Es noticia
Menú
Los partidos catalanes rechazarán los Pactos de la Moncloa: exigen bilateralidad
  1. España
  2. Cataluña
QUIEREN NEGOCIAR DE TÚ A TÚ con el Estado

Los partidos catalanes rechazarán los Pactos de la Moncloa: exigen bilateralidad

Conscientes de la importancia del momento, su intención es provocar un nuevo ‘orden estatal’, donde Cataluña sea tratada de tú a tú por España

Foto: Fotografía de archivo de un pleno en el Parlamento de Cataluña. (EFE)
Fotografía de archivo de un pleno en el Parlamento de Cataluña. (EFE)

Los partidos políticos catalanes boicotearán unos nuevos Pactos de la Moncloa pese a la situación de emergencia que vive el país. No son cuestiones ideológicas ni económicas. La causa hay que buscarla en la idiosincrasia de las formaciones catalanas: conscientes de la importancia del momento, su intención es provocar un nuevo ‘orden estatal’ donde Cataluña sea tratada de tú a tú por España. En otras palabras: reclamarán ante Pedro Sánchez un trato en situación de igualdad, lo que traducido al lenguaje político sería un trato bilateral. De ahí que en vez de los Pactos de la Moncloa prefieran dirimir sus pleitos y vehicular sus aspiraciones a través de la mesa de negociación pactada con Pedro Sánchez a cambio del apoyo a la investidura. En otras palabras: pactos (de la Moncloa) no; pacto (independentista) sí.

Lo que se va a ofrecer es el ‘café para todos’ de la Transición, de nefastas consecuencias. Siempre hemos dicho que eso es perjudicial para nuestros intereses y ya hemos advertido en muchas ocasiones de que ha de cambiar el 'statu quo”, señala a El Confidencial una fuente independentista. Esta fuente añade que desde el independentismo se entiende el Estado español como una realidad plurinacional y pluricultural. “Hay autonomías que quieren ir a una velocidad y quieren tener determinadas competencias, renunciando a otras. Y hay otras autonomías que quieren un mayor margen de autogobierno”, añaden las fuentes. De todas maneras, la crítica más acerba que se hace a la propuesta de nuevos pactos es la de una instrumentalización “que puede acabar en una mayor recentralización del Estado”.

La distancia entre Gobierno y oposición se escenifica en el Congreso

La propia portavoz del Govern y consejera de Presidencia, Meritxell Budó, deslizó en la rueda de prensa de este martes un matiz que pasó casi desapercibido: “Somos independentistas y estamos por la autodeterminación. La relación con el Estado ha de ser bilateral, de tú a tú”. En una entrevista en Catalunya Ràdio, fue un poco más allá: “El Govern está por la autodeterminación y eso, para nosotros, es incoherente con un pacto que sirva para reforzar el Estado”.

“No blanquearemos nada”

En realidad, por los círculos independentistas corre una máxima: “No se ha de ir a unos nuevos pactos porque si no, se legitima un nuevo régimen español en Cataluña para las próximas décadas”. Con base en esta estrategia, Junts per Catalunya (JxCAT) ya había dejado caer a lo largo de los pasados días que no sería uno de los interlocutores válidos.

Laura Borràs, la portavoz de JxCAT en el Congreso, se muestra cáustica. “Los Pactos de la Moncloa continuaron el modelo franquista”, dijo recientemente en una entrevista radiofónica. La líder posconvergente en el Congreso es pesimista: “El Gobierno español solo habla de Pactos de la Moncloa. Lo aludieron hoy [miércoles] tanto el presidente como el vicepresidente Iglesias. Son unos pactos de los que poco más sabemos, aparte del nombre. Nosotros estaremos para escuchar, pero sobre todo para ser escuchados, para ofrecer propuestas y medidas para salir de la crisis económica y social que viene. Pero no estaremos para blanquear nada, que es lo que este nombre de Pactos de la Moncloa evoca”, afirma Borràs en una comunicación telemática de este miércoles. La portavoz de JxCAT mantendrá una reunión virtual este jueves con Pedro Sánchez y en ella le trasladará este posicionamiento.

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, a su llegada el pasado jueves al Congreso para asistir al pleno. (EFE)

Marc Solsona, portavoz del PDeCAT, apunta en la misma dirección: “Si los Pactos de la Moncloa pretenden ser una escenificación o una ocurrencia para tirar adelante el Gobierno español, que no cuenten con nosotros. Si quieren unos acuerdos para afrontar la crisis económica y social y tener una propuesta concreta de futuro, podemos escuchar, pero en la ejecutiva del PDeCAT [que se ha reunido precisamente este miércoles] no se ha hablado concretamente de este tema”. Se queja, además, de que no tienen "encima de la mesa ninguna propuesta concreta de qué son y qué significan estos nuevos pactos".

Solsona asegura que Laura Borràs tiene las manos libres en Madrid para valorar cualquier propuesta que llegue del Gobierno central. “Eso no es una cosa en la que vayamos por separado JxCAT y PDeCAT. La cosa es que se vaya explicando cómo van las reuniones, que se vayan desglosando los conceptos, y veremos sobre la marcha qué se ha de hacer”. El dirigente posconvergente, no obstante, deja la puerta abierta y asegura que dependiendo de las propuestas que pongan los partidos encima de la mesa, “podemos ver si hay margen o no de poder ofrecer algún tipo de aportación”.

Foto: Pedro Sánchez, este miércoles, en el Congreso. (Reuters) Opinión

Reconoce que “los últimos Pactos de la Moncloa se hicieron a través de los grupos parlamentarios. Por tanto, nosotros lo haremos a través de nuestro grupo en Madrid. Por tanto, a través de él decidiremos si participamos o no, pero a día de hoy, insisto, no conocemos las propuestas que hay, si son solo una escenificación o tendrán un calado de contenido para afrontar la crisis. En esta crisis, nosotros tenemos la obligación de escuchar y después se tomará la decisión conveniente”. Advirtió, no obstante, que “desde el PDeCAT creemos que no se puede intentar aprovechar una crisis de esta magnitud para recentralizar las competencias de las comunidades”.

Ante la posibilidad de que pueda haber un frente catalán (aunque fuese mínimamente entre JxCAT y ERC) frente a los pactos, el portavoz del PDeCAT se muestra cauto y asegura: “Nosotros somos el espacio político que siempre hemos intentado sumar y buscar consensos entre el bloque independentista. Desde esta visión, hay márgenes de actuación de cada uno. Pero lógicamente no entramos a valorar ni a generar estrategias conjuntas”.

ERC se pone de perfil

La propia ERC se ha puesto también de perfil con el tema de los pactos. Este miércoles, fue Sergi Sabrià, presidente del grupo de ERC en el Parlament y vicesecretario de Comunicación republicano, el que se ha desmarcado. Sabrià afirmó que la propuesta de Pedro Sánchez es poco concreta y “no se entiende”, y que su partido no está dispuesto a ir a unas negociaciones “para que nada cambie y para mantener el 'statu quo' de los que han mandado siempre”.

Foto: Gabriel Rufián (EFE)

Ante la ‘inutilidad’ de los Pactos de la Moncloa, las reclamaciones de los independentistas, en cambio, se presentarán en el marco de la mesa de negociación que Pedro Sánchez abrió en febrero, justamente antes de estallar la crisis de la pandemia. Ahí, ERC y JxCAT convienen en que se sienten más apreciados y valorados. Sabrià refuerza esta idea: “En la mesa, se ganó la bilateralidad entre los actores políticos”. Refiriéndose a esa mesa, el dirigente de Esquerra aseguró que su formación continuará “reclamando el trabajo bilateral entre instituciones para dialogar por el final del conflicto político, la amnistía y que los catalanes puedan votar sobre su futuro político”.

El diputado Ferran Civit es más contundente: “Cataluña no se sumará a ningún pacto de Estado que no incluya ni la amnistía ni la autodeterminación”, un mensaje que tiene una gran aceptación en las filas republicanas.

Los radicales de la CUP, por su parte, no piensan atender la llamada de Sánchez. Ni siquiera prevén una reunión con el presidente del Gobierno español. Poble Lliure, el mayor de los partidos que componen la CUP, elaboró un documento el pasado 9 de abril bajo el significativo título ‘Pactos de la Moncloa versus república para todos’. En él, resalta que es necesario huir del “falso regeneracionismo del régimen” que representan los nuevos Pactos de la Moncloa. Y entre los tres puntos que propone como estrategia, destaca el de "mantener y promover espacios de debate político con todos los agentes susceptibles de compartir (en uno u otro grado y momento) un proyecto [independentista] de estas características".

Los partidos políticos catalanes boicotearán unos nuevos Pactos de la Moncloa pese a la situación de emergencia que vive el país. No son cuestiones ideológicas ni económicas. La causa hay que buscarla en la idiosincrasia de las formaciones catalanas: conscientes de la importancia del momento, su intención es provocar un nuevo ‘orden estatal’ donde Cataluña sea tratada de tú a tú por España. En otras palabras: reclamarán ante Pedro Sánchez un trato en situación de igualdad, lo que traducido al lenguaje político sería un trato bilateral. De ahí que en vez de los Pactos de la Moncloa prefieran dirimir sus pleitos y vehicular sus aspiraciones a través de la mesa de negociación pactada con Pedro Sánchez a cambio del apoyo a la investidura. En otras palabras: pactos (de la Moncloa) no; pacto (independentista) sí.

Junts per Catalunya Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda