Ante la Jefatura Superior de Policía

Organizadores de la protesta en Vía Laietana: "Ha de ser una auténtica batalla campal"

¿Porqué en Vía Laietana se forzó la situación? Es la consecuencia de un plan: en la manifestación unitaria no se podía permitir escenas de tensión.

Foto: Antidisturbios tratan de despejar Vía Laietana, donde se están los CDR. (Reuters)
Antidisturbios tratan de despejar Vía Laietana, donde se están los CDR. (Reuters)

“Hoy ha de ser una auténtica batalla campal”. El mensaje fue emitido por Àlex a las 19.43. Hacía 10 minutos que se habían empezado a congregar activistas independentistas frente a la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en la Vía Laietana, pleno centro de Barcelona. La concentración obedecía a una iniciativa de los Comités de defensa de la República (CDR). No habían comenzado todavía las algaradas. Pero algunos exaltados hablaban de “volcar furgones”, ya que había cinco vehículos de la Policía en esa vía, cerca de Jefatura, que se habían visto sorprendidos rodeados de manifestantes. Minutos después, algunos embozados trataban de abrir el portón trasero de uno de los furgones.

¿Porqué en Vía Laietana se forzó la situación? Es la consecuencia de un plan: en la manifestación unitaria no se podía permitir escenas de tensión. Por eso, la convocatoria de los CDR se hizo a continuación de la otra gran manifestación. “Yo he estado en Marina. Sé que la Policía se ríe de nosotros. Nuestra esperanza está en Vía Laietana. Eso no les hace tanta gracia”, se expresaba otro manifestante. A las 21.34, Àlex terciaba: “Hemos de cercar a la policía y atacar por lugares diferentes”. En ese momento, ya dominaba el mensaje de enfriar la situación y simplemente sentarse ante la Jefatura Superior. Y Àlex remataba pasadas las 21.45: “Nos falta un poco de estrategia”.

En cuanto hubo las primeras cargas de los Mossos d’Esquadra, la organización juvenil Arran ordenaba a sus militantes: “Ante las cargas policiales, nos protegemos, nos agrupamos y avanzamos. No retrocedamos y evitemos que los agentes ganen espacio y tomen mayor empuje”. Pero no hay unanimidad ni entre los radicales. Desde la plataforma CNI Catalunya (a la que estaban vinculados algunos de los detenidos el 23 de septiembre), a esa misma hora, se lamentaba la situación en Vía Laietana. “De momento, la policía ha hecho su trabajo. Cuando llegue el cambio de turno, les entrará prisa por cargar contra todo. Ignoro los objetivos de los manifestantes. Si quieren tomar la Bastilla, ahora toca simplemente esperar”, decía el administrador de este grupo.

En algunos círculos del independentismo no solo se justifica la violencia, sino que se jalea. Es una minoría, pero que echa a perder la imagen de todo el independentismo. “Los ‘liristas’ [despectivamente, los radicales llaman así a los independentistas partidarios de la vía pacífica y contrarios a cualquier violencia] no quieren que se critiquen sus manifestaciones, y les dejamos que se manifiesten como quieren, pero eso se llama coaccionar el derecho a manifestación de los otros. Cada cual se expresa como quiere, ¿no?”, expresaba otro exaltado, partidario de la línea dura.

Tras las primeras cargas, hubo algunos exabruptos de los radicales. “Perdonad, ¿eh?, pero han estado más de una hora aguantando el chaparrón de botellas de vidrio, latas llenas… de todo. Se veía venir que explotarían”, admitía Rut, una activista que estaba sobre el terreno. Acababa de dejar allí a dos de sus hijos y ella se retiraba ya a su casa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios