ESPAÑA TENDRÁ QUE TRAMITAR UN SUPLICATORIO

La Justicia belga suspende la euroorden contra Puigdemont al considerarle inmune

Tras notificarse la sentencia del 'procés' el 14 de octubre, el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, activó una vez más la orden europea e internacional de detención

Foto:

La Justicia belga ha suspendido la euroorden emitida por España contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y el 'exconseller' Toni Comín al considerar que ambos gozan de inmunidad como europarlamentarios, explican fuentes de su defensa. La decisión se apoya en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea del 19 de diciembre, que falló que Oriol Junqueras era inmune desde que fue proclamado eurodiputado. El juez belga sostiene ahora que este pronunciamiento debe extenderse a los casos de Puigdemont y Comín, por lo que todo apunta a que España tendrá que tramitar un suplicatorio en el Parlamento Europeo para que levante la protección de la que gozan ambos.

La próxima vista del proceso de la euroorden estaba fijada para el 3 de febrero, cuando el juez belga esperaba que estuviera resuelta la cuestión de la inmunidad europarlamentaria del 'expresident' y del 'exconseller', que mantenían un pulso legal con el Parlamento Europeo. Aunque el proceso de la euroorden tiene un plazo máximo de resolución de 60 días, ampliables otros 30 días, la Justicia belga ya iba a superar de largo estos tiempos. Al adelantar su decisión, el juez no ha llegado ni siquiera a entrar en el fondo del procedimiento, consistente en comparar los delitos por los que se busca a una persona en el país emisor de la orden con delitos en el Estado receptor.

Desde el principio del proceso, Puigdemont ha defendido, tanto ante la Fiscalía como ante el juez belga, que contaba con inmunidad europarlamentaria, postura que el juez belga ha dado por buena. Ahora se abre la puerta a que el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, pida el suplicatorio al Parlamento Europeo, que tendría que dar luz verde a la retirada de la inmunidad a Puigdemont y Comín. Se trata de un proceso largo que incluye audiencias de los afectados frente a la comisión parlamentaria de Asuntos Legales, que tiene que aprobar un informe. Una vez superada esta fase, el documento debe ser votado en el pleno y aprobado por mayoría simple.

Por ahora, el proceso de acreditación de Puigdemont y Comín en el Parlamento Europeo no ha terminado. Aunque se da por hecho, el 20 de diciembre ambos líderes catalanes solo obtuvieron una acreditación temporal, de un solo día, y completarán todo el papeleo y procedimientos cuando la Cámara vuelva a su actividad el próximo 6 de enero. El próximo 17 de enero, Puigdemont y Comín serán entonces recibidos en el pleno de Estrasburgo, el primero en el que participarán tras completar el proceso de acreditación.

A la vista del efecto que podía tener sobre la causa el fallo del TJUE, la propia Fiscalía ya pidió en diciembre al Supremo que solicitase "de forma inmediata a la autoridad de ejecución de Bélgica la remisión al Parlamento Europeo de la solicitud de suspensión de la inmunidad, al objeto de que deje sin efecto los plazos para la resolución de la entrega hasta tanto el Parlamento Europeo decida sobre tal petición".

La tercera euroorden también fracasa

Tras notificarse la sentencia del 'procés' el pasado 14 de octubre, Llarena activó una nueva orden europea e internacional de detención y entrega contra Puigdemont y Comín por los delitos de sedición y malversación. El juez recordaba para ello que la simple imputación de los líderes independentistas propició su fuga en 2017, por lo que las condenas a Junqueras y el resto de miembros del Govern conllevaban el riesgo de que buscasen reforzar su huida y se refugiasen en países que no forman parte de la Unión Europea. Su argumentación, sin embargo, no ha convencido a la Justicia belga.

El 18 de octubre, coincidiendo con la entrega voluntaria del 'expresident' ante las autoridades belgas, el juez que estudiaba la euroorden ya evidenció las dudas que le suscitaba la elección como eurodiputado de Puigdemont. De madrugada, remitió una consulta urgente a España y pidió aclarar lo que apreció como un fleco respecto a la euroorden de España contra el 'expresident' por su elección como parlamentario. Entonces, Llarena remitió un nuevo escrito en el que remarcaba que el líder independentista no gozaba de la misma inmunidad, afirmación que desde Bélgica consideran que queda desmentida con la sentencia del TJUE.

Con esta última euroorden, la Justicia española ya ha emitido tres contra el expresidente catalán. La primera solicitud la firmó en noviembre de 2017 la entonces jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, pero el propio Llarena decidió retirarla tras asumir la instrucción de la causa en diciembre: temía que Bélgica se negara a entregar al político por rebelión, situación que cerraba la puerta a juzgarle por ese delito en España. Este miedo terminó por confirmarse con la segunda euroorden, que propició que Puigdemont fuera detenido en Alemania en marzo de 2018. Llarena consideró que era el país más propicio para solicitar la extradición del expresidente catalán por rebelión, pero la Justicia alemana solo aceptó extraditarle por malversación, lo que llevó al magistrado a retirar su solicitud y a mantenerla suspendida hasta el pasado octubre.

Tras estos dos intentos fallidos, el Tribunal Supremo confió en que la tercera euroorden terminara con Puigdemont en el banquillo. A diferencia de las anteriores, en esta ocasión no se solicitaba su entrega por rebelión, por lo que Llarena no tenía que entrar a explicar el uso de la violencia en el proyecto independentista. Pese a ello, la sentencia del TJUE del pasado 19 de diciembre cayó como un jarro de agua fría sobre el alto tribunal: “Una persona que resulta elegida al Parlamento Europeo adquiere la condición de miembro de dicha institución por el hecho y desde el momento de la proclamación de los resultados electorales, de modo que goza de las inmunidades reconocidas por el artículo 9 del Protocolo”, sostiene la misma. Con este pronunciamiento sobre la mesa, la Justicia belga ha suspendido ahora la tercera euroorden contra Puigdemont.

Tras anunciarse la decisión, el propio Puigdemont la ha celebrado en Twitter. "¡La Justicia belga reconoce nuestra inmunidad y decide suspender la orden de arresto y extradición!", ha publicado en su cuenta. "Ahora, todavía estamos esperando la libertad de Junqueras, que tiene la misma inmunidad que nosotros. España debe actuar de la misma manera que Bélgica y respetar la ley". Más allá de las palabras de Puigdemont, el efecto de la sentencia del TJUE sobre Junqueras no está tan claro, pero sí sobre otra de las huidas: la 'exconsellera' Clara Ponsatí, que, una vez se consume el Brexit, también obtendrá escaño en el Parlamento Europeo, quedando así amparada por la inmunidad.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
92 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios