Se intentan aunar posturas

Torra pide al 'Parlament paralelo' marcar líneas rojas a su negociación con el Gobierno

En sede parlamentaria, el presidente catalán ha anunciado que la Asamblea de Cargos Electos que creó Puigdemont ha de reunirse de nuevo y se espera que defina una postura

Foto: Unos manifestantes muestran su apoyo al presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
Unos manifestantes muestran su apoyo al presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

El presidente catalán, Quim Torra, pretende que las líneas rojas que definan la postura que adoptará el independentismo en la mesa de negociaciones con el Gobierno español sea fijada por la Asamblea de Cargos Electos, el nuevo parlamento paralelo auspiciado por Carles Puigdemont integrado únicamente por políticos independentistas pero que carece de ningún tipo de cobertura legal o jurídica. Esta Asamblea solo se ha convocado una vez. Y por ahora no tiene nueva fecha para volver a reunirse.

Torra anunció el pasado 4 de enero en el Parlament lo siguiente: “Pido que el grupo impulsor vuelva a convocar la Asamblea de Cargos Electos para encarar conjuntamente la respuesta del independentismo en esta nueva acción”. Fuentes de ERC explican que este anuncio se había pactado con los republicanos y que en ese momento se esperaba que la convocatoria sirviese para aunar posturas en el independentismo y pactar líneas rojas ante la convocatoria de una mesa de negociación con el Gobierno español, que los republicanos pidieron que se convocase en 15 días.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

“Hay que ensanchar la lucha y la desobediencia a todas las instituciones del país, también a las municipales, y crear nuevos espacios institucionales de soberanía democrática. Es en este sentido que pensamos que urge la convocatoria de la Asamblea de Cargos Electos de Cataluña y que esta concrete una agenda de acciones en respuesta a la represión, en defensa de las soberanías y de la autodeterminación”, aseguró Quim Torra en su intervención parlamentaria.

Cuatro días después la portavoz de la Generalitat, la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budó, recalcó: “El 'president' Torra pidió hablar con los diferentes actores del independentismo en Cataluña, partidos y entidades para poder establecer contenidos, condiciones y garantías para afrontar el diálogo de Gobierno a Gobierno". Budó no quiso especificar quiénes eran esos “diferentes actores”. Se entiende que incluyen a Òmnium y la ANC. Pero se evitó hablar de la Asamblea de Cargos Electos puesto que, al contrario, que estas asociaciones, la base democrática de un ente que se convoca desde Waterloo y que carece de cualquier respaldo legal o democrático resulta problemática.

Aceptar el marco

Como apuntan fuentes del PSC, la clave no radica en las líneas rojas que se marquen desde fuera sino las que ya están marcadas en el documento que firmaron ERC y PSOE, el cual fija el futuro diálogo: "Sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático". Por tanto, la teórica base de un acuerdo previo del independentismo topará con los propios límites de lo que ya acordó en su día la formación de Oriol Junqueras.

Todo lo que haya quedado fuera del pacto que firmaron ERC y el PSOE difícilmente podrá encajar en el diálogo entre la Generalitat y el Gobierno

El futuro ministro de Sanidad, Salvador Illa lo explicó de forma clara en RAC-1 donde aclaró que ni el indulto, ni la amnistía ni el referéndum forman parte de este acuerdo con los republicanos y que estos términos no se contemplan desde las posiciones del PSOE.

“En la mesa no se ha hablado de indulto y yo no lo veo en el horizonte. ERC defiende la amnistía pero esto no forma parte de los acuerdos. Y también defiende el referéndum. No sé si en reuniones hablamos, pero nosotros no compartimos la propuesta y no forma parte de los acuerdos”, aseguró Illa, con lo que advertía que lo que todo lo que esté fuera del pacto se quedará fuera del pacto. Illa fue parte de las negociaciones por las que se acordó establecer esta mesa de diálogo.

Dudas en JxCAT

ERC siempre se ha mantenido muy firme a la hora de defender la mesa de diálogo con el Gobierno español pero en JxCAT han ido dando bandazos. Quim Torra al principio se opuso pero luego se ha enfrascado en la tarea de liderar esas conversaciones. Carles Puigdemont primero calló y luego fue quien teorizó sobre la necesidad de un acuerdo previo de las fuerzas independentistas. Otros miembros de la coalición como Laura Borràs siempre se han opuesto. En todo caso, se marquen como se marquen las líneas rojas estas corren el riesgo de ser tan maximalista que luego no podrán tener una traslación real a la mesa en cuestión.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios