DECLARACIÓN EN EL PARLAMENT

Jordi Turull echa en cara a los diputados independentistas la desunión de ayer

"Para que la prisión tenga sentido hay que estar alineados", avisó Jordi Turull que confesó "la gente envía cartas a la cárcel y no está entendiendo nada"

Foto: El exconseller Jordi Turull declara en el Parlament. (EFE)
El exconseller Jordi Turull declara en el Parlament. (EFE)

El exconseller de Presidencia, Jordi Turull, ha aprovechado su presencia en la Comisión del 155 del Parlament para reñir a los diputados por el penoso espectáculo que se dio ayer en el Parlament, con JxCAT y ERC enfrentados a muerte por la cuestión de la inhabilitación de Quim Torra, quien a esas horas ya había abandonado el Parlament cuando este preso les lanzó este reproche.

Turull no hizo campaña. Turull pidió unidad. “Si quieren que no tengamos momentos tirstes en la celda ahorrenos episodios como los de ayer”, imploró este antiguo alto cargo y hoy encarcelado en Lledoners.

"Para que la prisión tenga sentido hay que estar alineados con la persistencia de la gente", avisó Jordi Turull que les confesó "la gente nos envía muchas cartas a la cárcel y no está entendiendo nada". Turull se veía cansado, había perdido peso e incluso su tono de voz no era le que tenía cuando estaba en libertad.

El exconseller del Govern de Carles Puigdemont reconoció que “ya sé que no es lo que debería decir. Pero esto lo deberíamos evitar. Porque ver esto desde la cárcel es muy triste” y ha añadido: "No podemos olvidar cuáles son nuestros compromisos con los ciudadanos. Si hay lealtad y confianza y con una gente que hay en todos los rincones de Cataluña no les podemos fallar".

Llegada de Turull al Parlament. (EFE)
Llegada de Turull al Parlament. (EFE)

Turull citó a Carles Puigdemont y pidió a los diputados: “Dejen el orgullo y cojan la bandera de la unidad y de la dignidad”. Una bofetada a los soberanistas electos presentes.

"No soy feliz en prisión cuando las tensiones no se resuelven de puertas adentro sino desde la tribuna", apuntó un Turull embargado por el desánimo. Un desánimo que no venía por los doce años de condena que le aplicó el Tribunal Supremo sino por el clima de enfrentamiento que se vive en el seno del Govern. Tras esta queja, Jordi Turull fue aplaudido por los presentes en la sala.

Turull aprovechó para asegurar que en octubre de 2017 no habían engañado a nadie. "Cataluña en muy poco tiempo puede estar preparada para ser un Estado. Hay gente muy preparada. Estamos muy preparados. Yo no siento que haya engañado a nadie. No engañamos a nadie. Los que no estaban preparado para un acto de radicalidad democrática fueron los miembros del Estado español. Si se acepta el resultado del referéndum nosotros en cuatro meses hubiéramos podido ser un Estado".

Otro tono

Tras Oriol Junqueras, fue el turno de Jordi Turull. Rápido y más breve, no desaprovechó de nivelar a Junqueras mencionando al ausente Carles Puigdemont. Ni tampoco de lanzar un toque de atención en un Parlament que se sumió este lunes en el caos. Dijo a las formaciones independentistas que "tienen la obligación" de entenderse. Reclamó un espíritu de "ir a la una, de unidad, de lealtad, de firmeza, de civismo, de determinación" "Haciéndolo así se ha demostrado que podemos hacer posible el imposible", lanzó. En la línea del 'lo volveremos a hacer', recordó que el 1-O fue "un mandato" y como tal, "hay que culminarlo".

Mencionó la victoria en las urnas en las elecciones tras el 155. Indicó que tras su aplicación, al Estado le vuelven a fallar precisamente las urnas que dieron mayoría absoluta al independentismo y dejaron "en evidencia al Estado". "Lejos de reflexionar, sigue atornillando. Y vuelve a dar un salto adelante con un auténtico cruce de poderes con la voluntad de intervenir el mandato de las urnas". "Incluso ahora, con todo lo que se está viviendo, Carles Puigdemont aún quiere mantener un diálogo real con el Estado. Las urnas han desautorizado a este Estado Español", dijo.

En la línea del 'lo volveremos a hacer', recordó que el 1-O fue "un mandato" y como tal, "hay que culminarlo"

Definió el 155 como "un bypass" que se colocó para intervenir “las urnas y la democracia en Cataluña”. El colofón de una intervención progresiva ejercida por el Gobierno y los tribunales, entre ellos el Constitucional al que criticó duramente. “Es un tribunal que se adaptaba y se adapta a la conveniencia del Gobierno de turno”, dijo. Mencionó a Mariano Rajoy. “Su intención era a apartar a aquellos que no agradaban y no lo hacían porque defendían el derecho de los catalanes de gobernarse a través sus propias instituciones”.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios