gobierno en funciones y sin Presupuestos en 2021.

La situación es más paradójica porque cuando Torra dio por amortizada la legislatura, no anunció la fecha porque “este país, su gente, necesita que aprobemos unos Presupuestos que deben ayudar a solventar muchos déficits sociales y muchas necesidades urgentes”, según sus propias palabras. En ese momento, la economía crecía a un 2%. Ahora se derrumba a un ritmo del 10% del PIB, pero ya no es urgente aprobar la cuentas. Por eso, todo el mundo soberanista ha rehuido plantear una cuestión tan crucial.

Economía se justifica

Desde la Conselleria de Economía, se justifican: “No tenemos previsión de ingresos ni tampoco sabemos qué déficit nos aprobarán ni si podremos usar el superávit de los ayuntamientos. Es cierto que existe esta incertidumbre de calendario y que un Govern en funciones no puede sacar adelante unos Presupuestos, pero nuestra voluntad es presentarlos”.

Desde la Conselleria de Economía, evitan criticar a Torra por el bloqueo creado y prefieren denunciar al Gobierno por mantener incertidumbres

“Tenemos la maquinaria preparada, si el Estado nos diese un poco más de claridad, esto iría un poco mejor y podríamos saber cómo se gastarán los fondos europeos, por ejemplo”, apuntan desde el departamento de Pere Aragonès. Además, recuerdan que “con la reprogramación de todas las partidas de cada departamento y con la ampliación de Presupuesto que se ha hecho, se salvarán las cuentas del año en curso”. Desde Economía, se han abstenido de formalizar ninguna crítica al plan electoral de Puigdemont.

La oposición, preocupada

Esta tranquilidad no la comparte la oposición. Así, el diputado José María Cano, de Cs, apunta: "El Presupuesto de la Generalitat ahora es más necesario que nunca. Por eso mismo, esta misma semana vamos a pedir a través de una moción en el Parlament que se dicten las normas de elaboración de los Presupuestos de la Generalitat de 2021". Los Presupuestos de la Generalitat suponen un gasto no financiero de más de 25.000 millones y un instrumento para gestionar la crisis de primera necesidad.

La responsable de Economía del PSC en el Parlament, Alicia Romero, coincide en que “hace meses, antes de la pandemia, que el PSC pide elecciones. Pero como no habrá elecciones, lo que hacen falta son unos Presupuestos para dar respuesta a los problemas graves. Igual que va a hacer el Gobierno central. Pasamos por una situación grave y no es de recibo que en una situación tan dramática como la que vivimos la Generalitat vaya por su cuenta. Hace meses que no se habla con los grupos parlamentarios y debería haber más diálogo con la oposición para llegar a acuerdos en este tipo de cuestiones cruciales”.

Por su parte, el líder del PP en la Cámara catalana, Alejandro Fernández, ha puesto el dedo en la llaga al asegurar que “sabiendo como son, perfectamente conscientes de que no podrían elaborar unos Presupuestos con un Govern en funciones, su irresponsabilidad es escandalosa. Por seguir el dictado de las necesidades electorales de Puigdemont, dejarán Cataluña desprotegida desde el punto de vista económica en el peor momento, sin Presupuestos y con un bloqueo institucional y parlamentario sin precedentes”.

Carles Puigdemont Tribunal Supremo Quim Torra Parlamento de Cataluña Independencia de Cataluña Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda