DOCTORES Y GERENTES LES DAN LA ESPALDA

Los correos que destapan el cisma en la sanidad catalana por la dupla Torra-Mitjà

El asesor de Quim Torra para el coronavirus pidió a los mayores expertos de Cataluña que revisaran el 'Plan de Desconfinamiento' del Govern. La solicitud derivó en una tormenta

Foto: Oriol Mitjà recibiendo el premio 'Catalán del Año' de manos de Quim Torra. Abajo, extractos de la cadena de correos
Oriol Mitjà recibiendo el premio 'Catalán del Año' de manos de Quim Torra. Abajo, extractos de la cadena de correos

El sábado 18 de abril a las 20.23h, el asesor de cabecera de Quim Torra para la crisis del coronavirus, Oriol Mitjà, envió un correo a los responsables de los principales departamentos de Salud Pública y enfermedades infecciosas en Cataluña. Les pedía que revisaran un documento con las estrategias para desarrollar el 'Plan de Desconfinamiento', la nueva biblia del Govern para tratar de tomar la iniciativa política en esta crisis. Mitjà les daba 37 horas, hasta el lunes a las 10.00h, para devolverlo con las consideraciones oportunas.

Lo que no imaginaba Mitjà es que el documento y la misma petición desataría una cadena de correos muy críticos, que sirvió como desahogo para varios de estos profesionales de altísimo nivel, que se ven pisoteados desde hace más de un mes por las audacias políticas del Govern y por ese 'equipo paralelo' encabezado por Mitjà que actúa como anclaje científico a las tesis del ejecutivo catalán y, por extensión, del independentismo.

Los correos, que son una cascada de negativas rotundas a participar, revelan que algunos de los mayores profesionales de la Salud y la epidemiología en Cataluña están molestos, cuando no escandalizados, por la forma efectista y precipitada con que este equipo paralelo está gestionando la crisis, siempre un paso por delante del trabajo de los expertos en la materia en Cataluña con el presunto fin de enmendarle la plana al Ministerio de Sanidad y demostrar que el Govern lidera la estrategia en la lucha contra el coronavirus.

Este es relato de un fin de semana de alta tensión en las altas esferas a cuenta del 'Plan del Desconfinamiento'. Los nombres propios han sido obviados para no exponer a los protagonistas.


"Qué morro tenéis"

"Oriol, ¿no era confidencial el documento? El 'president' lo acaba de explicar con pelos y señales. Qué morro tenéis y qué falta de respeto hacia todos nosotros. Tu estancia en nuestro servicio no sirvió para que aprendieras ni las más mínimas nociones de ética ni de dignidad profesional. Lo lamento y estoy contento de tu lejanía de nosotros. La gente de nuestro Servicio nunca actuaría de esta manera", le espetan al asesor estrella del Govern desde el hospital universitario Vall d’Hebron, del que Mitjà fue residente en sus primeros años, tras comprobar que Torra acaba de desgranar el documento en las noticias de mediodía del domingo. "Arrieros somos y en el camino nos encontraremos. Suerte", le advierten.

"He recibido con estupor su correo de ayer sábado a las 20.24h", reaccionan a media tarde del domingo desde el Observatorio de Bioética y Derecho - Cátedra Unesco de la Universidad de Barcelona. "Es imposible que el análisis ético y jurídico sobre una cuestión de importancia se pueda hacer con rigor en 37h y 36mins de un fin de semana. (…) Por otro lado, tras una rápida mirada que no entra en el contenido del informe, se aprecia una circunstancia muy sorprendente: no hay en el grupo de trabajo ningún jurista, ningún experto en bioética y tampoco —lo que es aun más insólito— expertos en salud pública ni epidemiólogos. (…) Me resulta chocante que ya circule en los medios de comunicación abundante información de la propuesta como algo cerrado y decidido, teniendo en cuenta que aún no ha sido analizado por los revisores ni cuenta con ninguna base normativa".

La indignación, que se venía cociendo desde por la mañana, obligó a Mitjà a intentar calmar los ánimos a las 16.19h. "La razón [de la urgencia para revisar el documento] es que tengo que entregarlo al Govern por la tarde" del lunes, se excusa el asesor de Torra. Lo que indica que el Govern tenía prisa por tener entre manos un documento de posconfinamiento que entregar al Gobierno y volverle a ganar así la partida del discurso público.

"Es un documento de tipo estratégico, de recomendaciones globales, que se nutre de los documentos del ASPCat [Agencia de Salud Pública de Catalunya] y del Departamento de Salud. Vuestros nombres y filiaciones no hace falta que aparezcan en el documento final a menos que queráis", les dice el asesor.

"Retirad mi nombre del documento"

De los pocos expertos que finalmente se prestan a enriquecer el 'Plan de Desconfinamiento', ninguno quiere ser nombrado. Incluso se produce un episodio final de enojo de varios profesionales al ver sus nombres en el documento entregado al Govern sin haber dado su autorización.

"Sin entrar en el debate sobre la utilización de este documento para determinadas estrategias políticas, (…) solo preguntarte cómo se ha recogido mi nombre en ese documento final, pues creo dejé claro en mi correo anterior que no lo compartía en su redactado inicial", le afea un catedrático ya el martes día 21 a las 11.28h, poco antes de que el documento sea entregado a Quim Torra. "Te reitero que no quiero que mi nombre figure en este documento", le recuerda otro doctor. Y otro va más allá: "Gracias por la confianza, pero no me encuentro a gusto con el documento y menos aún con las intromisiones políticas. Por favor, retirad mi nombre del documento".

Mitjà se ve obligado a borrar nombres, pero mantiene en el apartado 'Proceso de revisión externa' a la Agencia de Salud Pública de Barcelona y a la Subdirección General de Vigilancia y Respuesta a Emergencias de Salud Pública de la Generalitat. Y estas se ven obligadas a darle un segundo toque al asesor de Torra por haberlas incluido cuando ellos en ningún caso aceptaron ser nombrados. "Pese a que te hicimos llegar nuestros comentarios, no estamos de acuerdo con el documento final. Por lo tanto preferimos no salir", le exige uno de los dos organismos.

Sin embargo, sus nombres permanecieron en el documento final, como muestra el extracto bajo estas líneas, hasta que no quedó más remedio que retirarlos. Llama la atención que instituciones que deberían estar trabajando codo con codo no quieran ser citadas ni como revisores externos.

Apartado en el que Oriol Mitjà agradece la participación de expertos externos
Apartado en el que Oriol Mitjà agradece la participación de expertos externos

A pesar de todo, este viernes Mitjà sacaba pecho en Twitter de un documento que plantea "soluciones viables para el desconfinamiento, de eficacia probada" y aplicación "inmediata" y agradecía a los que han contribuido.


Utilizados por la "pequeña política"

La extensa cadena de correos a la que ha accedido este periódico es un goteo de educadas evasivas, críticas veladas y también alguna acusación directa. Como la que llegó en la mañana del domingo (12.54h) desde el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas de Barcelona (IMIM). Le critican que ese equipo paralelo que encabeza Mitjà "intente prescindir" de las agencias de Salud Pública de Cataluña, tanto a nivel autonómico como provincial, del prestigioso ISGlobal y de muchos otros que también están trabajando, y le exigen "respeto democrático al tejido institucional y a la ley". Aparte, desde el IMIM señalan "debilidades incomprensibles" en el documento a nivel ético y legal y en el uso de la tecnología, y rematan lamentando que se intente "someter la ciencia a la pequeña política".

Seis minutos después (13.00h) uno de los referentes en epidemiología del Hospital de Bellvitge también declina la petición con un argumento que puede ser visto como una bofetada. Argumenta que está volcado en atender a los paciente de covid-19 de su hospital y que no puede dedicarle tiempo a esto. "Mi ignorancia en un tema tan complejo y nuevo de epidemiología hace que desde la discreción, humildad y sentido común, prefiera no opinar", escribe el doctor, quien sin embargo ostenta cuanto menos la misma autoridad que Mitjà para pronunciarse sobre esta crisis.


Rechazo al pasaporte inmunitario

No será el único. Otro epidemiólogo de referencia del Hospital del Mar también le dirá al asesor de Torra que declina la oferta por principios de humildad y porque le parece un documento "precipitado". Sin embargo, sí le deja un recado al señalar deficiencias en la propuesta de hacer pruebas masivas a la población, ya que "han demostrado tener hasta la fecha poca sensibilidad y especificidad". También muestra su preocupación por la insistencia de Mitjà (es decir del Govern) en introducir un 'pasaporte inmunitario' "cuya supuesta efectividad está basada en un artículo de opinión, no una referencia científica", dice el experto. "Podría generar dinámicas sociales peligrosas, como buscar el contagio rápido para ser 'verde' y poder acceder a ciertos lugares a los que otros no pueden".

En las últimas horas, Mitjà está explicando en los medios de comunicación esta idea del semáforo, inspirada en países asiáticos, según la cual las personas en "verde" que hayan pasado la enfermedad o no tengan relación con contagiados pueden acceder a espacios que la población en "rojo" no puede. Y la cadena de correos indica que los expertos sanitarios de Cataluña no lo tienen nada claro.

"La propuesta se presenta de manera vaga e indefinida y con un lenguaje desafortunado (rastreo de personas; semáforos, pasaporte de inmunidad), afecta de forma desproporcionada a la intimidad de las personas y al resto de derechos fundamentales que hay que garantizar, quizá más que nunca, en tiempos de pandemia", le dicen desde el Observatorio de Bioética y Derecho, que como la mayoría rehúye revisar el informe.

Otro experto, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, también le subraya los peligros de implantar el 'pasaporte inmunitario' debido al "alto riesgo para nuestras libertades individuales". Y le deja un recado a Mitjà: le pide basar su estrategia en resultados empíricos y no en asunciones de modelos matemáticos "cuyas predicciones se modifican (…) como tú mismo has podido comprobar". Mitjà se ha convertido en una estrella mediática y política en Cataluña, particularmente en las filas del independentismo, gracias a sus modelos matemáticos, en especial su apocalíptico modelo que proyectaba el colapso de las UCI a finales de marzo.

Solo un puñado de profesionales de la Salud salen en apoyo de Mitjà en esta tormenta. El primero, el virólogo Bonaventura Clotet, mentor de Mitjà y miembro de la familia de Junts per Catalunya, quien en la mañana del domingo anima a los aludidos a hacer sus aportaciones cuando todavía nadie ha respondido. Otro es el director general de una sección del Departamento de Salud catalán, más luego otro escaso número de profesionales (siete en total) que no obstante piden que su nombre no aparezca en el plan estrella de la Generalitat para el desconfinamiento.

Finalmente, el miércoles 22, la portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, entrega el controvertido documento al presidente Pedro Sánchez como la hoja de ruta de Cataluña para salir de esta crisis.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios