en el desalojo de la acampada del 15M

Los Mossos alejarán del orden público al agente condenado por lesiones en el 15M

"No he decidido aún qué destino. Pero ayer hablé con él y le expliqué que tenía que cambiar de destino", ha explicado el jefe de Mossos, Eduard Sallent

Foto: El jefe de Mossos, Eduard Sallent. (EFE)
El jefe de Mossos, Eduard Sallent. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El jefe de Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, ha anunciado este miércoles que le ha comunicado al inspector Jordi Arasa -condenado el martes a dos años y cuatro meses de prisión por lesiones en el desalojo de la acampada del 15M- que lo cambiará de destino, y que ejercerá funciones alejadas del orden público.

"No he decidido aún qué destino. Pero ayer hablé con él y le expliqué que tenía que cambiar de destino" y tendrá que ejercer en otra unidad, ha explicado en una entrevista en TV3.

Arasa es actualmente inspector del Área Regional de Recursos Operativos (Arro) de la policía catalana, y Sallent ha explicado que su defensa presentará un recurso a su sentencia.

Ha apuntado que la decisión de alejarlo del orden público la ha tomado porque es una sentencia condenatoria con una pena "muy severa", lo que considera que deja en una situación complicada desde el punto de vista procesal al condenado.

Preguntado por el ascenso de Arasa como inspector hace dos meses a pesar de haber sido procesado, Sallent ha defendido que se presentó a una promoción para ser inspector y que ni el cuerpo ni la Conselleria de Interior deciden a quien se asciende y a quien no: "Superó unas pruebas. No podíamos impedirle que lo hiciera".

Sobre las críticas de políticos ante este caso y otros sobre la gestión policial, ha considerado que "erosionar a la policía" no aporta ningún valor desde un punto de vista democrático ni de proyecto de país, y ha pedido que se deje a Mossos al margen de batallas políticas.

La Audiencia de Barcelona condenó a Arasa a dos años y cuatro meses de cárcel y a suspensión de cargo público por las cargas policiales en la acampada de indignados en la plaza de Catalunya de Barcelona, el 27 de mayo de 2011.

Nueve años después de unas imágenes de exceso policial que dieron la vuelta al mundo, el tribunal ha concluido que no estaban "justificados en ningún caso" los golpes de porra a los "indignados" que, sentados en el suelo de forma "pacífica", intentaban impedir el desalojo de la acampada.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios