AYUNTAMIENTO Y DIPUTACIÓN VS. GOVERN

Diputación y Ayuntamiento de Barcelona rechazan el frente anti-Gobierno de Torra

En el Ayuntamiento de Barcelona, arrecian las críticas a Torra, pero no quieren entrar en una 'guerra de cartas'. "Siempre hemos pedido a la Generalitat más implicación"

Foto: Quim Torra, durante la reunión que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido con el resto de presidentes autonómicos, el pasado 5 de abril. (EFE)
Quim Torra, durante la reunión que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido con el resto de presidentes autonómicos, el pasado 5 de abril. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no tiene tantos aliados como decía. En una carta enviada este sábado a los alcaldes catalanes, hacía un llamamiento a hacer un frente común ante el Gobierno central para obtener más financiación y medios. Era una maniobra política en la que citaba como principales aliados suyos a instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona o las diputaciones.

Pero, en realidad, tanto el consistorio barcelonés como la Diputación de Barcelona se han desmarcado del ‘president’ de forma ostentosa. La presidenta de la Diputación, Núria Marín, del PSC, se descolgó este domingo con una carta al 'president' en la que recogía una dura crítica a la gestión de la crisis que hace el mandatario catalán. La misiva ha sentado mal en Presidencia de la Generalitat.

Marín, que también es alcaldesa de Hospitalet de Llobregat, segunda ciudad de Cataluña, le recordaba que “ahora hemos de hacer frente a las contingencias de esta emergencia”. Y terminaba con un misil en la línea de flotación de Torra, que le proponía el frente anti Gobierno central: “Ahora nos hemos de centrar en la lucha contra la pandemia. Y por eso le he de decir, 'president', que me preocupan aspectos de la gestión de esta emergencia por parte de la Generalitat que no funcionan de forma apropiada”. Le recordaba, así, la gestión de las residencias de ancianos (donde han muerto 600 personas). “A pesar de las reuniones mantenidas, nunca he visto una estrategia ni una autoridad definidas. Han llegado tarde y mal, lo que está provocando gran angustia a los internos, familiares y cuidadores”, le espetaba Marín en la misiva.

Y le recordaba luego: “Hay otras cuestiones de su gestión que me han generado igualmente dudas, pero ahora toca trabajar en superar la emergencia, aprender de los errores y dejar para más adelante el análisis y la crítica de lo que entiendo que no se ha hecho ni de forma eficaz ni diligente”.

En el Ayuntamiento de Barcelona, las críticas a Torra también arrecian, pero no quieren entrar en una ‘guerra de cartas’. “Siempre hemos pedido a la Generalitat más implicación. Nosotros hemos arrimado el hombro como el que más y nos ofrecemos a ayudar en lo que haga falta. En 10 días, le hemos montado tres hospitales de campaña en centros deportivos y esto lo hizo el ayuntamiento para ponerlo al servicio de Salud de la Generalitat”, explican a El Confidencial fuentes del Ayuntamiento de Barcelona.

Prohibió a la UME desinfectar Bellvitge

Desde la Diputación, también señalan que "nosotros estamos arrimando el hombro como el que más. Hemos montado hospitales de campaña en la Guttmann de Badalona, por ejemplo. Y hemos colaborado en el hospital de campaña de Sabadell, hemos dejado coches para el traslado de personal y facilitado camas. Le hemos dado al Govern todo lo que hemos podido". Y apuntan con bala, acusando a Quim Torra de jugar a la política con el coronavirus. "Hasta hace tres días, no dejó entrar al Ejército a desinfectar residencias de ancianos. Y les prohibió a los militares la entrada en el Hospital de Bellvitge. A pesar de todo, se atrevió a enviar una carta a los alcaldes, cuando lo único que ha habido en Cataluña son reuniones autocomplacientes con 25 interlocutores. Lo único que pedimos es que se deje de política y que se ponga a trabajar de una vez, porque hasta hace una semana no sabía ni cuántas residencia de ancianos tenía en Cataluña. Lo del Govern no hay por dónde cogerlo, porque, encima, los dos partidos que gobiernan la Generalitat están peleados y no se hablan entre ellos".

Efectivos de la UME trabajan en la desinfeccion de la residencia Los Sauces, de Sant Boi del Llobregat. (EFE)
Efectivos de la UME trabajan en la desinfeccion de la residencia Los Sauces, de Sant Boi del Llobregat. (EFE)

En medio de esta polémica, ha resurgido la figura de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha vuelto al centro de la actualidad. Según fuentes municipales, los servicios municipales construyeron pabellones de campaña en las cercanías de los hospitales de Vall d’Hebron (132 plazas), del Mar (unas 70 plazas) y en el Guinardó (un centenar de plazas), además de otro hospital en las instalaciones del INEFC, en Montjuïc (200 plazas), que es gestionado por el Clínic. Pero el pasado viernes, Colau, en una entrevista radiofónica, se refirió también al hospital de campaña levantado por el Ejército en FIRA de Barcelona (en realidad, son dos espacios, uno para acoger a sin hogar y otro, un pabellón medicalizado para enfermos de coronavirus). Y en la entrevista, se arrogó la paternidad de los hospitales de campaña y del confinamiento de la población.

La polémica de Colau

"En Barcelona nos anticipamos e hicimos el diseño de ampliación de nuestros hospitales, que era lo más eficaz que podíamos hacer a escala de ciudad, pero también situamos rápidamente que el área metropolitana es un lugar de mucha densidad de población y es evidente que se había de hacer confinamiento para parar el contagio en el ámbito social. Lo que estábamos haciendo en Barcelona había de tener un planteamiento metropolitano y, en este sentido, hemos hecho reuniones virtuales con alcaldes metropolitanos del área metropolitana [sic], con la Diputación… Y al CatSalut le planteamos que lo que estábamos haciendo en Barcelona se plantease también en el ámbito metropolitano. Necesitábamos también que esta ampliación hospitalaria se hiciese no solo en Barcelona sino en también en clave metropolitana, y de aquí surge la iniciativa de FIRA, que la pilota en la parte logística FIRA, que tiene una gran capacidad logística porque monta congresos enormes en poco tiempo y ahora está parada, y CatSalut es quien dirige la parte sanitaria, sobre todo para derivar a otros hospitales metropolitanos que necesiten una ampliación y que puedan utilizar FIRA", dijo Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

Las críticas en los círculos independentistas no se hicieron esperar, volviendo a acusar a Ada Colau de padecer el síndrome de Zelig. “Dice que el hospital de FiraSalut es de ella y que ella recomendó a CatSalut hacer lo mismo en todo el territorio. Evidentemente, es mentira. Está a dos telediarios de decir que ella fue la catedrática que dio clase a Oriol Mitjà sobre pandemias tropicales”, ironizaba uno de los gurús del independentismo en varias redes sociales.

En las redes sociales, Colau fue severamente criticada por algunos incidentes: en plena polémica por los títulos universitarios, se descolgó afirmando que, desde una multinacional, a ella le habían ofrecido acabar la carrera en la Universidad de Barcelona salvando unos créditos que le faltaban sin problema. Y en medio de otros debates públicos confesó, por ejemplo, que había sufrido acoso sexual (justamente el día que se condenó a la Manada, siendo ya alcaldesa), que había tenido una novia italiana, por lo que se declaraba bisexual, o que estuvo a punto de abandonar la política (esa afirmación la realizó precisamente el día en que su amigo Xavier Domènech dimitió como diputado).

Más implicación de la Generalitat

Desde el ayuntamiento, sin embargo, se prefiere rehuir las polémicas. “No queremos entrar en polémicas ahora. Solo nos ofrecemos a ayudar. Hemos puesto la maquinaria municipal a disposición de la Generalitat y nuestras reivindicaciones y lo que le pedimos a Torra han quedado claramente de manifiesto las últimas semanas. No ocultamos que siempre hemos pedido más implicación a la Generalitat. Pero, primero, vamos a luchar contra la pandemia”, explican en la misma línea de lo planteado por Núria Marín. Reconocen, no obstante, que “Bombers de Barcelona está ayudando en las instalaciones de la FIRA, pero esa es una institución 100% del CatSalut”.

A nadie se le escapa tampoco que las críticas de los comunes a la gestión de Torra han sido constantes y lacerantes. En los círculos cercanos al Govern, se insiste en que “Colau fue la primera en aplaudir la llegada de los militares, contra el criterio de la Generalitat”, argumentan los independentistas. Su propuesta, recogida en algunos medios alineados con el soberanismo, era que instituciones catalanas y empresas privadas de esta comunidad montasen —previo pago— los campamentos que la Unidad Militar de Emergencias (UME) monta gratis. O lo que es lo mismo, un negocio total para algunos bolsillos.

El portavoz de los comunes, Joan Mena, ya había pedido a Torra "que abandone las luchas partidistas" para arrimar el hombro contra la pandemia. "Tenemos por delante una lucha colectiva por la vida, y la gente, en sus balcones, está pidiendo que todos actuemos unidos", le reprochó Mena. También le exponía que, una vez pasada la crisis, "ya vendrá la rendición de cuentas. Ahora es momento de trabajar juntos y no es momento de ningún tipo de lucha partidista. La ciudadanía no lo entendería". Esa es la estrategia que a día de hoy continúa en vigencia en las filas de los comunes. El 'frente Torra', pues, ha saltado por los aires.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios