por desoír al Tribunal Constitucional

Concentraciones de apoyo en el inicio del juicio a la Mesa del Parlament por el 1-O

A primera hora, frente al TSJC, dirigentes de JxCat, ERC y la CUP se han concentrado para arropar a los miembros de la Mesa del Parlament durante el 1-O

Foto:  Foto: @rogertorrent
Foto: @rogertorrent

El juicio a los compañeros soberanistas de Carme Forcadell en la Mesa del Parlament y a la exdiputada de la CUP Mireia Boya, acusados de desoír al Tribunal Constitucional para permitir tramitar las leyes del 'procés', ha arrancado a las 10:12 horas de hoy en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

A primera hora, frente a la sede del TSJC, dirigentes de JxCat, ERC y la CUP se han concentrado para arropar a los miembros de la Mesa del Parlament durante el 1-O.

En el juicio, los cuatro compañeros soberanistas de Forcadell en la Mesa -Anna Simó (ERC), Lluís Corominas (PDeCAT), Ramona Barrufet (PDeCAT) y Lluís Guinó (PDeCAT)- y Mireia Boya se enfrentan a una petición fiscal de hasta un año y ocho meses de inhabilitación y una multa de 30.000 euros por desobediencia grave.

Los cinco, que han llegado al TSJC arropados por una representación del independentismo encabezada por el presidente del Parlament, Roger Torrent, se sientan en el banquillo de los acusados por un delito de desobediencia por desoír las órdenes del TC que les obligaban a impedir la tramitación de cualquier iniciativa que supusiera desplegar la hoja de ruta unilateral independentista, como las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica.

Se enfrentan a una petición fiscal de hasta un año y ocho meses de inhabilitación y una multa de 30.000 euros por desobediencia grave

Torrent, ha encabezado la concentración de apoyo junto al vicepresidente de la cámara catalana, Josep Costa, y a otros dirigentes de JxCat -como Elsa Artadi y Albert Batet-, de ERC -entre ellos, su portavoz, Marta Vilalta- y de la CUP -como el diputado Carles Riera-, además del vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri.

Entre gritos de "No estáis solos", las decenas de concentrados han acompañado a los encausados desde el Arco de Triunfo hasta la sede del TSJC, exhibiendo carteles con los lemas "Libertad" y "Amnistía".

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha expresado desde Twitter su solidaridad con los encausados: "Esta mañana cinco demócratas serán juzgados en el TSJC por presunta desobediencia por no atender al Tribunal Constitucional y tramitar resoluciones a favor del procés. Todo el apoyo".

También el expresident Carles Puigdemont ha mostrado su apoyo a los miembros de la Mesa de la legislatura anterior, que "hoy tendrán que hacer frente a otro juicio en la estrategia de la represión del Estado contra el independentismo".

Por su parte, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, ya condenada por el Tribunal Supremo y que compartió la Mesa con los ahora encausados, ha dicho que se trata de "otro juicio injusto".

El juicio, aplazado en tres ocasiones

Para esta tarde está previsto que comparezcan los seis primeros testigos en el juicio: el exvicepresidente segundo del Parlament José María Espejo-Saavedra (Cs); el exsecretario segundo David Pérez (PSC); el exletrado mayor entre 2012 y 2018, Antoni Bayona; los exsecretarios generales Xavier Muro y Pere Sol y el expresidente del Parlament Ernest Benach (ERC).

La previsión es que el miércoles las partes presenten sus conclusiones y el juicio quede visto para sentencia el viernes

El juicio, en el que se han reforzado las medidas de prevención ante el coronavirus, seguirá mañana miércoles con la declaración de más testigos, entre los que finalmente no estará la expresidenta del Parlament Núria de Gispert, tras la renuncia de las defensa que la habían propuesto -las de Corominas, Barrufet y Guinó-, ni el exdiputado de JxSí Lluís Llach, porque ha renunciado a ello la defensa de Boya.

La previsión del TSJC es que el miércoles por la tarde las partes empiecen a presentar sus conclusiones e informes finales y que, después de un día de pausa -el jueves no habrá sesión- el juicio quede visto para sentencia el viernes.

El juicio, que se celebra con restricciones de aforo debido a la crisis del coronavirus, se había aplazado ya en tres ocasiones, primero por motivos de agenda de los abogados, después para estudiar si se enviaba al Supremo la causa contra el exdiputado de CSQP Joan Josep Nuet -que finalmente será juzgado en Madrid, ya que actualmente es diputado de ERC en el Congreso- y en abril pasado al decretarse el estado de alarma por la COVID-19.

Además de la Fiscalía, la acusación particular ejercida por la Abogacía del Estado pide multas de 30.000 euros e inhabilitación especial de un año y ocho meses para Corominas, Guinó, Simó y Barrufet.

Asimismo, la acusación popular de Vox pide 12 años de cárcel, 108.000 euros de multa e inhabilitación para los cinco acusados, a los que considera autores de un delito de organización criminal y de otro continuado de desobediencia.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios