amenaza con reventarlo en la calle

JxCAT teme que el apoyo de ERC en Madrid incluye un nuevo tripartito en Cataluña

Desde la formación de Puigdemont se asegura que “existe ya un pacto secreto trabado entre ERC y Podemos. Lo tienen todo atado, y lo que hagan a partir de ahora es pura comedia”

Foto:  La cabeza de lista de Junts per Catalunya, Laura Borrás (c), celebra junto al presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), y sus compañeros los resultados conseguidos por el partido en las generales. (EFE)
La cabeza de lista de Junts per Catalunya, Laura Borrás (c), celebra junto al presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), y sus compañeros los resultados conseguidos por el partido en las generales. (EFE)

“Si unos se abstienen o votan a favor y otros votan en contra, no habrá paz para los primeros”. Así de contundente se muestra un dirigente de Junts per Catalunya (JxCAT) en declaraciones a El Confidencial para resumir el clima que existe en Cataluña respecto a un eventual apoyo al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias. Desde JxCAT se asegura que “existe ya un pacto secreto trabado entre ERC y Podemos. Lo tienen todo atado, y lo que hagan a partir de ahora es pura comedia”.

Para JxCAT, “el pacto ya está hecho con Podemos, que arrastrará a ERC a su terreno y a facilitar la investidura”, aseguran en las filas independentistas. Pero la jugada va más allá: reclamar, acto seguido, elecciones en Cataluña. Ahí es donde entraría un cambio radical de futuro y donde se cocería un nuevo tripartito para la Generalitat, con PSC, ERC y los Comuns, arrinconando a JxCAT y a la CUP en aras de un frente amplio de izquierdas, progresista y posibilista durante la próxima legislatura.

Este tripartito, añaden, se atisba también en el ofrecimiento de los comunes en el Parlament al vicepresidente catalán (y consejero de Economía) Pere Aragonès para negociar y aprobarle unos presupuestos que, de lo contrario, pueden no salir adelante. En el Ayuntamiento de Barcelona, ERC permitió que Ada Colau y PSC inicien los trámites para aprobar otros presupuestos que también se le resisten a la alcaldesa de Barcelona (los últimos años no consiguió aprobar ninguno y fueron habilitados por decreto). Esos movimientos son los que permiten a JxCAT incidir en que algo se está cociendo. De hecho, los de Puigdemont ya llevan avisando hace meses de que ERC se desmarca de la línea oficial marcada desde Waterloo porque prefiere un tripartito de izquierdas a un frente identitario catalán.

Cuál debe ser la contrapartida

Según fuentes de JxCAT, el pacto Podemos/ERC esconde únicamente este nuevo tripartito. Según JxCAT, “un verdadero independentista vendería cara aunque sea la abstención. La contrapartida para facilitar la investidura debe de ser la petición de un referéndum o el sentarse a negociar el derecho a la audodeterminación”. Y exigen a ERC que, de lo contrario, lo que deben hacer es trabajar con la estrategia de hacer “ingobernable” el Estado español, tal y como mantienen tanto la CUP como JxCAT.

Desde ERC se acusa a JxCAT de jugar sucio y de amenazar a los republicanos con iniciar una campaña cruel contra sus rivales acusándolos de ‘botiflers’ (traidores). De hecho, apuntan a que Carles Puigdemont y Quim Torra utilizarían las armas que tienen a su alcance: lanzarían contra Esquerra a la ANC (que, sorpresivamente, en las elecciones generales reclamó el voto para JxCAT y la CUP, pero no para ERC), a Tsunami Democràtic, al que sitúan bajo la órbita de Puigdemont y de Torra, y a los CDR, que aunque dependen de la CUP tienen hilo directo con los ‘presidents’. Toda una parafernalia al servicio de una estructura política que, además, cuenta con los resortes de la Administración autonómica. “Esta gente es capaz de ponerlos a todos ellos en la calle para reventar la normalidad, de movilizarlos con algaradas diarias si es preciso, con cortes de tráfico y lo que sea. Y de comenzar una campaña de acoso a Esquerra sin comparación con nada de lo que se haya visto hasta ahora. De hecho, no es la primera vez que los convergentes amenazan a Esquerra con armarle una campaña civil en su contra acusándonos de traidores”, explica una fuente de ERC.

Esta situación, según las fuentes consultadas, preocupa en gran manera a los republicanos, aunque desde algunos sectores se habla de auténtico pavor a tener que afrontar una campaña en la calle en su contra, basada en acusaciones de traición. De ahí que JxCAT juegue con esa posición dominante y presione a ERC para que baile al son que le dicta Puigdemont. Porque, con la situación actual, y dada la debilidad del Gobierno central, razonan los de JxCAT, “se puede jugar con el desgaste de Pedro Sánchez para obligarlo a aceptar el diálogo”.

Tardá, Aragonés, Torrent... Posibles candidatos

Por otro lado, desde sectores cercanos a Puigdemont aseguran que ERC está preparando al exportavoz republicano en el Congreso, Joan Tardà, como presidenciable en unas elecciones anticipadas, lo que no dejaría de ser un golpe de efecto, dado que el carismático exdiputado se encuentra en la actualidad retirado de la circulación por voluntad propia. “Si es cierto lo que circula en ambientes bien informados y Tardà se presenta, se confirma el pacto secreto de Podemos con ERC. No lo podrán esconder más ni negarlo. Pero eso significaría la traición de ERC a Cataluña”, aseguran las fuentes consultadas cercanas a JxCAT.

Fuentes de ERC se mantienen cautas en este punto. “Es cierto que ha habido contactos con Podemos desde hace un tiempo, pero no se ha cerrado nada. Y el propio Tardà fue uno de los que participó en esos contactos”, asegura a este diario una fuente de Esquerra. Otra, sin embargo, rechaza la candidatura del exportavoz a la presidencia de la Generalitat. “Oriol Junqueras tomó partido públicamente en favor de Pere Aragonès. Y de momento no hay nadie más que se haya postulado”, razona esta fuente. En el escenario, no obstante, aparece también la posibilidad de otro personaje que podría jugar a ser presidenciable: el actual presidente del Parlament, Roger Torrent.

La aparición de posibles candidaturas no es baladí: el próximo lunes arranca el juicio por desobediencia contra Quim Torra. Todos deben estar preparados por si finalmente es inhabilitado (tras los recursos oportunos). Porque se da una paradoja: si Torra debe abandonar la presidencia se presenta un grave dilema, ya que de todos los consejeros solo podría ocupar la presidencia el de Interior, Miquel Buch, que es el único diputado en el Parlament (requisito indispensable para ser el jefe máximo de la Generalitat). Por tanto, quedan dos opciones: o iniciar un nuevo periplo para elegir a otro presidenciable, con el desgaste que esa situación produciría a los independentistas (para elegir a Torra necesitaron seis meses), o convocan elecciones directamente.

JxCAT teme que el apoyo de ERC en Madrid incluye un nuevo tripartito en Cataluña

De ahí que haya sectores de ERC que prefieren no llegar al momento de una posible inhabilitación y reclamen que el propio Torra se adelante para convocar elecciones anticipadas para finales de este invierno o para la primavera del año próximo.

En ERC, sin embargo, coinciden con JxCAT en que “Torra es imprevisible” y “solo se sabe que no quiere convocar elecciones porque demoscópicamente no le son favorables”. Desde JxCAT se es consciente de que hay una crisis en el seno del Govern, pero eso al ‘president’ poco le importa. “Lleva año y medio sin aprobar leyes y sin hacer nada. Puede seguir así otro tanto. Torra no está con ganas de unas nuevas elecciones en estos momentos”, replican desde la propia plataforma de JxCAT.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios