Confunde asesoramiento con ejecución

El plan de desconfinamiento de Torra pasa por alto problemas como los test masivos

Desde la Conselleria de Salut y en sectores de la epidemiología, se cuestiona el plan de Oriol Mitjà para volver a la normalidad Cataluña tras la alerta sanitaria por sus numerosos vacíos técnicos

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este lunes durante la reunión por videoconferencia con las cámaras de Comercio, Industria y Navegación de Cataluña. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, este lunes durante la reunión por videoconferencia con las cámaras de Comercio, Industria y Navegación de Cataluña. (EFE)

Los epidemiólogos lo estaban esperando con ganas y han encontrado demasiados errores en el informe de Oriol Mitjà, que no es epidemiólogo sino infectólogo. Su propuesta de desconfinamiento para Cataluña tras el coronavirus pasa por encima de problemas clave, como el modo de hacer test masivos a la población, algo que Mitjà sí preveía para Andorra, país al que también asesora, pero no para Cataluña. La Generalitat prevé aprobarlo a finales de esta semana, pero ahora la Conselleria de Salut intentará introducir modificaciones para que tenga sentido y pueda ser un plan factible y no solo un 'desideratum'.

El principal problema de la propuesta es la falta de recursos epidemiológicos para detectar los positivos y analizar sus contactos. Más grave si cabe por la falta de una Agencia de Salud Pública, que está aprobada por ley pero no ha entrado en vigor. Cataluña sufre una fuerte falta de recursos de vigilancia para enfermedades contagiosas. Fuentes próximas a la 'consellera' de Salut recuerdan que en el estado de Massachussets, con una población similar a la de Cataluña, se ha contratado a más de 500 personas para ejercer esta función, algo que la propuesta de Mitjà obvia. Tampoco apunta a una alternativa, como que lo asumiese la atención primaria, y se centra en soluciones como las aplicaciones móviles. Otro de los temas que se orillan en la propuesta es qué hacer con los positivos y cómo tratar los aislamientos.

El plan de desconfinamiento de Torra pasa por alto problemas como los test masivos

El plan de Oriol Mitjà apuesta por llevar a cabo pruebas rápidas de seroprevalencia y de ahí hacer cribas a gran escala de la población, pero esquiva otro de los temas candentes: la falta de capacidad de análisis y las carencias logísticas. Y falta saber qué encaje legal podrían tener algunas propuestas como el certificado digital o el pasaporte biológico que propone. En la rueda de prensa diaria, se preguntó por esta cuestión y los representantes de la Generalitat echaron pelotas fuera. La 'consellera' de Salut, Alba Vergés, incluso aseguró que su opinión de partida sobre “el pasaporte inmunitario no era relevante”, colocando así mucha distancia sobre el trabajo en cuestión.

Como apunta una fuente del ICS, no es solo que la propuesta de Oriol Mitjà haga ver que no existen el Gobierno español o los ayuntamientos, sino que se pasa de puntillas por cuestiones clave como los recursos necesarios para llevar a cabo este desconfinamiento con esta metodología a la que la Generalitat piensa dar luz verde, aunque su valor solo será simbólico.

Escalas y referencias

Otros problemas radican en las escalas y referencias del plan de Oriol Mitjà. Uno de los ejes de trabajo se basa en el caso islandés, que determinó que el 15% de la población es inmune al virus. Este porcentaje se considera razonable por los expertos consultados, pero las condiciones de Islandia no son las de Cataluña. Cataluña tiene mucha más población y la de Islandia está mucho más dispersa, lo que dificulta los contagios. El problema es que condiciona el desconfinamiento a llegar a este 15%, lo que podría prolongar de manera indefinida el proceso.

Además, los modelos matemáticos que utilizan Oriol Mitjà y sus colaboradores, de los cuales solo uno es miembro del departamento de Salut, no tienen en cuenta datos de movilidad, que no están garantizados en el caso de Cataluña. Y los datos de inmunidad dependen de un estudio que todavía no se sabe si será viable. Con estos mimbres, la propuesta de Oriol Mitjà navega.

La propuesta de Oriol Mitjà no solo ningunea a la Conselleria de Salut sino que propone crear una nueva autoridad sanitaria para las epidemias

También propone que se cree un organismo de seguimiento de las epidemias que debería dirigir el proceso, que deberían liderar los propios firmantes del estudio, con lo que se confunde el papel de los asesores con los que deben ejecutar el desconfinamiento. El nuevo organismo cuestiona el papel de la Agencia de Salud Pública de Cataluña.

Rellenar los huecos

Ahora, lo que intentará Salut es rellenar los huecos de esta propuesta. De nuevo, el pulso entre el grupo de virólogos que encabeza Bonaventura Clotet —Oriol Mitjà es una persona de su equipo— y que insiste en asesorar a la Generalitat de manera informal, y el personal de la Conselleria de Salut, que son quienes han organizado la resistencia hospitalaria contra el virus. Entre los firmantes de la propuesta no figuran epidemiólogos, pero tampoco personal sanitario ni especialistas en salud pública.

Sin embargo, todo esto puede tener apenas un valor simbólico, por mucho que lo apruebe el Consell Executiu. Mientras dure el estado de alarma, será el Gobierno español el que marque cómo ha de llevarse a cabo la vuelta a la normalidad. El nuevo plan tendrá poco valor técnico pero mucho político, porque la Generalitat intentará hacer de dicho proyecto otro foco de victimismo ante Madrid.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios