EL 80% DE SUS ACÓLITOS PROVIENEN DEL PDeCAT

Puigdemont se lleva a la mayoría de diputados posconvergentes a su partido

JxCAT no tiene aún una ponencia política ni organizativa que permita adivinar de qué va la formación. Su ideario se basa en defender la legitimidad del 1-O

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto a otras figuras del independentismo. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto a otras figuras del independentismo. (EFE)
Adelantado en

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, fugado en Waterloo (Bélgica) termina de componer durante este fin de semana la cúpula de su último partido, que llevará por nombre Junts per Catalunya (JxCAT). Las votaciones para elegir a los dirigentes comenzaron el viernes de manera telemática, pero finalizan este domingo por la tarde. Se trata de una oferta electoral que quiere convertirse en referencia del mundo independentista y supeditar tanto al soberanismo del PDeCAT, de donde provienen la mayoría de sus cuadros, como al de ERC y la CUP a su estrategia.

Puigdemont quiere simular que el suyo es un proyecto transversal y por eso prestó especial importancia a la procedencia de sus compañeros de viaje. Su mano derecha en este proyecto, igual que lo había sido en la candidatura de JxCAT auspiciada cuando todavía estaba dentro de las siglas de PDeCAT o en su proyecto fallido de la Crida Nacional, será el condenado expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez, un hombre proveniente del PSUC (comunista).

Pero también hay en ese grupo impulsor independentistas que no provienen de Convergència, como Aurora Madaula, tránsfugas que han pasado por PSC y ERC, como Toni Comin, exrepublicanos como Jaume Renyer, exsocialistas como Ferran Mascarell y Marina Geli, exconvergentes como Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn o el propio Puigdemont y excomunistas como Toni Morral, exsecretario general de la Crida.

Entre sus adeptos, Puigdemont cuenta con una nutrida representación institucional: la portavoz del Govern y consejera de Presidencia, Meritxell Budó; el vicepresidente del Parlament, Josep Costa; la jefa de filas del partido en el Ayuntamiento de Barcelona y exportavoz del Govern, Elsa Artadi; o el consejero de Territorio, Damià Calvet, son el núcleo duro institucionalista con que cuenta Puigdemont, a quien también apoya de momento el propio 'president' Quim Torra y el consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. A ellos se les suman la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, así como los diputados Gemma Geis, Aurora Madaula, Toni Morral, Josep Maria Forné, Lluís Guinó, Anna Geli, Teresa Pallarès, Mònica Sales, Imma Gallardo, Elena Fort, Glòria Freixa y Ferran Mascarell. En total, en el grupo impulsor del nuevo partido de Puigdemont se encuadran una veintena de los 34 diputados del grupo parlamentario, aunque posiblemente se sume alguno más a su proyecto. El resto se alinean con los posicionamientos del PDeCAT.

Empezar la casa por el tejado

"Todas las personas aspiran a vivir en libertad (…) Todos los pueblos tienen derecho a la libertad. Todas las naciones tienen derecho a la autodeterminación", dice la exposición de ideas del nuevo partido, que nace con la intención de dinamitar todo lo que haya a su alrededor. Porque, aunque Puigdemont afirma que es un proyecto aglutinador, lo cierto es que es un proyecto personalista, nacido de la traición del ‘expresidente’ a sus antiguos compañeros del PDeCAT y dispuesto a dinamitar a sus rivales para convertirse en la fuerza hegemónica del independentismo.

Porque JxCAT no tiene aún una ponencia política ni una ponencia organizativa que permita adivinar de qué va el partido. De momento, solo cuenta con un comunicado del grupo impulsor. Su ideario se basa en defender la legitimidad del 1-O, mantener la necesidad de un referéndum unilateral, defender "a las presas y presos políticos, así como a sus familias ante el ataque de venganza del Estado español", en atacar al Estado español y en plantear una hipotética unidad del "movimiento independentista".

Todas las personas aspiran a vivir en libertad (…) los pueblos tienen derecho. Las naciones tienen derecho a la autodeterminación

De hecho, Puigdemont empezó la casa por el tejado, ya que JxCAT es uno de los pocos partidos que nace sin bases ideológicas claras, puesto que no hay ningún documento que acredite su adscripción o su validez. Fuentes cercanas a la nueva formación señalan a El Confidencial que el proyecto político existe y que se está debatiendo intensamente para que esté listo a primeros de octubre y preparado para ser utilizado en unas eventuales elecciones autonómicas si estas se adelantan al próximo otoño. "El grupo impulsor ha elaborado propuestas que se someterán a votación de los militantes. Este partido nace con la voluntad de ser muy participativo y su propuesta ha de estar avalada por las bases", añaden las fuentes.

Personas de confianza para la ponencia política

El 'expresident' contará durante las próximas dos semanas con dos comisiones, que son las que confeccionan los textos de las ponencias organizativa y político-estratégica. En esta última, se integran Jordi Sánchez, Elsa Artadi, Marta Madrenas, Josep Rull, Toni Comin, Marina Geli, Glòria Plana y Josep Maria Forné. Se trata, pues, de personas de la máxima confianza del 'expresident', que no deja nada al azar. La ponencia de organización, que es la que detalla cómo se organiza el partido territorialmente, está compuesta por Damià Calvet, Toni Morral, Anna Erra, Gemma Geis, Violant Cervera, Jordi Fàbrega, Quim Jubert y Mònica Sales

La propia Elsa Artadi, actual jefa de filas de JxCAT en el Ayuntamiento de Barcelona y exportavoz del Govern, señalaba hace unos días que "los afiliados podrán aportar sus ideas, comentarios y debates respecto a la organización y el proyecto político del nuevo partido durante 10 semanas", de manera que las ponencias estén listas el 3 de octubre. De ahí que desde algunas instancias se calcule que el 'president' Quim Torra convocará elecciones anticipadas teniendo en cuenta ese 'timing' de JxCAT, que no tendrá lista su oferta estratégica e ideológica hasta primeros de octubre.

Marta Madrenas, alcaldesa de Girona, afirmó en la presentación de este congreso que los textos que se someterán a votación de la militancia "han sido elaborados por el grupo impulsor, pero las decisiones estarán única y exclusivamente en manos de las personas que se han sumado a este proyecto. Nosotros ponemos en valor la decisión de las personas y la toma de decisiones que ha de ser desacomplejadamente democrática".

Desde las filas del PDeCAT se indica que la nueva aventura de Puigdemont "sigue siendo un proyecto a corto plazo. No tiene proyecto social ni económico y es más de lo mismo". Reconocen estas fuentes que posiblemente en el próximo mes y medio se irán algunos cuadros posconvergentes y que habrá comarcas que pueden incluso decantarse en su totalidad por pasarse a JxCAT. "Calculamos que el 80% de su militancia provendrá del PDeCAT", añaden las fuentes.

Madrenas anunciaba que en los cinco primeros días de su vida, el partido aglutinó a 2.200 militantes, "casi 500 personas diarias". Dos días más tarde, anunciaba un censo de 2.893 personas. Desde entonces, nada se sabe, pero pueden votar a la dirección todas las personas que se hayan apuntado hasta este sábado a las 14 horas, lo que indica que el censo sigue siendo flojo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios