Torrent va más allá que los letrados del Parlament y acusa al CNI de espiarle
  1. España
  2. Cataluña
WhatsApp no confirma el espionaje

Torrent va más allá que los letrados del Parlament y acusa al CNI de espiarle

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y el diputado Ernest Maragall presentaron este jueves una querella contra el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán

Foto: Torrent va más allá que los letrados del Parlament y acusa al CNI de espiarle
Torrent va más allá que los letrados del Parlament y acusa al CNI de espiarle

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y el concejal de Barcelona y diputado en el Parlament Ernest Maragall, presentaron este jueves una querella en los juzgados de Barcelona contra el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán y la empresa NSO Group por el presunto espionaje al móvil de ambos. El dirigente de ERC alega que el programa que se utilizó es el Pegasus y este “solo se vende a Gobiernos y a cuerpos de investigación estatales”, por lo que deduce que los servicios españoles pueden haber intervenido. El redactor de la querella es el abogado Andreu Van den Eynde, el mismo que defendió a Oriol Junqueras en el juicio del 1-O.

En Estados Unidos ya existe una investigación sobre estos hechos: una jueza federal ha imputado a ocho empresarios israelíes como los presuntos autores de ese pinchazo telefónico, realizado entre el 29 de abril y el 10 de mayo del año pasado, aprovechando un ‘agujero’ que habían detectado en la red social WhatsApp. Cuando Facebook (propietario de WhatsApp) se percató del fallo, creó un parche y el espionaje cesó, no sin antes haber afectado a 1.400 teléfonos en todo el mundo. Este fallo permitía a los 'hackers' poder monitorizar los móviles a distancia, abrir sus micrófonos o sus cámaras e incluso grabar sonido ambiente.

Foto: La 'chapuza' del espionaje a Torrent por una empresa denunciada en medio mundo

Torrent, ajeno a esta investigación y a las acusaciones de la red social contra los responsables de las empresas NSO Gooup y Q Cyber Technologies, decidió presentar una querella personal, pero apuntando hacia Félix Sanz Roldán, que no aparece en el sumario estadounidense. La decisión de Torrent contrasta con el posicionamiento de los letrados del propio Parlament, partidarios de presentar una simple denuncia para que se esclarezcan los hechos pero no una querella.

“Mire cerca de usted”

El pasado martes, en una reunión telemática, la Mesa del Parlament avaló por mayoría (con la sola abstención de Ciudadanos) que los letrados de la Cámara preparasen una denuncia sobre los hechos. Esta denuncia se basa en la investigación llevada a cabo por el laboratorio Citizen Lab, que depende de la Universidad de Toronto y que tiene expertos informáticos. Ese organismo detectó que hubo una intrusión en móviles en la fecha citada a través del programa Pegasus, pero no acusa a nadie. WhastApp, no obstante, acusó directamente a los ocho directivos de las dos empresas israelíes mencionadas como autores del espionaje. Los letrados del Parlament recibieron la luz verde para actuar porque objetivamente fueron intervenidos dos teléfonos móviles corporativos de la Cámara legislativa catalana. Sin embargo, el formato de su escrito sería una denuncia, nunca una querella.

Foto: Torrent asegura que el ataque a su móvil prueba una causa contra el independentismo

Torrent, en cambio, fue más allá de lo aprobado en la Mesa del Parlament y presentó junto a Maragall una querella. Al menos dos partidos de la oposición le dijeron a Torrent durante la reunión de la Mesa que se equivocaba. En la Mesa también se plantearon las dudas de por qué los servicios españoles iban a espiar a Torrent (cuyas competencias son muy limitadas), a un simple diputado (Ernest Maragall), a una activista desactivada y fugada en Suiza (Anna Gabriel) o a un militante de cuarta o quinta fila de la ANC (Jordi Domingo), pero no a los ejecutivos que están en primera línea, como el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el huido Carles Puigdemont o cualquiera de los consejeros, del Govern que tienen competencias ejecutivas.

WhatsApp no confirma el espionaje

A pesar de estos razonamientos, Torrent y Maragall materializaron este jueves su querella contra el exdirector del CNI. El presidente del Parlament aseguró que todos los indicios y pruebas “apuntan” hacia el CNI como el autor de la intrusión. Torrent arremetió contra la Fiscalía por no haber presentado una querella por el supuesto espionaje y acusó al Gobierno central de “no estar haciendo nada” y de permitir la “represión”. Y zanjó: “Si las víctimas hubieran sido el presidente Pedro Sánchez o la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, no habrían tardado en actuar un solo minuto. Hay una doble vara de medir en función de si eres independentista o no”.

Torrent: ''El Estado español practica el espionaje contra adversarios políticos''

El tema se complica más por el hecho de que esta semana una directiva de WhatsApp, Niamh Sweeney, confirmó a Torrent solo que su teléfono había padecido “un intento de acceso no autorizado”, pero no le pudo confirmar si había sido intervenido, porque para ello tendrían que realizar un exhaustivo examen del aparato telefónico, que no se ha hecho. El presidente de la cámara afirmó, en declaraciones a TV3 que WhatsApp y Citizen Lab le habían confirmado que los servicios españoles podrían estar detrás del 'hackeo' de su móvil. No obstante, la compañía norteamericana dijo ante la jueza federal que investiga en caso en los Estados Unidos una cosa muy diferente: dos empresas israelíes y ocho de sus directivos eran los responsables de las intrusiones. En el sumario no aparece ningún rastro de que algún servicio secreto participase en las mismas.

En su escrito, Torrent apunta a Sanz Roldán y asegura que puede haber cometido espionaje informático, intrusión no autorizada en equipos informáticos, interceptación ilegal de comunicaciones y delitos contra los derechos fundamentales. Por ello, pide que el exdirector del CNI declare si España adquirió el programa Pegasus a NSO Group (lo cual, por otra parte, por sí solo, no sería prueba alguna de que hubiese espiado su móvil), qué funcionario autorizó la compra, si algún juez autorizó la intervención de los teléfonos y cualquier registro que obre en los archivos del CNI. También reclaman a NSO Group que detalle sus ventas a España de cualquier tipo de 'software' desde 2015.

La inclusión de Félix Sanz Roldán se justifica en la querella porque en el momento del presunto espionaje era el máximo directivo del CNI y, por tanto, era el responsable de cualquier actividad que el centro de inteligencia pudiese llevar a cabo.

Parlamento de Cataluña Espionaje CNI Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Roger Torrent
El redactor recomienda