UTILIZÓ AL EJÉRCITO PARA EVITAR UN REFERéNDUM

La Generalitat ficha al expresidente de Croacia y lo lanza contra Pedro Sánchez

El exmandatario croata, Stjepen Mesic, ha escrito una carta dirigida al presidente en funciones en la que le solicitaba que cesase en la represión del independentismo catalán

Foto: Foto de archivo del expresidente croata, Stjepan Mesic. (EFE)
Foto de archivo del expresidente croata, Stjepan Mesic. (EFE)

El consejero de Exteriores de la Generalitat, Alfred Bosch, difundió este viernes una carta del expresidente de Yugoslavia y de Croacia, Stjepen Mesic, al presidente español, Pedro Sánchez, en la que le solicitaba que cesase en la represión del independentismo catalán. "El expresidente croata reclama por carta a Pedro Sánchez acabar con la represión al independentismo. ¿Qué más hace falta para que lo entiendan?", lanzaba Bosch en un tuit en el que adjuntaba la misiva, escrita en croata. Otro tuit posterior, que recogía unas declaraciones del propio Bosch a TV3, redundaba en lo mismo: "Hoy, el expresidente de Croacia, Stjepan Mesic, reclama a Pedro Sánchez lo que ya pide media Europa: esto no puede ser, se ha de acabar la represión".

Claro que no todo es lo que parece. Se trata de otra maniobra más del independentismo para dejar en mal lugar al Gobierno español. En esta ocasión, utilizando las herramientas de la Generalitat. Porque resulta que la carta, de la que tiene copia el propio Bosch, está escrita por Mesic como expresidente de Yugoslavia y expresidente del Parlamento de la República Independiente de Croacia.

La misiva no empieza con buen pie: Mesic dirige la misma al "primer ministro" Pedro Sánchez, lo cual es erróneo, ya que su cargo es presidente de Gobierno (en funciones). Luego, en el texto, el exmandatario yugoslavo reconoce que "no hay base para comparar iniciativas para la independencia de Cataluña con el camino croata para la independencia". Reconoce también diferencias insalvables entre Yugoslavia y España, pero alerta de posibles consecuencias negativas "para España" con las condenas a los procesados por el 1-O. Asegura que si los independentistas violaron la ley es lo de menos, ya que "solo expresaron su posición" y asegura que las condenas se interpretarán, "en muchos países, como un castigo por representar una posición política en particular".

"El expresidente de Croacia, Stjepan Mesic, reclama a Pedro Sánchez lo que ya pide media Europa: esto no puede ser, se ha de acabar la represión"

Claro que eso lo dice un líder político que, en 1995, envió al Ejército a la provincia de Krajina cuando esta quiso celebrar un referéndum de autodeterminación y él era primer ministro de Croacia. Los krajineses llevaban más de dos años intentando celebrar la consulta. Este territorio, de mayoría serbia, quería unirse a otro territorio similar que ocupaba parte de Bosnia. De hecho, Krajina llegó a tener Parlamento propio desde 1991 a 1995. El temor de los krajineses era que las autoridades de Zagreb iniciasen una limpieza étnica, como habían hecho en los años 40 del siglo pasado. En 1995, pues, Croacia puso en marcha la ‘Operación Ljeto 95’ y la ‘Operación Tormenta’: 130.000 soldados invadieron Krajina y aplastaron a 30.000 milicianos. Hubo un éxodo de 200.000 habitantes, 2.500 muertos y tres generales croatas fueron acusados de crímenes de guerra ante la Corte Penal Internacional, que también investigó al presidente croata, Franjo Tudjman, aunque no se incluyó a Mesic. Para justificar el empleo del Ejército, Mesic aseguró que "desde un punto de vista legal, la decisión de los serbios de Krajina no tiene ningún valor" y afirmó que era la hora de que Croacia adoptase "una política más agresiva". Ironías del destino, lo que no permitió (por las armas) en su país, lo reclama ahora para el territorio de Cataluña.

Se trata, pues, de una carta escrita al dictado de unos posicionamientos muy concretos. Si ya resulta llamativo el hecho de que un consejero autonómico español tenga una copia de la misiva, más lo es que Mesic tome partido de una manera tan rotunda por una de las facciones en liza dentro del conflicto catalán. Pero eso es porque, en realidad, el expresidente croata ha sido 'fichado' por el independentismo: el pasado 15 de noviembre, Alfred Bosch de reunión con él en Zagreb y le ofreció "presidir un comité de apoyo a los presos políticos catalanes".

Ávido de reconocimiento

Mesic, un político siempre ávido de reconocimiento internacional, no lo dudó ni un instante y aceptó. El catalán se comprometió a ponerle en contacto directo con los presos y en la propia página web de la Generalitat de Cataluña dio a entender que la creación el comité era obra del propio Mesic, mientras Bosch se refería a él como "una leyenda histórica que no entiende porqué el Estado español opta por mecanismos tales cómo envía políticos a la cárcel, el exilio y la represión contra la ciudadanía". La web destacaba también que el exmandatario yugoslavo "ya había mostrado anteriormente su apoyo en la defensa de los derechos fundamentales del Gobierno catalán y, una vez más, ha querido escuchar la visión de Cataluña sobre la situación con el Estado español, aprovechando la visita del consejero Bosch en el país".

La primera misión de ese supuesto comité de apoyo (no ha hecho público quién lo compone, aunque desde sectores independentistas se deja caer que son "personalidades políticas y sociales") ha sido la carta a Pedro Sánchez, que sorpresivamente le ha llegado al presidente del Gobierno y al consejero de Exteriores de la Generalitat.

Más allá de los dos expolíticos yugoslavos, apenas hay posicionamientos oficiales a favor de la secesión de Cataluña

Apenas un par de semanas antes, Alfred Bosch recordaba en un programa de la BBC que acababa de recibir “desde Eslovaquia el apoyo de miembros del Parlamento, y también del primer presidente de Eslovenia, Milan Kucan, yo del excroata Stjepan Mesic”. Ellos fueron los dirigentes políticos de peso que firmaron un manifiesto (que recogía 100 firmas) de diputados y senadores europeos que apoyaron la libertad de los políticos presos en España en 2017. No hay que olvidar que Kucan es el otro gran comodín que siempre saca a relucir el independentismo al hablar de apoyos internacionales. Pero más allá de los dos expolíticos yugoslavos, apenas hay posicionamientos oficiales a favor de la secesión de Cataluña.

Mesic, no obstante, ya había intentado 'meter baza' en España. En el año 2004, se ofreció al entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para ser el mediador en una hipotética negociación entre el Ejecutivo español y ETA. En aquel momento, Mesic oficiaba como presidente de Croacia, pero ni por ésas su propuesta fue aceptada por los socialistas españoles. Durante su mandato en Croacia, salieron a la luz varios escándalos de corrupción por robo y malversación de recursos del Estado (además de una profunda crisis económica), que acabaron costando el poder a su partido en favor del principal líder opositor.

En el 2013, el expresidente Croata reconocía que si Cataluña se independizaba, ya no sería miembro de la Unión Europea. Y vaticinaba que tanto Serbia como España acabarán reconociendo a Kosovo y esta entrará en la UE. "España no reconoce a Kosovo no porque esté en contra, sino porque tiene problemas internos propios. Es por eso que le estoy diciendo que [la integración de Kosovo en la UE] ya no es un problema político, es un problema técnico".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios