SE HABÍA PRESENTADO VOLUNTARIAMENTE

La vista de la euroorden de Puigdemont será el 29 de octubre

Puigdemont ha comparecido ante las autoridades belgas tras la euroorden emitida por el juez Llarena y, de momento la justicia de Bélgica, ha decidido que siga en libertad

Foto: Carles Puigdemont el 15 de octubre en Bruselas. (EFE)
Carles Puigdemont el 15 de octubre en Bruselas. (EFE)

La Fiscalía de Bruselas ha dejado a Carles Puigdemont en libertad sin fianza, y con posibilidad de salir de Bélgica con permiso del juez, después de que el expresidente de la Generalitat declarara ante las autoridades belgas esta mañana. Aunque portavoces de la fiscalía matizan: esa capacidad de salir del país estará limitada, y de hecho, cuando han explicado las condiciones de la libertad, han citado expresamente “no salir del país”.

La Fiscalía ha anunciado que la vista para la decisión sobre la euroorden de Puigdemont se celebrará el próximo 29 de octubre. Desde ese momento el juez tendrá 15 días para decidir si se ejecuta o no la euroorden, aunque si algo ha enseñado el proceso hasta ahora es que las fechas son flexibles, y la justicia belga no siempre las cumple a rajatabla.

“Me puse ayer por la mañana a disposición de las autoridades belgas, la policía me condujo a comparecer ante el juez, que ha estado tomándome declaración y acaba de dictar mis condiciones de libertad sin fianza con posibilidad de salir de Bélgica con su permiso”, ha señalado Puigdemont, que al igual que en 2017 ha tenido que dar su dirección en Waterloo. Lo que sí es novedad es que el juez permita al líder independentista abandonar el país, algo que no le estaba permitido bajo la euroorden de hace dos años.

La vista de la euroorden de Puigdemont será el 29 de octubre

El expresidente llegó este jueves por la tarde a la Fiscalía de Bruselas, donde comenzó una declaración que se alargó esperando una respuesta por parte del Supremo sobre si el líder independentista tiene inmunidad como eurodiputado electo. Puigdemont y su equipo legal solo salieron a cenar y abandonaron las instalaciones de las autoridades judiciales belgas sobre las 11:00 de la mañana del viernes. La Fiscalía asegura que el líder independentista estuvo “privado de libertad”, y que en condiciones normales eso significa que no tuvo acceso a su teléfono móvil ni medios de comunicación.

A la pregunta sobre si el proceso es el mismo que en 2017, la Fiscalía ha sido clara: “Es diferente porque ahora es la ejecución de una sentencia"

Según el entorno de Puigdemont, el 'expresident' ha defendido que tiene inmunidad por su condición de eurodiputado. En un comunicado, el Supremo ha señalado que Llarena “comunicará de forma inmediata a las autoridades belgas que Puigdemont no tiene inmunidad porque no es miembro del Parlamento Europeo” después de que la Fiscalía belga elevara la pasada madrugada una consulta sobre el asunto.

Se trata de la tercera euroorden cursada por el Supremo, ante la que el expresidente "está siguiendo todos los pasos oficiales que acompañan este procedimiento", destaca su oficina en un comunicado. No se esperaba que la documentación llegara hasta la semana que viene, después de que el juez Llarena enviara los textos solo en español y que la Fiscalía pidiera su traducción. La euroorden “ha llegado antes de lo anunciado por las autoridades españolas”, según la Fiscalía.

El proceso continuará en los próximos días, con la vista puesta en el 29 de octubre, y Puigdemont ha subrayado que está a disposición de las autoridades belgas. “Confiamos en que los próximos días se vaya aclarando el dossier a la luz de los detalles que contiene la orden europea una vez más”, ha señalado Gonzalo Boye, su abogado. Preguntados sobre si el proceso es el mismo que en 2017, una portavoz de la Fiscalía ha sido clara: “Es diferente porque ahora es la ejecución de una sentencia”.

El defensor de Puigdemont en Bélgica, Paul Bekaert, ya aseguró que el expresidente se presentaría ante la Justicia Belga cuando se le convocara y que colaboraría con las autoridades belgas en el proceso sobre la ejecución o no de euroorden.

Bekaert también señaló el pasado lunes que una de las razones por las que puede rechazarse una euroorden es por la falta de garantías judiciales en el país de entrega, una frase a la que hizo referencia solo horas después el expresidente de la Generalitat, al asegurar que el juicio del ‘procés’ se había producido sin “garantías” porque en España, según el líder independentista, no existe la separación de poderes. “No hay garantías de que haya separación de poderes, no hay posibilidad de tener un juicio justo”, criticaba Puigdemont el pasado martes.

Las citadas fuentes avisan de que, pese a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tenga ahora en sus manos la decisión sobre si la simple elección como miembro del Parlamento Europeo basta para otorgar especial protección (promovido por Oriol Junqueras) en el momento presente no hay antecedente alguno. Por ello —dicen— un juez belga puede determinar que las condiciones impuestas por el Estado español para adquirir la condición formal no rigen en Bruselas, donde no se precisa ni comparecencia física ni promesa de la Constitución. Desde eso momento, el expresidente sería, en ese caso, intocable salvo que la Cámara respondiera afirmativamente al obligatorio suplicatorio.

La otra vía de defensa que trabaja desde hace ya semanas Puigdemont es la del antecedente de Schleswig-Holstein. En abril de 2018, la Audiencia Territorial alemana confirmó su rechazo a incluir el cargo de rebelión en el proceso de extradición contra el expresidente catalán. El tribunal insistió en que no veía cumplidas las condiciones para ver tipificado el delito de alta traición, que correspondería en la legislación alemana con el de rebelión. Tampoco acogió la sedición, que se propuso de forma adicional.

Los tiempos

Las fases de la euroorden parecen sencillas: el país que recibe el documento tiene 60 días para dar una respuesta, que en casos excepcionales pueden llegar hasta las 90 jornadas. Bekaert asegura que agotarán todas las vías, y que algunos de sus casos de euroordenes se han acabado prolongando hasta cuatro meses.

Tanto su abogado como el propio Puigdemont prometen dilatar la euroorden. “A lo mejor no es tan rápido como algunos sostienen”, aseguró el pasado martes. “Si se acepta se puede recurrir a la corte de apelación, y después a la de casación”, señaló Bekaert, que prometió llevar el proceso hasta el final.

A partir de ahora se vuelve a iniciar el proceso. La Fiscalía ha hecho una serie de comprobaciones respecto a la euroorden (los tipos de delito, que no contenga errores), pero el siguiente paso estará en manos de un juez, que es ante el que tendrá que declarar Puigdemont.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
52 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios