La ANC dona 659.000 euros para no tener que pagar beneficios a España
  1. España
  2. Cataluña
LAS CUENTAS DEL INDEPENDENTISMO CIVIL

La ANC dona 659.000 euros para no tener que pagar beneficios a España

La ANC computó 659.021 euros como gastos en concepto de donativos y anotó 7.136 euros devueltos en los impuestos sobre beneficios

placeholder Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)

Las cuentas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) no van boyantes, al menos sobre el papel. La entidad independentista, que desde este jueves y hasta el próximo domingo celebra su asamblea anual virtual debido al estado de alarma que prohíbe hacerla presencialmente, arrojó unas pérdidas de 582.664 euros en el ejercicio de 2019, según los balances presentados. Eso, en un ejercicio en que su principal negocio, la venta de camisetas patrióticas, sufrió un descalabro recortando las ventas en un 25%.

Pero no hay mal que por bien no venga. En realidad, los números del balance arrojaban un superávit de 69.222 euros. Pero la ANC computó luego 659.021 euros como gastos en concepto de donativos y anotó 7.136 euros devueltos en los impuestos sobre beneficios, lo que arroja el déficit señalado.

El informe económico señala que mantiene "una sólida situación financiera, con cuentas saneadas"

“Este año no pagaremos el impuesto por beneficios al Estado español —especifica el informe—, ya que hemos aumentado la partida de donaciones hechas, hasta el punto de tener pérdidas. Pero tenemos claro que ante su represión, nosotros aumentaremos nuestra solidaridad. La meta de la ANC no es tener beneficios, sino conseguir la máxima cantidad de dinero disponible para ponerlo al servicio de la única razón de ser: la independencia de Cataluña”. Los donativos, según se recoge en otro informe, el de gestión, se canalizan hacia grupos y organizaciones que los piden, diseminados por todo el territorio. “Eso ayuda a conseguir una red solidaria entre las diferentes entidades del territorio que tienen como objetivo la independencia”, explica el texto.

El informe económico que la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, presenta en la asamblea, no obstante, señala que mantiene "una sólida situación financiera, con cuentas saneadas y un patrimonio neto que supera 1.300.000 euros".

Los balances presentados el año pasado arrojaban unas pérdidas en 2018 de unos 5,4 millones de euros, pero en realidad ese dinero estaba consignado en la Caja de Solidaridad y sirvió para pagar embargos y multas a los dirigentes del ‘procés’. En 2019, los números y balances de la Caja de Solidaridad están desgajados de la entidad y ya no computan ni como ingresos los donativos ni como gastos los pagos de multas y embargos.

Un año duro

En el informe económico del último ejercicio, la ANC reconoce que “2019 fue un año difícil, marcado por la represión aplicada tanto a nuestros líderes —con un juicio humillante y una sentencia injusta— como a centenares de personas que ejercían su legítimo derecho a la libertad de expresión. Esta represión también llegó en forma de suspensión cautelar de la campaña 'Consumo estratégico' [o sea, la campaña de boicot a productos y empresas españolas], en una nueva muestra de censura de nuestros derechos como libres consumidores. Ante esta situación, en la ANC hemos hecho campañas proactivas, orientadas al empoderamiento de la sociedad civil, como las de 'Eines de país', la lucha ‘noviolenta’, o la ingente tarea en paradiplomacia y denuncia ante estamentos internacionales”.

El informe de gestión entregado a los socios explica que realizó 11 campañas de impacto mediático, se crearon tres asambleas sectoriales más, cuatro asambleas exteriores y ayudó a “300 personas afectadas por la represión”. Entre las campañas más importantes se citan la de 'Consumo estratégico', la de 'Eines de país' (que le permitió ganar las elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona), la de la Diada 2019, la de la 'Respuesta a la sentencia' (con su vertiente interna y su vertiente internacional, reforzada con las Marchas por la Libertad), y una gran campaña de captación de socios.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

El informe económico, por su parte, explica que el número de socios aumentó un 9,98%, pasando de 44.987 a 49.477. Los simpatizantes pasaron también de 48.657 a 50.002, un 2,39% más. Ello, dice el texto, “nos da una masa social de 99.479 personas. Estos datos consolidan la línea de crecimiento mantenida en este mandato, que iniciamos en marzo de 2018 con 39.191 miembros de pleno derecho. Ahora somos más fuertes que nunca”.

Ello le permite a la ANC sacar pecho y destacar que este año ha consolidado los ingresos fijos “con un aumento global del 9,34%”. Los ingresos por cuotas ascendieron en 2019 a 2,4 millones de euros, a los que hay que añadir casi 2,6 millones de ingresos por 'merchandising' y 270.498 euros por donaciones. Los billetes de autocar le supusieron ingresos por casi 1,7 millones de euros. En total, su presupuesto se disparó el último año a más de 6,9 millones de euros. Esta cifra, no obstante, es un 6,74% inferior a los ingresos del año anterior.

Un ‘agujero’ en las camisetas

En el capítulo de gastos, destacan más de 1,6 millones de euros gastados en transportes y otro tanto en otros servicios. En publicidad, el gasto fue de 300.000 euros, los gastos de personal superan los 900.000 euros y las compras llegan casi hasta 1,5 millones. En arrendamientos, la ANC paga casi 250.000 euros.

En su informe, la cúpula de la ANC destaca que las donaciones "aumentaron más del 205% respecto al año anterior [su monto es relativamente pequeño, puesto que solo alcanzan los 270.000 euros]. Ese optimismo, sin embargo, esconde una cruel realidad: “Las ventas por 'merchandising' han disminuido, lo que afecta a una parte notable de los ingresos por variable, sobre todo en las camisetas del 11-S, que, condicionados por las críticas y la situación política, finalmente bajaron un 25% respecto a las de 2018. Pero somos gente de convicciones, por eso las seguiremos fabricando en Cataluña, cumpliendo las máximas exigencias medioambientales”.

Independentismo Cámara de Comercio Balance Independencia de Cataluña
El redactor recomienda