TAMBIÉN IMPIDE QUE DESINFECTE UNA CÁRCEL

La Generalitat veta al Ejército y lo obliga a desmantelar un hospital de campaña

El interés del ‘president’, Quim Torra, de desmarcarse de cualquier institución española está dejando escenas de baja calidad ética

Foto: Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) se desinfectan tras trabajar en el desinfectado una residencia geriátrica de Palleja (Barcelona). (EFE)
Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) se desinfectan tras trabajar en el desinfectado una residencia geriátrica de Palleja (Barcelona). (EFE)

El Gobierno catalán tiene un problema. Y no es con el coronavirus, que también: su otro problema se llama Unidad Militar de Emergencias (UME). El interés del ‘president’, Quim Torra, de desmarcarse de cualquier institución española está dejando escenas de baja calidad ética. Si en un principio ya puso pegas a que se desplegase en Cataluña la UME, ahora está poniendo palos en las ruedas para invisibilizar el trabajo de los militares españoles en esta comunidad.

La Generalitat veta al Ejército y lo obliga a desmantelar un hospital de campaña

“A los independentistas, la UME les produce urticaria”, resume la situación una persona cercana al Gobierno central. No es para menos: la Generalitat acaba de paralizar la construcción de un hospital de campaña en Sabadell por su imagen. Así como suena. O, por lo menos, es la peregrina excusa que puso encima de la mesa la consejera de Salud, Alba Vergès.

La UME tenía que encargarse de levantar ese hospital de campaña, que albergaría 240 camas, en la pista cubierta de atletismo de Sabadell, pero el Govern paró las obras y obligó a deshacer lo que se había hecho porque no le gustaba la estética militar de tiendas de campaña.

“La Generalitat decidió este lunes que no se querían las tiendas del Ejército y hoy [por ayer miércoles], después de haber estado esperando toda la mañana, finalmente hemos tenido una reunión y se ha decidido que la Generalitat proporcionará unos elementos de panelaje, que nos darán este jueves y que a partir de ahí se volverá a montar de nuevo este hospital de campaña. Desde aquí aprovecho para agradecer al Ejército, a quien pedimos que viniese a montar estas tiendas que finalmente no se montan, pero que se quedará para ayudar en las tareas de montar el sistema de paneles”, declaró en la tarde de este miércoles la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrès, a Ràdio Sabadell.

La primera edil subrayó que “nosotros no entramos en si tiendas de campaña sí o tiendas de campaña no, paneles sí o paneles no. No es nuestra función, sino que es continuar reivindicando este hospital de campaña y que se haga en el calendario que estaba previsto”.

El Ejército espera el material

En su cuenta de Twitter, Farrès criticó a la Generalitat y le pidió “que se aclaren, porque nosotros, como ayuntamiento, hemos corrido muchísimo para tener esta pista a punto, tenemos aquí al Ejército, tenemos gente pendiente de saber qué se tiene que hacer… Por tanto, que decida qué se tiene que hacer y que se ejecute. El Ejército también dice que está pendiente de que llegue este nuevo material, que sea el que decida la Generalitat, y que ellos, cuando llegue, lo instalarán. Pero eso no puede suponer, en ningún caso, una demora en el calendario (…) Es una situación de extrema emergencia, necesitamos este hospital de campaña y lo que no puede ser es que un cambio de criterio en mitad del partido suponga que se alarguen los calendarios para la entrada en funcionamiento del hospital”.

El PSC, en un comunicado, explica que “se dio el visto bueno y la propia consejera lo hizo público el domingo en rueda de prensa. Esta mañana, sin que se haya dado ningún cambio en los criterios de logística y asistenciales, la consejería ha dado la orden de parar la instalación”. La portavoz de salud socialista, Assumpta Escarp, recordó que “la zona del Vallès Occidental es, por el número de contagios, una de las zonas más afectadas, y el hospital de referencia, el Parc Taulí, ya hace días que alertó de su nivel cercano a la saturación. Por esta razón, se decidió conjuntamente entre ayuntamiento y consejería instalar un hospital temporal y el Parc Taulí lo veía necesario”.

El portavoz de Ciudadanos en Sabadell, Adrián Hernández, criticó también la paralización. “En Sabadell tenemos unos de los números más altos de coronavirus y de fallecidos de toda Cataluña. El hospital Parc Taulí está casi colapsado [tiene 600 hospitalizados] y la solución era hacer este hospital de campaña en las pistas de atletismo. Y por eso estoy profundamente indignado, porque con la situación tan dramática que estamos viviendo, con los sanitarios dejándose la piel en el Taulí, perdamos tiempo por motivos políticos”.

Para el dirigente naranja, la Generalitat, “por motivos políticos, está impidiendo que los militares pongan las tiendas de campaña en un hospital tan necesario en la ciudad. Y ahora tenemos que esperar a que venga otro tipo de material y estamos retrasando el montaje. Es lamentable. Apoyamos a la alcaldesa, que es quien ha liderado el que se construya este hospital y no nos vamos a olvidar: por cada hora que se retrase este nuevo hospital tan necesario para nuestros vecinos, luego pasaremos cuentas con los auténticos responsables. Están anteponiendo su sectarismo independentista por encima de las vidas de los ciudadanos de Sabadell”.

Veto a limpiar una prisión

La consejera de Salud, por su parte, se lo tomó menos a pecho y alegó que no paralizó la construcción, sino que lo que hizo fue una “adecuación” del espacio. “Simplemente, había unas tiendas previstas que eran del Ejército para poner dentro de este pabellón, que luego, por criterios técnicos, se consideró que acaso no era la medida más adecuada y que por tanto optan por la opción por la que se optó también en los pabellones de Barcelona, con el panelaje, mucho más robusto y también mucho más fácil de limpiar y mucho más cómodo para las personas y para los profesionales que han de trabajar”.

No es el único desplante a la UME por parte del Gobierno catalán: este fin de semana, desalojó por completo el centro abierto de Barcelona, ubicado en la antigua prisión de Trinitat. Ahí pernoctaban algo más de 200 internos en tercer grado. El sábado salió el último y el edificio quedó vacío. El Ejército estaba preparado para desinfectar el centro, pero la Generalitat, de nuevo, no se lo permitió.

En cambio, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes, contrató a una empresa privada para hacer esa tarea. Evidentemente, pagando sus servicios, cuando la UME lo podría haber hecho gratis. La empresa que se hizo cargo de los trabajos de desinfección del centro abierto también hace otras tareas de limpieza para algunas dependencias del Govern, según explicaron las mismas fuentes.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios