normalidad absoluta en las aulas hoy

Los rectores, en el foco de la polémica durante la huelga universitaria de Barcelona

La alineación de los rectores con algunas de las reivindicaciones de los estudiantes en Barcelona ha causado indignación:"Con estas decisiones, favorecen a los encapuchados"

Foto: Estudiantes de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), partidarios y detractores de la huelga indefinida convocada en las universidades catalanas, protagonizaron momentos de tensión el martes. (EFE)
Estudiantes de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), partidarios y detractores de la huelga indefinida convocada en las universidades catalanas, protagonizaron momentos de tensión el martes. (EFE)

Los rectores de las principales universidades catalanas se han visto envueltos en polémica por su actitud permisiva ante la huelga indefinida convocada por las organizaciones Sindicat d’Estudiants (SE) y Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) en Cataluña. La organización S'ha Acabat denuncia que los rectores se hayan reunido con los "encapuchados" y los hayan considerado interlocutores válidos para negociar sus reivindicaciones. A su vez, ha anunciado que emprenderán acciones legales por la decisión de cambiar el sistema de evaluación una vez empezado el curso.

Normalidad en las aulas

A pesar de las críticas por la tibieza de las universidades a la hora de posicionarse a favor de que se mantenga la normalidad en las aulas y se permita dar clase, el seguimiento del paro en las universidades no ha tenido mucha repercusión este miércoles, en el que se ha vivido una "normalidad absoluta", según afirma a El Confidencial el dirigente de S'ha Acabat, Josep Lago.

Los rectores, en el foco de la polémica durante la huelga universitaria de Barcelona

Sin embargo, Lago considera que decisiones como la del rector de la Pompeu Fabra de reunirse ayer con los huelguistas y negociar con ellos es "ceder a los intereses de los encapuchados", es decir, a los de los estudiantes que el lunes levantaron barricadas en las puertas de la universidad e impidieron la entrada de aquellos que sí querían dar clase.

"Juegan a la equidistancia pero al final sus decisiones favorecen a los encapuchados", ha afirmado Lago al denunciar que estas concesiones pasan por haber decidido aplicar una medida en línea con las reivindicaciones de los estudiantes que llamaban a la huelga, la "evaluación única", un sistema permite a los estudiantes ausentarse de clase y, por tanto, poder continuar con la protestas en las calles.

"Juegan a la equidistancia pero al final sus decisiones favorecen a los encapuchados"

Ayer, la Universitat Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona ya anunció que ofrecerá un sistema de evaluación extra adaptado a todos aquellos estudiantes que quieran acogerse. El rector, Jaume Casals, negoció con los 140 alumnos encerrados en sus campus el desbloqueo y en rueda de prensa defendió que la propuesta es equivalente o "mejora" la evaluación única que quieren los estudiantes encerrados, e incluirá particularidades de cada estudio e incluso de cada estudiante. Según Casals, la evaluación única "no expresa la mejor opción ni para los que la reivindican".

Los rectores se están reuniendo "con los que están cometiendo el delito de coacción" y no permiten a los estudiantes dar clase y acudir a la universidad, subraya Lago.

Según confirmaron a El Confidencial fuentes de la Autónoma de Barcelona, el Consejo de Gobierno ordinario de la universidad también ha aprobado hoy la posibilidad para los estudiantes de acogerse a la evaluación única, aunque no han ofrecido más detalle sobre la cuestión. Esta medida fue incluida a última hora en la reunión tras la "presión y las movilizaciones" que se han vivido estos los últimos días, añaden las mismas fuentes.

Los rectores, en el foco de la polémica durante la huelga universitaria de Barcelona

La Universitat Politècnica detalla en un comunicado que acordó que cada centro (decanato) pudiese someter a su órgano competente "una propuesta de procedimiento de evaluación para atender de la mejor manera posible la reclamación del claustro" y, si procedía, aprobar los correspondientes cambios normativos. Una medida similar adoptó la Universitat de Barcelona, que detalla que de sus16 facultades, 12 han acordado ampliar el plazo para poder acogerse a la evaluación continua, una ha suspendido las evaluaciones prácticas hasta el 5 de noviembre y tres aún no han tomado una decisión sobre el tema.

Ante lo que considera cesiones al "chantaje" de los encapuchados, el dirigente de S'ha Acabat adelanta que pretenden convocar una movilización de la que aón no están cerrados los detalles e incide en que estudiarán el caso a nivel jurídico, porque con el bloqueo de las clases están "discriminando a todas aquellas personas que quieren una vida en paz". Además, ha subrayado que "la huelga ya ha fracasado" y ha acusado a sus convocantes de querer "romper la normalidad", como un "paso más en su estrategia" de protesta.

Un manifiesto "ideológico"

El posicionamiento de las universidades públicas catalanas quedó claro tras la sentencia del 'procés', cunado una vez conocido el fallo del Tribunal Supremo, difundieron un manifiesto en el que expresaban su "indignación por la situación que se vive en Cataluña, así como nuestra preocupación por las circunstancias personales que viven las personas afectadas por la sentencia".

En el documento añadían que apostaban por la vía del diálogo "en el marco de la cultura de la paz y contrario al uso de cualquier tipo de violencia", y además recordaban que las universidades son comunidades formadas por personas con una considerable diversidad ideológica, "donde todas las ideas y manifestaciones tienen cabida".

También apelaban a buscar lo más rápidamente posible una salida al conflicto político, "que pueda ser asumida por una amplia mayoría de la ciudadanía catalana".

Por otra parte, el Ministro de Universidades, Pedro Duque, ha mostrado su "total apoyo" a los profesores que exigen la retirada de los manifiestos en las universidades catalanas. "Mi total apoyo. No podemos permitir que las ideas de unos se conviertan en la mordaza de otros. Contra el control ideológico y por la convivencia en la universidad", ha publicado en Twitter.

Grupos como Ciudadanos ya han anunciado que pedirán en el Parlament que los agentes de los Mossos puedan entrar en los campus de las universidades catalanas sin el permiso del rector "cuando se esté produciendo un delito".

"Lo que pediremos en el Parlament es que no sea preciso el consentimiento de los rectores para que entre la policía en los campus siempre y cuando se esté produciendo un delito, un delito como se producen a veces de amenazas, coacciones o agresiones", ha dicho el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, en declaraciones a los medios este miércoles en la Universitat Pompeu Fabra.

Además, Ciudadanos también pedirá la comparecencia de los rectores en el Parlament para que expliquen por qué se adhirieron "a ese manifiesto ideológico vinculando a sus universidades cuando la pluralidad y la libertad de sus alumnos y profesores es diferente a ese pensamiento único que han manifestado los rectores a través del manifiesto".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios