Manifestaciones de signo contrario

Prueba de fuego en Cataluña: fin de semana en la calle para desafiar a la violencia

Está previsto que tanto Pablo Casado (PP) como Albert Rivera (Cs) acudan al acto constitucionalista del sábado. Eso obligará al PSC a participar y le dará un tono electoral

Foto: Protesta en Cataluña en defensa de la libertad de los presos políticos. (EFE)
Protesta en Cataluña en defensa de la libertad de los presos políticos. (EFE)

Este fin de semana va a servir de prueba de fuego para ver si continúa la violencia en la calle en Cataluña, con dos grandes manifestaciones convocadas de signo contrario. El sábado por la tarde, a las 17:00 h., ANC y Òmnium han convocado una manifestación en la calle Marina. Al día siguiente es Sociedad Civil Catalana la que ha convocado a los constitucionalistas, en un clima que no es el mejor para este tipo de actos. En una Cataluña más responsable, las dos protestas se hubieran desconvocado tras los disturbios de la pasada semana que se saldaron con centenares de heridos, 201 detenidos y numerosos daños materiales. Pero se ha hecho justo lo contrario, como si fuera más importante la movilización de precampaña que la seguridad pública.

La problemática es diferente. El sábado, tanto ANC como Òmnium quieren demostrar que no han perdido el control de la calle, tal y como aparentó la semana pasada mientras ardía el Eixample de Barcelona. El problema no será la manifestación en sí, sino la postmanifestación en un esquema que recordará a las movilizaciones independentistas de las Diadas de los años noventa en Barcelona: primero había una movilización y luego grupos de incontrolados practicaban destrozos y se enfrentaban con la policía cuando caía la noche. Era casi como un ritual.

Por otra parte, tanto la ANC como Òmnium corren el riesgo de que acuda menos gente que en otras ocasiones. Desde los propios foros independentistas se está criticando la movilización cuando se esperaban protestas más contundentes.

Pero es que, además, ideólogos del independentismo como la 'exconsellera' Clara Ponsatí en una entrevista en Vilaweb ya han advertido que ahora el futuro de Cataluña pasa por las actuaciones en la calle y no por el Parlament o la Generalitat. Por tanto, habrá que estar atentos no solo a las asistencias —las marchas por la libertad que inundaron Barcelona tras la sentencia el viernes de la semana pasada solo reunieron a 530.000 personas, pocas para lo que está acostumbrado el soberanismo—, sino, sobre todo, a las actuaciones posteriores.

UGT ha apoyado esta movilización, mientras que CCOO se ha desmarcado a última hora, temerosa de cómo pueda acabar todo. Y hay alerta policial por lo que pueda ocurrir luego.

Acto de campaña

En el caso de la constitucionalista, se quiere dar una respuesta en la calle a las movilizaciones de la semana pasada que se tornaron en serios disturbios. De nuevo, convoca Sociedad Civil Catalana, pero acudirán representantes de todos los partidos políticos, con los cabeza de listas electorales, lo que incluirá representación de Vox, siempre polémica, porque en Cataluña vincularse al partido de Santiago Abascal sale caro, tanto para Cs como para el PSC.

La manifestación constitucionalista arrancará en el Passeig de Gràcia y sus convocantes esperan que sea tan masiva como la de octubre de 2017


Está previsto que tanto Pablo Casado (PP) como Albert Rivera (Cs) acudan al acto. Eso obligará al PSC a participar en una marcha que también será leída en clave electoral, de cara al próximo 10-N. Y más con Cataluña como uno de los temas medulares de esta campaña y con el PP y Cs pidiendo un nuevo 155 ante los excesos verbales, y por ahora solo verbales, de Quim Torra.

Riesgo de choque

El problema en este caso es si puede haber enfrentamientos el domingo de grupos soberanistas con participantes de la movilización convocada por Sociedad Civil Catalana. Las sedes del PSC en diversos puntos de Cataluña han sido atacadas por grupos independentistas, como ha sido el caso de Terrassa. Por tanto, los ánimos están exacerbados a pie de calle y el independentismo podría pasar el último Rubicón: de pegarse con la policía a pegarse con sus vecinos. Por tanto, fin de semana de alto riesgo. Pero sorprende que se hayan convocado estas marchas cuando, para el mismo fin de semana, se haya visto en la obligación de celebrar en otras fechas el clásico FC Barcelona-Real Madrid.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios