La Fiscalía investiga al 'curandero de la lejía' por vender su remedio contra el Covid-19
  1. España
  2. Cataluña
'CURABA' EL ÉBOLA, EL AUTISMO Y LA MALARIA

La Fiscalía investiga al 'curandero de la lejía' por vender su remedio contra el Covid-19

Además, organiza talleres "para la elaboración casera de este producto y, concretamente, convocó una de estas sesiones para el próximo 25 de abril"

Foto: La fiscalía de cataluña investiga muertes en dos residencias de barcelona
La fiscalía de cataluña investiga muertes en dos residencias de barcelona

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha abierto una investigación al curandero Josep Pàmies y a su cooperativa Dolça Revolució tras una denuncia del Colegio de Médicos de Barcelona por un supuesto delito “contra la salud pública y un delito de publicidad engañosa, que podrían haber sido cometidos con el agravante del contexto de la grave emergencia sanitaria y situación de excepcionalidad en que nos encontramos a causa de la pandemia del Covid-19”.

El motivo es la campaña que el polémico curandero ha iniciado estas últimas semanas intentando ‘vender’ su “dióxido de cloro” o MMS como la panacea para curar el coronavirus, del mismo modo que en otras ocasiones lo utilizó para venderlo como el producto milagroso que curaba el ébola, el autismo o la malaria. De ahí que se le conozca popularmente como el ‘curandero de la lejía’. Además, organiza talleres “para la elaboración casera de este producto y, concretamente, convocó una de estas sesiones para el próximo 25 de abril”.

Según el Colegio de Médicos, esta institución conoció a través de las redes sociales las nuevas andanzas de Pàmies, que “sin ninguna titulación sanitaria validada ni ningún conocimiento médico, banaliza a través de su web y de las redes sociales sobre el Covid-19 y sobre la supuesta idoneidad del producto MMS (Miracle Mineral Solution), en realidad clorito de sodio, para tratar esta dolencia”.

El propio Colegio resalta que el clorito de sodio “es un componente químico utilizado principalmente para blanquear productos textiles y en la producción de papel. Se trata de una sustancia fuertemente oxidante, la ingestión de la cual puede provocar síntomas clínicos graves, motivo por el cual la Agencia Española del Medicamente ordenó, el 14 de mayo del 2010, la retirada de todos los ejemplares del producto conocido como MMS”.

El propio Colegio resalta que el clorito de sodio "es un químico utilizado principalmente para blanquear productos textiles y en la producción de papel".

Según Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos, Pàmies “banaliza el problema causado por el Covid-19 con teorías pintorescas, sin ningún tipo de fundamento científico. Este señor no tiene formación sanitaria de ningún tipo ni ningún título que acredite que tenga conocimientos, pero ofrece un tratamiento que ha sido declarado por parte de la Agencia de Protección de la Salud como contrario a la salud por sus propiedades, que es el MMS, un producto de uso industrial como blanqueante y desinfectante, pero que puede producir efectos graves en la salud de las personas y, por tanto, ser un peligro objetivo”. Y agrega el doctor Padrós que “este señor lo hace aprovechando una situación de alarma social, de inquietud, de preocupación, de temor, porque estamos ante una enfermedad que no tiene hasta ahora tratamientos eficaces y ante esa situación de incertidumbre está aprovechándose para ofrecer algo que no solamente no tiene ninguna utilidad sino que además puede ser peligroso para la salud”.

Contrataque del curandero

El curandero ha contratacado este viernes en las redes. “La mafia médica de la Junta del Colegio de Médicos de Cataluña (sic) se pone nerviosa”, acusa. Tras ello, anima a “inundar, si os apetece, de tuits a este pobre diablo, presidente del Colegio de Médicos de Cataluña (sic) que en vez de investigar el tratamiento gratuito de MMS (dióxido de cloro) que vamos a ofrecer a todos los hospitales de España, prefieren perseguirnos”.

Pàmies fue sancionado por la Generalitat de Cataluña por hacer promoción del MMS como tratamiento milagroso de diferentes patologías. “No obstante, y burlando toda prohibición -tal y como él mismo reconoce-, el señor Josep Pàmies continúa haciendo promoción de sus plantas y del producto MMS, defendiendo el uso como terapia efectiva para la prevención y tratamiento del Covid-19”, dice el Colegio de Médicos en una nota. En total, el Govern le abrió dos expedientes en 2018 por 90.000 euros por promocionar sus productos. Pero, además, la Agencia Española del Medicamento le había impuesto en octubre de ese año otra sanción por 600.000 euros por promoción del MMS e infringir así el artículo 5 de la Ley de Garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

"Continúa haciendo promoción a través de la web de la cooperativa Dolça Revolució".

De momento, el curandero retiró de Youtube el vídeo explicativo de su milagroso producto contar el coronavirus, pero, aduce el Colegio, “continúa haciendo promoción a través de la web de la cooperativa Dolça Revolució”. Desde ella, se accede al vídeo en cuestión, en el que Pàmies afirma que “existe una solución contra el coronavirus”. En su página de Facebook, el vídeo también está censurado, aunque una nota pide “a los responsables de Youtube y los que a nivel político incitáis a la censura, dejéis circular este vídeo. No lo censuréis simplemente por hablar del coronavirus, porque tenemos la esperanza que con lo que proponemos lo pararemos. No hay soberbia en nuestras declaraciones, sino aportación de nuestra experiencia en infinidad de enfermedades graves con plantas medicinales y MMS (dióxido de cloro), en nuestro país, en África e Hispanoamérica”.

¿Quién se bebe un desinfectante?

Fuentes médicas señalan que el curandero recomienda MMS, así como plantas como la artemisa annua o la seta reishi como productos que pueden evitar el contagio de la enfermedad llegada de Wuhan. “Tanto si pillas el coronavirus, como si pillas el ébola, tenemos una sustancia que está prohibida para el uso médico pero no para su venta como desinfectante, que el MMS. Con eso se soluciona en pocos días un coronavirus, un ébola en tres días o una malaria en horas”, decía en el polémico vídeo retirado. Y aseguraba que el coronavirus no es una pandemia. “Es una historia como la gripe A o la falsa epidemia del ébola, que nunca llegó a nada. El coronavirus va a ser lo mismo porque, si en virus entrara, todos pueden recurrir a la Dulce Revolución”.

En otro vídeo, grabado a principios de febrero, señala que la mayoría de los vídeos han sido creados por la industria militar.

En la página de la cooperativa Dolça Revolució, por su parte, se afirma que “la OMS recomienda el uso del MMS como el más eficaz y seguro desinfectante en laboratorios. Y en cambio, las Administraciones española y catalana nos persiguen judicialmente y nos imponen multas millonarias por, simplemente, hablar del uso sanitario de este bendito y económico producto”. Claro que una cosa es utilizar el producto como desinfectante y otro, como medicina, ya que, en realidad, el MMS está permitido en España pero solo como desinfectante.

Foto: Miembros de la UME vigilan en la Fira de Barcelona. (EFE)

En otro vídeo, grabado a principios de febrero, señala que la mayoría de los vídeos han sido creados por la industria militar y que experimentan con ellos para “hacer armas letales”. Aseguraba que tenemos plantas y sustancias extraordinarias para estar protegidos. Yo tengo en mi casa ese pequeño botiquín y que venga lo que sea, que me siento seguro”.

Aseguraba, además, que el propio presidente de Guinea Konakry le pidió encarecidamente que no llevase su producto milagroso para curar el ébola porque “si no, nos retiran todas las ayudas internacionales que nos están dando para construir hospitales”. Y asegura que “los chinos han patentado el MMS para todo tipo de cánceres. Saben de lo que hablamos. Y ahora parece que estén sulfatando por todas partes. Pondría la mano en el fuego a que es MMS, porque desde luego los coronavirus no resisten un chupinazo de MMS exterior. O si te lo tomas, si lo tienes dentro”. Y advertía: “No hay que tomarlo preventivamente, sino solo si hace falta. Espero no morirme de coronavirus”, ironizaba al final.

Generalitat de Cataluña OMS Pandemia
El redactor recomienda