Quiere utilizarlos para parar la producción

El nuevo gesto de Torra: tirar de inspectores de Trabajo como ariete contra la Moncloa

El president despliega un doble juego: por un lado, aprobará la prolongación del estado de alarma; por otro, gesticula contra el Gobierno en un pulso para frenar del todo la economía

Foto: Quim Torra desde su aislamiento. EFE
Quim Torra desde su aislamiento. EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tira ahora de los inspectores de Trabajo —un cuerpo de funcionarios del Estado central, pero que en Cataluña y el País Vasco opera coordinado con las administraciones autonómicas— como ariete en su pulso con Moncloa a cuenta de cómo tratar la crisis del coronavirus. Fuentes económicas lo han calificado de gesto simbólico, porque esta política ni se ha pactado con los agentes sociales ni la Generalitat cuenta con capacidad suficiente para detener la actividad económica con esos escasos recursos humanos.

Como explica una fuente de CCOO, en la mayoría de las empresas ya se está trabajando con los criterios de salud pública que ahora la Generalitat quiere imponer con una resolución que publicará en el Diario Oficial de la Generalitat. Esa resolución, según ha avanzado Quim Torra, obligará a que todos los trabajadores de la industria —la mayoría de los de servicios ya están teletrabajando— mantengan una distancia de metro y medio de cualquier compañero. En caso contrario, la inspección de Trabajo tendrá la potestad de cerrar la empresa, que es lo que defiende la Generalitat.

En teoría, podría pensarse que la Generalitat va a usar la Inspección de Trabajo para suspender el grueso de la actividad económica en Cataluña, utilizando un hueco legal para sortear la voluntad del Gobierno central, que sigue intentando minimizar el efecto económico del coronavirus. En la práctica, no es así. Primero, porque en la mayoría de las empresas ya se está haciendo justo eso en colaboración con los comités de salud laboral de los sindicatos. Y segundo, por la falta de efectivos.

Según la memoria de la Inspección de Trabajo, Cataluña tiene 96 inspectores, 35 subinspectores y 31 técnicos laborales. Con esos recursos, parar toda la actividad industrial de Cataluña a golpe de inspección salvo los sectores esenciales —alimentación, distribución y farmacia— se presenta como algo titánico. Estamos hablando de más de 5.000 empresas. Literalmente, una misión imposible.

Sin embargo, en la Generalitat se ha cambiado el enfoque. Ahora la cuestión es técnica: paro total de la economía o paro parcial como está aplicando el gabinete de Pedro Sánchez. La Generalitat aboga por el paro total. Y ha conseguido el apoyo de cuatro presidentes autonómicos, según la versión del 'president' de la Generalitat, que no ha querido especificar cuáles. De hecho, Quim Torra ha utilizado para plantear esta medida un tono mucho más conciliador que durante esta semana, como si fuese consciente de que él y su Gobierno se habían estado pasando de frenada.

Cara a la galería

En medios de JxCAT se entiende la nueva resolución del Govern como un gesto de Torra a los suyos mientras los casos siguen creciendo en Cataluña. Un símbolo para consumo interno. Cataluña está al borde de la saturación. El 61% de las plazas de UCI ya está copado por enfermos de coronavirus, según ha explicado Joan Ramon Masclans, jefe de Medicina Intensiva de la Vall Hebrón en una entrevista en 'Vilaweb'. Todo lo que sea poner el foco en el pulso con el Gobierno central, aunque sean cuestiones técnicas, desvía la atención de la opinión pública del incremento de las cifras en Cataluña y de la falta de medios de la sanidad catalana, paralelo a la que está sufriendo el resto de España.

Las cifras de Cataluña en el control de la pandemia son tan malas como las del resto de España, los muertos están creciendo a un ritmo del 40% diario

Cataluña acumula 191 muertos por coronavirus con un total de 449 casos graves. Los muertos han crecido un 56% y los caso graves un 43% respecto al día anterior. Ritmos muy similares a los del resto de España. En total, ya se suman 4.704 positivos.

Giro sutil

Pero en los temas importantes, la Generalitat está siguiendo las pautas que se marcan desde Madrid. Ayer mismo, Torra reconoció que JxCAT votaría en el Congreso a favor de la prolongación del estado de alarma que ayer anunció Sánchez. Del mismo modo, Torra en persona participa en las reuniones de presidentes autonómicos, cuando se había anunciado que no iba a participar en más foros multilaterales. Pero el coronavirus lo cambia todo. Y ahora lo importante es la gestión del día a día, y lo prescindible, el politiqueo de vuelo gallináceo.

Además, Quim Torra no cuenta con el apoyo de los agentes sociales para sus planes de parón de la actividad económica. Con más de 200.000 trabajadores catalanes acogidos a un ERTE, las cifras de paro del mes de marzo van a dar miedo. Y sindicatos y patronal prefieren que los sectores que puedan trabajar lo sigan haciendo, ya que una vez que se paren ciertos centros productivos, no todos volverán a ponerse en marcha cuando pase la epidemia, según teme una fuente sindical.

  

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios