JxCAT llevaba meses intentando destituir a Xavier Muro como secretario del Parlament
  1. España
  2. Cataluña
Fin de un largo pulso

JxCAT llevaba meses intentando destituir a Xavier Muro como secretario del Parlament

La petición de cese la habría cursado Josep Costa a Roger Torrent, presidente de la Cámara, en diversas ocasiones después de que Quim Torra dejase de ser diputado por el fallo de la pancarta

Foto: JxCAT llevaba meses intentando destituir a Xavier Muro como secretario del Parlament
JxCAT llevaba meses intentando destituir a Xavier Muro como secretario del Parlament

JxCAT llevaba meses intentando que Xavier Muro dejase su puesto como secretario del Parlament, según confirmó el propio vicepresidente de la Cámara, Josep Costa, durante la deliberación de la mesa en que la formación independentista planteó su cese. La petición la habría cursado Costa a Roger Torrent, presidente del Parlament, en diversas ocasiones, una dinámica que se aceleró cuando la Cámara forzó que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, dejase de ser diputado como consecuencia de su condena por haber desobedecido una resolución judicial que le obligaba a retirar una pancarta de la fachada de la Generalitat.

El pulso de esta semana por el que Quim Torra y Josep Costa volvieron a exigir la cabeza de Muro sería solo el capítulo final de un pulso de JxCAT para colocar en el Parlament un secretario más afín a sus intereses, y la polémica sobre la monarquía sería solo la excusa para continuar con la batalla por controlar el poder legislativo. Fuentes cercanas al entorno de la Mesa del Parlament han confirmado estos extremos. También se le ha consultado a Costa, que ha declinado hablar con El Confidencial.

Foto: ERC se desmarca de JxCat y evita el cese del letrado que Torra quiere destituir

Muro y el relativamente nuevo letrado mayor del Parlament, Joan Ridao, han sido una barrera para determinadas pretensiones de JxCAT que pretendían seguir con actos de desobediencia simbólica pero que pueden tener consecuencias legales, exactamente igual que le pasó a Torra cuando desafió la resolución judicial sobre la pancarta en la fachada del Palau de la Generalitat. Muro, como secretario, es una especie de coordinador del equipo de letrados. El secretario supervisa y autoriza las actas de las sesiones plenarias, de la Mesa y de la junta de portavoces; asiste al presidente durante las sesiones para asegurar el orden en los debates y la corrección en las votaciones, y también colabora en los trabajos de la Cámara.

Costa lleva meses en esta batalla porque como vicepresidente del Parlament espera que el departamento jurídico actúe estrictamente como él marque, cosa que no ocurre. Josep Costa es uno de los estrategas jurídicos del 'puigdemontismo' y está muy comprometido con buscar una fórmula unilateral que lleve Cataluña a la independencia por la vía rápida. Pero esos planes no son compartidos por ERC. Desde el momento en que el equipo de letrados no ha seguido sus instrucciones al pie de la letra, Costa ha ido sintiendo animadversión hacia Muro y su equipo.

Pero el problema no es solo personal. También es político y solo se entiende en clave muy catalana y soberanista. De nuevo el eterno duelo en quién queda por delante de quién dentro del independentismo político, si ERC o JxCAT. Desde Madrid, pueden parecer lo mismo, pero con un análisis más pormenorizado el diablo está en los matices. Bajo el debate de unilateralidad sí, unilateralidad no, lo que hay es una diferente oferta electoral. ERC asegura que son independentistas pero que ahora no es el momento y promete gestionar la Generalitat mientras tanto. En cambio, JxCAT promete la ruptura, pero solo de boquilla, porque en la práctica tampoco se hace nada. Es en este entorno en el que JxCAT necesita las desobediencias simbólicas para mantener entusiasmado a un votante al que ofrece promesas que cumplirá tanto como el regreso de Puigdemont si ganaba las elecciones.

Foto: Puigdemont apuesta por sacrificar a Torra y retrasar la elecciones hasta febrero de 2021

Los letrados del Parlament y el marco legal vigente son un problema para estos problemas de simulación en los que JxCAT quiere basar la legislatura y toda la precampaña, que dura desde que Torra en enero dijo que la legislatura estaba acabada. Lo prueba el pleno de hace 15 días, que precisamente fue solicitado por Quim Torra. Se empieza pidiendo la abdicación de Felipe VI y se acaba pidiendo la dimisión de un alto funcionario de tu propio Parlament.

Publicación en Instagram

Carles Puigdemont, que es quien mueve los hilos, y que fue el primer perjudicado por el rigor legal del Parlament cuando le fue vetado su intento de investidura a distancia, ha publicado la parte de la resolución que la Cámara catalana ha evitado editar en Instagram, lo que muestra en qué dimensión se está colocando determinado sector del soberanismo.

Toda la legislatura se resume en un largo pulso entre ERC y JxCAT que no les hace perder votos pero que va desacreditando el proyecto soberanista

El conflicto por el puesto de secretario del Parlament es la última de una larga ristra de desencuentros. El propio Quim Torra, en una entrevista a la ACN, reconoce su frustración por cómo ha ido la legislatura: "Estaba dispuesto y preparado para llegar tan lejos como los grupos que me daban apoyo y el Govern quisieran llegar". De esta manera culpa tácitamente a ERC de no haber levantado la suspensión de la DUI de Puigdemont del 10 de octubre, la que duró ocho segundos, y de no haber podido seguir esa senda.

Año y medio perdido

La XII Legislatura no solo será recordada por haber visto cómo el Parlament cerraba cuatro meses por el coronavirus. Se han aprobado muy pocas leyes, aunque, como este agosto, se ha trabajado mucho en iniciativas que solo han representado un inusitado nivel de bronca de todos contra todos.

Pero, además, ha sido el año de los enfrentamientos entre el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, y el vicepresidente, Josep Costa, o, lo que es lo mismo, entre ERC y JxCAT. Este pulso ha llegado a unos fuertes niveles de animadversión personal sin precedentes. Y supone un problema para reconstruir las relaciones entre ERC y los 'juntaires'.

Quim Torra Roger Torrent Nacionalismo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Parlamento de Cataluña Junts per Catalunya Independencia de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda