ADVERTENCIA DEL 'PRESIDENT'

Torra se da 10 días para controlar los rebrotes y abre expediente al Arzobispo

Abre expediente a raíz de una misa de este fin de semana a la que asistieron unas 500 personas. También ha alertado de la menor edad de los nuevos contagiados

Foto: Quim Torra. (Reuters)
Quim Torra. (Reuters)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, alertó este lunes de la situación “extremadamente delicada” en que se encuentra Cataluña debido a la progresión de los rebrotes. "Hemos de extremar todas las medidas de prevención: estamos como en febrero y no me resigno a que después venga marzo. Nadie quiere pasar de nuevo por esa situación. Evitemos pasar de febrero a marzo. La Administración se volcará en intentar evitarlo", alertó el 'president'. ¿El motivo? "Estamos en una situación demasiado crítica como para no darle la máxima importancia". La progresión de contagios es muy preocupante y “la situación está a nivel de marzo, cuando se tomó la decisión de confinar”.

Así, pidió que durante los próximos 10 días la población siga estrictamente las medidas de prevención. "Estamos en los 10 días más críticos del verano y tenemos un deber cívico e histórico para evitar que la situación pueda ir a mayores y a un retroceso para nuestro país. Estamos como en febrero, en la antesala de marzo, y todos sabemos lo que pasó. Yo no me resigno y pido a todos que extremen las medidas de prevención: higiene, mantener la distancia, llevar mascarilla e interactuar en grupos de menos de 10 personas". La disyuntiva es evidente: "Nos va la vida: en estos diez días sabremos si lo superamos o retrocedemos".

No lo dice porque sí. Los números cantan: La última semana, hubo en Cataluña un incremento de casos positivos de 5.487 personas. La anterior semana había habido 3.485. Desde el lunes 20 al domingo 26, se pasó de 56 pacientes en la UCI a 75. “Estamos lejos de los 1.500 que tuvimos, pero el 1 de julio eran solo 49”, lamentó el 'president'. Es cierto que también los tests PCR han pasado de 42.000 a 62.000 semanales en los últimos siete días. Y, mientras que las residencias están totalmente controladas, Torra subrayó que la edad media de los contagiados es ahora de 37,5 años, lejos de la edad media de la anterior ola, que se situaba en los 60 años.

Torra: "Estamos en los 10 días más críticos del verano y tenemos un deber cívico e histórico para evitar que la situación pueda ir a mayores"

"El impacto de ahora se da en la atención primaria, porque es la que centra los esfuerzos en los contactos estrechos", subrayó. Además, aseguró que ya se han contratado a 400 rastreadores para poder romper las cadenas de contagio y que los brotes en el Segrià (Lleida) y en Figueres caminan hacia la estabilización. A pesar de ello, dijo que levanta "la bandera roja de alerta: todo lo que hemos vivido desde marzo nos demuestra cómo de frágil es la situación y cómo puede cambiar. Debemos evitar que la tensión llegue a los hospitales".

El insolidario botellón

Cataluña decretó este fin de semana el cierre del ocio nocturno, el principal sector de propagación de la pandemia y causante de gran parte de los rebrotes. Pero lo que produjo el cierre de bares a partir de las 12 de la noche, se trasladó a las calles y se multiplicaron los botellones en la vía pública. "Las medidas de cierre del ocio nocturno era necesarias. Nosotros tomamos todas las decisiones por la salud y la vida de las personas. Me pongo en la piel de las personas que trabajan en el sector y lo lamento. Hemos de tomar estas medidas, pero ya estudiaremos medidas de rescate de este sector. Los locales de ocio son uno de los lugares donde los contagios se pueden producir de manera más grave, pero los botellones son difíciles de controlar. Ayer mismo di instrucciones al 'conseller' Miquel Buch [titular de Interior] y pido a los alcaldes que actúen ante los botellones en las playas y en las plazas, porque no nos lo podemos permitir. Un botellón no es una fiesta, sino un gran acto de insolidaridad. La mayoría de los afectados son gente joven y por eso les pido que sean responsables y solidarios".

Torra reiteró en varias ocasiones que "comprendo que haya muchas ganas de salir, de divertirse, de encontrarse con los amigos… pero no hemos tenido la tregua que esperábamos. Si seguimos el ritmo de vida actual, empeoraremos la situación (…). Todos hemos sido jóvenes y entendemos lo que es el verano, pero no quiero que Cataluña vuelva a pasar por una situación como la de marzo ni tener 6.000 muertos encima de la mesa".

Expediente a la Iglesia

Torra advirtió mano dura para todos. Así, anunció que ha abierto expediente al Arzobispado de Barcelona por una misa de este fin de semana a la que asistieron unas 500 personas. Sabida es la religiosidad del 'president', pero anunció que la Iglesia no está por encima de nadie y tiene que atenerse a las órdenes que emanan del Procicat (el organismo del Govern que decide las medidas a tomar). "No se trata de coartar la libertad de culto. No limitamos los derechos, pero se trata de asegurar la salud de todos los ciudadanos. Mi obligación es hacer cumplir las decisiones del Procicat". Luego, no pudo resistirse a lanzar una 'chinita' al arzobispo Juan José Omella: “Lamento que durante los últimos años el Arzobispo Omella no haya levantado ni una vez la voz para condenar la represión que hubo en Cataluña”, añadió como coletilla.

El cardenal Juan José Omella durante la celebración en la Sagrada Familia de la misa sin autorización de Procicat. (EFE)
El cardenal Juan José Omella durante la celebración en la Sagrada Familia de la misa sin autorización de Procicat. (EFE)

El 'president' aseguró no resignarse "a la fatalidad y por eso pido el esfuerzo de todos con el fin de no revivir los días de angustia". La receta para mantener el virus a raya es sencilla: "Higiene de las manos, mascarilla y distancia social. Y, además, una movilidad responsable. Si pasamos unos días fuerza, cero relajamiento. Debemos mantener las mismas medidas que en casa y tener una interacción responsable. Es previsto rebajar el ritmo y las concentraciones de personas, mantenernos dentro del mismo grupo de convivencia y tratar de no mezclarnos con otros grupos. Y desterrar costumbres como llevar la mascarilla en la mano, así como mantener la distancia física".

Torra también puso a su vicepresidente, Pere Aragonès, y a la portavoz del Govern, Meritxell Budó, a negociar con el Gobierno central para preparar la próxima conferencia de presidentes de comunidades convocada por Pedro Sánchez para el próximo 31 de julio en La Rioja. “No es conveniente hacer una reunión presencial en La Rioja, sino que debería ser telemática. Pero si es una reunión de 16 monólogos, no nos interesa. Si podemos debatir y llegar a acuerdos, nos interesa”, aventuró para dejar una puerta abierta a su asistencia. No hay que olvidar que en reuniones similares la ausencia del 'president' provocó que Cataluña no pudiese tomar parte en decisiones trascendentales, cosa que después lamentó.

Además, reivindicó de nuevo 30.000 millones de euros para Cataluña de las ayudas europeas que llegarán a España. "Este país tiene derecho a los recursos que le tocan, solo faltaría. No quiero volver sobre el tema del déficit fiscal, pero no tengo dudas de que obtendremos los 30.000 millones. Los necesitamos. Es para ayudar a los sectores más castigados y llevar adelante todos los planes que tenemos, porque tenemos planes para 7,5 millones de ciudadanos. Esos 30.000 millones son nuestros y son justos".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios