EL PP FUE EL MÁS VOTADO

Albiol se aleja de la alcaldía de Badalona tras el pacto de PSC y Guanyem

Los socialistas aún negocian con Dolors Sabater, de Guanyem Badalona en Comú, el reparto alterno de la alcaldía de la cuarta ciudad de Cataluña

Foto: Dolors Sabater (Guanyem), durante su intervención en el pleno. (EFE)
Dolors Sabater (Guanyem), durante su intervención en el pleno. (EFE)

El popular Xavier García Albiol lo tiene difícil para hacerse con la alcaldía de Badalona, la cuarta ciudad catalana, a pesar de haber ganado las elecciones municipales con 11 concejales sobre 27. Un pacto de toda la oposición puede dejarle de nuevo fuera del sillón de alcalde y todo parece indicar que este martes 12 de mayo habrá ‘fumata blanca’ de un Gobierno de izquierdas en la ciudad.

Según todos los indicios, de aquí hasta las próximas elecciones municipales, se repartirán la alcaldía de Badalona entre Dolors Sabater, de Guanyem Badalona en Comú (cuatro concejales), y Rubén Guijarro, del PSC (seis concejales). Este lunes, ambos han llegado a un principio de acuerdo para un frente común con el apoyo de las demás fuerzas políticas de la oposición, ERC (tres concejales), Badalona en Comú Podem (dos concejales) y JxCAT (un concejal). Sabater (a la que apoya la CUP) se había presentado a las elecciones en coalición con ERC, pero luego partieron peras y cada uno montó su propio grupo municipal.

A última hora de este lunes, el único fleco a cerrar era el reparto del mandato. Sabater propuso a los socialistas estar dos años como alcaldesa y ceder luego la vara. Para ello, se escuda en que los socialistas ya gobernaron desde mayo del año pasado (hasta la dimisión del alcalde, Àlex Pastor, detenido al saltarse la cuarentena y conducir aparentemente ebrio) y este periodo hay que computarlo, por lo que a ella le tocarían ahora dos años y luego otro más al PSC.

Xavier García Albiol, exalcalde de Badalona y candidato popular a las elecciones municipales. (EFE)
Xavier García Albiol, exalcalde de Badalona y candidato popular a las elecciones municipales. (EFE)

El socialista Rubén Guijarro, en cambio, le propuso este lunes por la tarde otro cómputo: repartirse al 50% el tiempo que queda. De ese modo, Sabater estaría como alcaldesa hasta el 12 de noviembre de 2021 y de ahí hasta mayo de 2023 le tocaría a él. Esta opción no cuenta con el apoyo de Guanyem, aunque Guijarro asegura que los demás grupos políticos la han aceptado. De hecho, Sabater pretendía que todos votasen su investidura como alcaldesa y luego negociar el reparto de la legislatura, aunque sus posicionamientos fueron suavizándose a lo largo de la jornada de este lunes. Las negociaciones se realizan contrarreloj, ya que el pleno de investidura es este martes.

Un teniente de alcalde con mucho peso

“Aquí se ha trabajado para evitar que la ciudad caiga en manos de la derecha ultramontana. Y Sabater puede estar satisfecha porque el PSC ha transigido bastante. No creemos que vaya a echar por la borda la posibilidad de retener la alcaldía por seis meses. Además, no se podrá volver a presentar en las próximas municipales, porque se lo impiden sus estatutos y seguramente dará el salto al Parlament. La propuesta que hay encima de la mesa es en beneficio de la ciudad”, señalan fuentes socialistas a El Confidencial.

Fuentes de ERC, por su parte, señalaron que este partido ha trabajado duro para poder articular una opción de progreso. De hecho, Guijarro había llegado a un principio de acuerdo con Àlex Montornés, líder local de Esquerra, para repartirse entre estos dos partidos la alcaldía, pero la cúpula republicana desautorizó a su dirigente local y le obligó a desdecirse del pacto. La intención era poner contra las cuerdas a Sabater y que se viese obligada a votar a PSC y ERC, porque si no lo hacía así el popular García Albiol se convertiría automáticamente en el nuevo alcalde.

De hecho, la propuesta que hay encima de la mesa significa que Guijarro será el primer teniente de alcaldía, pero con un gran peso. De él dependerán áreas básicas como el orden público y el urbanismo. “Es un pacto del que el PSC puede sacar beneficio por el peso que tendrá. De hecho, Sabater tendrá menos peso político, aunque ostentará la alcaldía, pero su labor será mucho más de representación y de imagen que de gestión. Es una oportunidad de oro de hacerse visible y de recuperar terreno. Si ahora el PSC pasa a la oposición, será muy difícil poder enfrentarse luego al PP en Badalona. Sería su tumba política. Los socialistas no pueden permitirse en estos momentos dejar la alcaldía en manos de Albiol”, señala una fuente republicana a este diario.

Guijarro, por su parte, señaló en la tarde de este lunes que el reparto de la alcaldía “no es fácil, pero la ciudad debe quedar por encima de todo”. Aseguró que se deberían dejar de lado las rencillas personales y avanzar hacia un pacto de gobierno. Pero su condición más dura es la que ha impedido aún llegar a un pacto: “El acuerdo será de reparto de 18 meses y 18 meses y estará firmado antes de mañana o no será”, advirtió a Sabater. Y aseguró que todos los demás grupos de la oposición al PP están de acuerdo en ello.

Sabater no se ha decantado aún y espera a ver cómo avanzan las negociaciones, que pueden prolongarse incluso este martes por la mañana, ya que no es hasta mediodía cuando empieza el pleno. No obstante, la consigna por ambas partes, los cuperos de Sabater y los socialistas de Guijarro, es llegar a un acuerdo que impida a los populares dominar la ciudad.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios