Temen parecer autonomistas

Torra y JxCAT reproducen los escenarios de octubre de 2017 con la crisis del coronavirus

La comparecencia de Torra hace dos días para solicitar el confinamiento de Cataluña es equiparada con la DUI mientras que el estado de alerta se compara con la aplicación del 155

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el partido que le apoya, JxCAT, apuestan por reproducir los escenarios de octubre de 2017 en la crisis del coronavirus, aunque nada tengan que ver una cosa con la otra, según apuntan fuentes de esta formación política. En este sentido, hay que entender que lo que se busca es poner el foco en las cuestiones competenciales de las CCAA en la declaración del estado de alarma, mientras que la enfermedad sigue avanzando en Cataluña, igual que en el resto de España. Ya han muerto ocho personas y los positivos del virus Covid-19 suman 715 enfermos catalanes. Pero para Torra y su partido el problema son las competencias, que además solo se supeditan al Gobierno español durante el tiempo que dure el estado de alarma.

Los arquitectos de esta idea son el grupo de asesores de Torra, un conjunto de políticos obsesionados con lo que denominan "el relato", y que no quieren que ocho años de 'procés' se vean enterrados por seis meses de coronavirus. Así, el primer paso fue la comparecencia de Torra hace dos días para solicitar el confinamiento de Cataluña, eso sí revestido como una forma de "decretar" un confinamiento. Un decretar que no era tal. Pero el 'procés' es rico en simbologías. Los promotores de esta iniciativa comparan este pronunciamiento de Torra con la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) de Carles Puigdemont el 27 de octubre de 2017. Cataluña se erige en soberana para luchar contra la enfermedad ante la hostilidad de Madrid.

El paso siguiente fue la rueda de prensa de Meritxell Budó ayer para asegurar que la Generalitat "no iba a permitir la invasión de competencias que supondrá el estado de alerta". Pataleo para la galería pero, según el criterio de los 'spin doctors' del 'procés', equipara la declaración del estado de alerta con el 155. Primero el pronunciamiento soberano, luego la represión del Gobierno central. El pequeño detalle del contexto, que añade una pandemia global a esta escenificación, no es importante para los promotores de esta iniciativa.

La portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó. (EFE)
La portavoz del gobierno catalán, Meritxell Budó. (EFE)

Fuentes de Palau explican que, además, hay una clave interna. Torra y JxCAT no quieren parecer autonomistas. Los autonomistas han de ser ERC, porque se está pensando en las próximas elecciones catalanas. Esas cuya fecha anunciará Torra cuando se puedan aprobar los Presupuestos. Y el objetivo es que JxCAT quede por delante de los republicanos. Y por eso no puede parecer que uno esté coordinado con el Gobierno central.

Pero ERC calla. La 'consellera' de Salut, Alba Vergés es republicana, está en primera línea de esta crisis y no se ha sumado a las críticas de sus socios de coalición.

JxCAT a la carga

JxCAT ha salido en tromba a apoyar a Torra en esta línea. Así lo ha hecho, por ejemplo, la portavoz del partido en el Congreso, Laura Borràs, que en Twitter ha asegurado que la declaración de estado de alerta es "un 155 para policías, hospitales y transportes". Otros han ido más lejos, como ha sido el caso del vicepresidente del Parlament, Josep Costa, quien en la misma red social ha afirmado: "Los golpes de estado tradicionalmente se camuflaban con el estado de alarma. Si un gobierno de coalición con la izquierda 'plurinacional' no sabe gestionar una emergencia sin aplicar el 155, ¿qué más tiene que pasar para convenceros de que este Estado no tiene remedio?". Se trata, pues, de una opción de partido y se quiere desgastar a Pedro Sánchez y al PSOE al precio que sea. Para la columnista Pilar Rahola, el estado de alerta "es un 155 encubierto".

Por tanto, línea muy dura y oposición frontal de Cataluña a las medidas de urgencia del Gobierno español. Hay que entender que jurídicamente el estado de alerta supone una intervención mucho más fuerte que el 155. Pone a los Mossos bajo el control directo del Ministerio del Interior, por ejemplo. Pero lo hace de manera temporal, controlada y con la cobertura de una Ley Orgánica y la Constitución.

Múltiples voces del entorno de JxCAT han criticado el estado de alerta, incluso calificándolo de "golpe de Estado", igual que hicieron en 2017 con el 155

El PDeCAT receloso

En el PDeCAT se mira con recelo esta estrategia y se teme que la evolución de la enfermedad acabe dejando en ridículo este tipo de posicionamiento. En el partido hay personas que añoran una política más cercana a la gente. Hay casi 70.000 personas confinadas en la conurbación urbana de Igualada, por ejemplo, y no se han hecho gestos hacia las personas afectadas.

Esta es una crisis de gestión. Pero Torra no está cómodo en la gestión sino en el simbolismo. Simbolismo al que ha vuelto rápidamente a pesar de la crisis desatada y de su fuerte impacto en la ciudadanía.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios