150 personas han trabajado en Martorell

Seat entra en economía de guerra y fabrica respiradores... a falta de la homologación

Para la fabricación del respirador, se ha utilizado el motor de los limpiaparabrisas de coche, y para el resto, también se han reciclado componentes de la industria de automoción

Foto: Fabricación de respiradores en la fábrica de Seat de Martorell. (EFE)
Fabricación de respiradores en la fábrica de Seat de Martorell. (EFE)

Cosas de la crisis del coronavirus: Seat ha pasado de golpe de tener planes para el coche eléctrico a trabajar en montar respiradores en cadena. Seat espera la homologación de Sanidad y de la Agencia Europea del Medicamento para empezar a fabricar en cadena respiradores mecánicos para unidades de cuidados intensivos. La filial española de Volkswagen ha tenido más de 150 personas trabajando en el proyecto en Martorell, que recuerda a la economía de guerra: empresas privadas que de repente cambian el objeto de su fabricación para montar algo que necesita la comunidad con urgencia.

Seat entra en economía de guerra y fabrica respiradores... a falta de la homologación

El diseño lo ha llevado a cabo la empresa Protofy XYZ y el asesoramiento clínico lo han aportado los centros hospitalario de Can Ruti y el Clinic. La ventaja de que Seat se haya comprometido en un proyecto así es que puede producirlos en serie. La compañía no da cifras, porque para ellos lo principal es sacar adelante la homologación que permita equipar con estos respiradores las nuevas unidades de UCI que está creando la Generalitat.

Los respiradores mecánicos son clave en la atención médica del coronavirus. Los enfermos graves precisan ser entubados y recibir respiración mecánica durante días, y la falta de estos aparatos está resultando dramática. En algunos centros médicos, se están reciclando respiradores veterinarios y equipos viejos.

Para el proyecto, se han puesto al servicio de esta nueva necesidad buena parte de los activos y recursos de la compañía. Se han utilizado partes esterilizadas de la cadena de producción del Seat León, uno de los modelos estrella y que ahora no se fabrica, pues la empresa, como tantas otras en Cataluña y en España, está inmersa en un ERTE.

Para la fabricación del respirador, se ha utilizado el motor de los limpiaparabrisas de coche, y para el resto también se han reciclado o encontrado nuevos usos con los componentes o recursos de la industria de automoción.

Seat es optimista con la cuestión de la homologación, pero evita echar las campanas al vuelo, ya que en otro de los proyectos que tenía la compañía, hacer mascarillas, que en principio parecía mucho más fácil pero que estaba del todo alejado del campo de actividad de la empresa, la homologación necesaria todavía no se ha conseguido.

Los respiradores son una de las tres iniciativas que Seat ha querido poner en marcha para luchar contra el coronavirus: también atacaron la falta de mascarillas, con el problema antes comentado, y han puesto sus 15 impresoras 3D a disposición del proyecto de la Zona Franca que busca esta solución.

Primera industria de España

Pese a ser de capital alemán, Seat es la primera industria de España. Todas estas iniciativas han nacido del personal, pero las ha apoyado la empresa. No es como Donald Trump, que ha querido obligar a Ford a hacer respiradores. Aquí se trata de la sociedad civil movilizada para intentar ayudar en un momento de emergencia nacional.

Cada respirador tiene 80 piezas. Con el diseño, se fueron haciendo pruebas y este ha sido el intento decimotercero. La situación de la sanidad es tan desesperada que hará que se replantee determinados procesos de externalización de producción, que hasta ahora se hacían lejos pero que la crisis del Covid-19 ha demostrado que son estratégicos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios