Manipuló hasta el contador de la luz

El amigo al que favoreció Borràs, condenado a 5 años por tráfico de droga y moneda falsa

El amigo de la líder de JxCAT en el Congreso, al que supuestamente concedió contratos a dedo, fue condenado el pasado mes de septiembre por diversos delitos contra la salud pública

Foto: Laura Borràs, en la tribuna de invitados del Parlament. (EFE)
Laura Borràs, en la tribuna de invitados del Parlament. (EFE)
Adelantado en

A la líder de Junts per Catalunya (JxCAT) en el Congreso, Laura Borràs, se le acumulan los problemas. A pesar de sus afirmaciones sobre que solo está citada a declarar en el Tribunal Supremo, lo cierto es que este ha acordado abrir procedimiento penal contra ella "para investigar los indicios de diversos delitos apreciados por el juzgado de instrucción número 9 de Barcelona cuando la aforada era directora de la Institució de les Lletres Catalanes". El alto tribunal designó como instructor de la causa al magistrado Eduardo de Porres, por lo que las afirmaciones de Borràs sobre su situación son falsas.

En concreto, se investigará si cometió los presuntos delitos de "prevaricación, fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental". Y todo para beneficiar a un íntimo amigo suyo, Isaías Herrero, a quien le llegó a adjudicar 260.000 euros en pequeños contratos que no superaban los 18.000 euros. Este modo de proceder fraudulento se utiliza en la Administración pública cuando se quiere favorecer a alguien y adjudicarle ilegalmente contratos que deberían adjudicarse mediante concurso. Al no superar cada uno de ellos el límite de los 18.000 euros, el tipo de adjudicación se realiza directamente a dedo, por lo que se infringe la ley. La disculpa de Borràs de que han sido las 'cloacas' del Estado las que han abierto una causa contra ella carecen, pues, de total fundamento. Pero la táctica de envolver los delitos en la bandera, que tan buen resultado le dio a Jordi Pujol, vuelve a ser utilizada por sus sucesores.

En conversaciones telefónicas legalmente intervenidas por el juzgado, Herrero se ufanaba de la amistad con la política y de los 'marrones' que tenía con la Administración. "Imagínatela de ministra de Cultura y a mí dándome trabajo de esto. De puta madre", espetaba a su interlocutor. Por si fuera poco, en el sumario constan correos de la propia Borràs diciéndole cómo tenía que proceder para que les fuesen adjudicados los trabajos. En un alarde de sinceridad, la líder de JxCAT le dice en uno de los 'mails': "Pero no te preocupes, que el dinero lo tengo reservado y es para esto. Es solo que el trámite es un poco farragoso".

La guinda de estas desafortunadas relaciones la puso la Audiencia de Barcelona a finales de este mes de noviembre: Isaías Herrero fue condenado a cinco años de prisión por los delitos de falsificación de moneda y contra la salud pública, además de imponerle diversas multas por estos delitos y por la defraudación del fluido eléctrico, junto con el pago de las tres cuartas partes de las costas causadas por el juicio.

Una farmacia de droga

En este procedimiento quedó claro que las actividades del amigo de Borràs no eran del todo normales. El empresario vivía en la localidad de Vacarisses (cerca de Barcelona), en una casa alquilada donde los agentes de policía encontraron, en octubre de 2017, todo un arsenal de estupefacientes, además de una balanza de precisión. Entre otras cosas, un montón de pastillas de MDMA. Las había para todos los gustos: azules, de forma triangular y pintadas con una calavera; redondas de color lila; rectangulares de color rosa y con la marca de Red Bull… incluso 97 comprimidos de color lila "con la forma del escudo del FC Barcelona". Cada uno de los comprimidos de éxtasis tenía un precio de 11 euros.

Además, tenía otras sustancias, como bolsas con materia vegetal que resultó ser tetrahidrocannabinol (THC, cuyo precio en el mercado es de 6 euros el gramo), así como heroína base (que se vende a 58 euros el gramo). El THC es el componente psicoactivo del cannabis.

La líder de JxCAT, Laura Borràs, ante los medios. (EFE)
La líder de JxCAT, Laura Borràs, ante los medios. (EFE)

En su poder, se encontró también un sobre que había sido enviado desde el extranjero con 20 billetes de 50 euros falsos. En un registro posterior, se encontraron otros nueve billetes falsificados. Tanto Herrero como un amigo suyo (el mismo con quien hablaba de su relación 'empresarial' con Laura Borràs en algunas conversaciones telefónicas), según consta en la sentencia, "actuando de común acuerdo y movidos por un ánimo de enriquecimiento ilícito y falsario, recibían billetes de 50 euros de un país extranjero y de autor no identificado a través de un apartado de correos de la oficina de Correos de Castellbell i el Vilar".

Además: "El procesado, movido por un ánimo de perjudicar a las empresas suministradoras y comercializadoras de electricidad, y de forma no autorizada, manipuló el contador de la electricidad de la vivienda de Vacarisses que había alquilado al propietario del inmueble, para no tener que pagar la energía eléctrica que le era suministrada, lo que supuso un perjuicio para Endesa y Viesgo, empresas suministradoras y comercializadoras, así como para el propietario de la vivienda donde se produjo el hecho, de 2.465,69 euros, incluidos impuestos eléctricos e IVA, por los cuales reclaman".

Estos hechos ocurrieron justamente cuando Herrero se estaba beneficiando de los contratos a dedo otorgados por su amiga Borràs. Pero, en esta ocasión, contrariamente a lo que dice el refrán, el amigo no es un tesoro, sino una horrible pesadilla.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios