Es una fundación de políticos soberanistas

La universidad que emplea a Junqueras: tutela de la Generalitat y millones en ayudas

Hoy, el líder de ERC empieza a trabajar de profesor en la Universitat de Vic. Se alega que se trata de un ente privado. Pero la presencia pública y del soberanismo está por todas partes

Foto: Universitat de Vic. (Google Street View)
Universitat de Vic. (Google Street View)

La Universitat de Vic, que da trabajo a partir de hoy a Oriol Junqueras para que pueda salir de prisión acogiéndose al régimen de semilibertad previsto en la legislación, es formalmente una universidad privada, pero financiada con dinero público. La Fundació Universitària Balmes, que es la que gestiona esta universidad, recibió en 2019 8,2 millones de euros a través de 26 subvenciones de la Generalitat, según consta en el Registro de Ayudas y Subvenciones de la Generalitat. Junqueras se encuentra inhabilitado por el Tribunal Supremo y, por tanto, no podría trabajar para universidades públicas, como la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), donde daba clases de Historia Moderna. Pero a través de este subterfugio legal sí que acabará beneficiándose de manera parcial de fondos públicos.

El campus de Vic, en Barcelona, cuenta con un presupuesto de 42 millones anuales, según la propia información de esta entidad, con lo que una quinta parte la cubren las ayudas de la propia Generalitat. Pero hay más dinero público, ya que en 2016, último presupuesto cerrado, se registraron también subvenciones del Ministerio de Economía, de la Comisión Europea, de la Diputación de Girona y hasta de algún 'consell' comarcal. Se trata, por tanto, de una entidad que funciona como una aspiradora de dinero público.

Oriol Junqueras. (EFE)
Oriol Junqueras. (EFE)

A Junqueras lo ha contratado de modo directo el rectorado de la Universitat de Vic. Este contrato es una condición sin la cual no podría salir de prisión durante algunas horas cada día. En teoría, lo contrata una universidad privada para hacer formación continuada, nada reglado, un encargo que encaja con la experiencia de Junqueras, que fue profesor en la UAB, donde tenía fama de buen docente. El rector es Josep Eladi Baños, catedrático de Farmacología. Tras la sentencia contra Junqueras y el resto de los encausados en el juicio del 'procés', el rectorado de la Universitat de Vic fue uno de los que flexibilizaron los mecanismos de evaluación para que los alumnos pudiesen sumarse a las protestas callejeras que convocaba Tsunami Democràtic.

Aunque formalmente es una universidad privada, los patronos de la Fundació Universitària Balmes son de manera mayoritaria instituciones públicas, como la propia Generalitat, el Ayuntamiento de Vic, el Ayuntamiento de Manresa y en menor medidas otros municipios, también independentistas. Está hasta el Ayuntamiento de Berga, controlado por la CUP desde hace dos legislaturas. Pese a tratarse de una estructura jurídica de entidad privada que cobra matrículas como una universidad privada, en realidad se trata de instituciones cuya titularidad última es pública y que en buena parte perciben ayudas públicas. No es un caso único. La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) opera del mismo modo, una estructura privada pero al final con las administraciones detrás. Nada raro en una Cataluña que lleva décadas privatizando servicios universitarios. Hasta que deciden contratar a Oriol Junqueras alegando justo ese carácter de privacidad.

Presidenta polémica

La presidenta de la Fundació Universitat Balmes es la alcaldesa de Vic, Anna Erra. Sí, la misma que el pasado mes tuvo una intervención en el Parlament, sobre el aspecto de los catalanes y la lengua que utilizaban. Erra ya arrastraba un historial muy polémico. Es la que instaló altavoces en Vic para enviar mensajes en apoyo de los presos del 'procés'. O la que en la última campaña electoral calificó de “colonos” a los catalanes contrarios a la independencia.

Pero es que todo el patronato está plagado de políticos independentistas. Y cuando aparece un miembro del sector privado, resulta que es Joan Font, presidente de la cadena de distribución Bon Preu, uno de los mayores representantes del soberanismo empresarial.

En el patronato de la fundación que gestiona la Universitat de Vic, están desde numerosos alcaldes independentistas hasta el dueño de Bon Preu

Así, en la fundación se encuentran Francesc Xavier Grau, secretario de Universidades de la Generalitat y vicepresidente del patronato que rige la Universitat de Vic, Maria Victòria Girona, directora general de Universidades de la Generalitat, y Josep Ribas, subdirector de Universidades de la misma administración.

Pero además están el alcalde de Manresa, Valentí Junyent (JxCAT), que ejerce también de vicepresidente de la Fundació Universitat Balmes; la alcaldesa de Berga, Montse Venturós (CUP); el alcalde de Manlleu, Àlex Garrido (ERC); el alcalde de Olot, Josep Berga (JxCAT), y el alcalde de Ripoll, Jordi Munell, a su vez diputado en el Parlament por JxCAT. Estos son los más destacados, pero también hay otros tres regidores de Vic.

Parten y reparten

En algunos casos, los mismos altos cargos que reparten las subvenciones luego se encuentran en el patronato de la fundación que controla la universidad que las recibe. Es el caso de los tres miembros de Universidades de la Generalitat. Esta secretaría general depende del departamento de Empresa, que es el que otorgó ocho millones de euros el pasado año a la Fundació Universitat Balmes.

Todo este tipo de entramado es legal y relativamente común en un mundo universitario como el catalán, obsesionado por los bajos costes y en precarizar al profesorado, desde que se aplicó la reforma Mas-Colell. El problema radica en si se puede argumentar que se trata de algo privado con tal presencia de agentes públicos a la hora de justificar la contratación de Junqueras.

Competencia desleal

Fuentes del mundo universitario han explicado que las otras universidades privadas llevan años quejándose de la Universitat de Vic por competencia desleal a raíz de la cantidad de fondos públicos que percibe de la Generalitat. Porque la Administración no solo subvenciona su funcionamiento diario, sino también inversiones concretas. Estas otras universidades aseguran que la Generalitat subvenciona la de Vic a pérdidas. La Universitat de Vic opera como una privada. Las matrículas cuestan unos 6.000 euros. Pero, pese a eso, pierde dinero porque en muchas carreras, como en Medicina, muchos alumnos solo cursan el primer año, ya que allí pueden entrar con menos nota y luego trasladan su expediente a otra universidad. Esas mismas fuentes explican que solo algunas carreras como Fisioterapia y Deporte presentan un auténtico aluvión de estudiantes franceses.

El control soberanista sobre la Universitat de Vic también se extiende al ámbito académico y se refleja en un importante número de antiguos altos cargos de la Generalitat que ejercen de profesores asociados o incluso titulares. Por tanto, los vínculos políticos entre este campus y el actual poder político en Cataluña son muy estrechos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios