LA MAYOR INCIDENCIA ES POR LOS CORTES

La llegada de las marchas corta los principales accesos y paraliza Barcelona

A pesar de que la jornada empezó con tono descafeinado, la llegada de las 'columnas' de manifestantes ha conseguido paralizar Barcelona y cortar los principales accesos a la ciudad

Foto: Las marchas sobre Barcelona salvan la cara a una huelga ni mayoritaria ni 'de país'. (Reuters)
Las marchas sobre Barcelona salvan la cara a una huelga ni mayoritaria ni 'de país'. (Reuters)

Con los principales accesos de Barcelona cortados por la llegada de las 'columnas' de manifestantes que desde hace dos días marchan hacia la ciudad, la 'huelga de país' en Cataluña ha conseguido a mediodía paralizar la capital de la comunidad. A pesar de que a primera hora de la mañana el paro comenzó descafeinado, la movilización ha cogido fuerza a mediodía y ha cortado las principales vías de entrada y salida a la Ciudad Condal.

A esta hora, están bloqueadas, en dirección entrada y salida, vías principales como la Avenida Diagonal, la Gran Via de les Corts Catalanes, la Avenida Meridiana, la via Laietana y las calles adyacentes a la Sagrada Familia, que ha tenido que cerrar sus puertas a los turistas tras la convocatoria de una protesta a la entrada del monumento. El bloqueo de los accesos y salidas de la basilíca ha dejado atrapados dentro a cientos de turistas, los más confundidos con la situación que se vive estos días en Barcelona.

[La 'huelga de país' convocada en Cataluña, en imágenes]

El centro de la ciudad también ha despertado más desierto de lo habitual, sin apenas tráfico y con muchos locales cerrados o "tímidamente" abiertos, con sus persianas medio levantadas. Sin embargo, los comercios que han decidido abrir tampoco han tenido muchos problemas con los piquetes. Donde el seguimiento de la huelga ha sido masivo ha sido en las universidades públicas catalanas, cuyos campus han amanecido prácticamente vacíos y se respira una tranquilidad inusual; pasadas las 13 horas, los estudiantes se han congregado en la plaza de Sant Jaume en un ambiente distendido.

A pesar de que la jornada se está celebrando sin incidentes reseñables, los Mossos d'Esquadra han tenido que cargar contra miembros de un piquete que pretendían acceder al puerto de Barcelona para intentar bloquear la terminal de cruceros. Otros manifestantes han increpado a la portavoz del PP y candidata por Barcelona en las generales, Cayetana Álvarez de Toledo.

Para asegurarse el éxito de la convocatoria, el independentismo contaba con estas seis 'columnas' de manifestantes que desde hace dos días realizan una marcha hacia Barcelona. El plan contaba con ellas para cortar comunicaciones y ayudar así a la paralización de la comunidad. Su primera victoria fue que Seat tuviese que dejar de producir al no haber llegado repuestos y que a otras fábricas les pasase lo mismo. Nissan, otra de las grandes firmas automovilísticas situada en la Zona Franca y en Montcada i Reixac en Barcelona, opera con normalidad y sin servicios mínimos.

La llegada de las marchas corta los principales accesos y paraliza Barcelona

Por otra parte, el descenso del gasto de luz —uno de los indicadores más fiables para conocer el bajón en la actividad laboral y, en consecuencia, el seguimiento de la huelga— ha sido la mitad del registrado en el paro del 3 de octubre de 2017. Según los datos de Red Eléctrica de España, en Cataluña a las 13 horas había descendido respecto al consumo habitual un 4,3%, cuando dos días después de la celebración del referéndum ilegal, el consumo eléctrico en la región cayó un 10,5%.

Fuera de la Ciudad Condal, los comercios abrieron normalmente. Si nos guiamos por la intensidad de las proclamas, la huelga es un éxito rotundo, aunque si nos guiamos por el seguimiento que ha tenido antes de la llegada de las marchas, es un paro que en sus primeras horas no había logrado paralizar Barcelona.

El éxito de la jornada de 'huelga de país' se basa únicamente en dos elementos: las marchas que provocan cortes de vías de comunicación y la huelga de estudiantes, que llevan tres días manifestándose en la capital catalana. De hecho, el movimiento estudiantil ha sido el único que ha respondido con suficiente fuerza y contundencia a la llamada del independentismo durante estos días. Si no llega a ser por los jóvenes, las protestas contra la sentencia hubiesen sido casi simbólicas. Pero para apuntalar la protesta y las reivindicaciones, se necesitaba un 'paro de país' con un objetivo muy concreto: colapsar Barcelona.

Manifestación independentista a las puertas de la Sagrada Familia. (EFE)
Manifestación independentista a las puertas de la Sagrada Familia. (EFE)

Los sitios clave

A las 10:30 horas, las principales plataformas se hicieron eco de otra convocatoria improvisada: "Todos a la plaza de España para cerrar la Fira. Es la hora del bocadillo. Ven a comerlo con nosotros. Preparémonos para recibir a las marchas", era el aviso enviado por los CDR y repicado por todos los lados. En la emblemática plaza se encuentra la sede central de Fira de Barcelona, una de las mayores instituciones. Su importancia es más táctica que estratégica: en los cercanos recintos de Montjuïc se celebra el Barcelona Meeting Point, uno de los salones inmobiliarios de referencia de Europa. Ello quiere decir que hay visitantes de todo el mundo y la protesta encuentra en ese evento un impresionante altavoz mediático para 'internacionalizar' el conflicto. En el Palau de Congresos, en el mismo recinto, se celebra también el Congreso SEC 19, que es el congreso de las enfermedades cardiovasculares, que este año decidió elegir Barcelona para su celebración.

El bloqueo de la emblemática Sagrada Familia, que comenzó a las 11 de la mañana, pretendía atraer la atención mundial sobre el conflicto catalán. Fueron centenares de personas, pero suficientes. A las 11:30, el monumento cerró sus puertas ante el bloqueo de los independentistas, que se sentaron en la calle para entorpecer el paso. La organización fue efectiva. Desde la plataforma Picnic x Repúbllica (PxR) se impartían las órdenes ciegamente obedecidas. "Los de Santpedor que llegáis ahora, id a cerrar la salida de la calle Sardenya", advertían los organizadores. Inmediatamente, añadían: "Más gente en la calle Sardenya. ¡Juntitos y sentáos!". A continuación, otra orden: "Hemos comenzado a bloquear la salida. Ahora mismo no se puede entrar ni salir de la Sagrada Familia". Y, a continuación, más órdenes. "Atención, gente de Sardenya. Han abierto una puerta en la esquina con Provença. Dividíos para taparla. Rápido". "A eso se le llama organización", alababa Anonynous Catalonia. Y luego, la propia PxR se mofaba de la gente atrapada dentro de la Sagrada Familia: "Los turistas de hoy, ¡qué privilegiados! Todo el tiempo del mundo para ver una de las maravillas mundiales".

La llegada de las marchas corta los principales accesos y paraliza Barcelona

La actividad huelguista comenzó con el sol todavía sin salir: grupos de activistas fueron citados en diferentes puntos de las principales vías de comunicación de Cataluña para proceder a cortes de tráfico y provocar la alteración del desarrollo de una huelga que ha sido convocada por un sindicato minoritario pero en la que el Govern ha puesto todas sus esperanzas. En algunos puntos, se llegaron a levantar barricadas, a las que se prendió fuego, como en la C-25 a su paso por Manresa, la AP-7 en Medinyà o la C-37 en Valls. Un pequeño grupo de manifestantes cortó también la AP-7 en La Jonquera, uno de los puntos considerados clave porque significa cortar la principal vía de comunicación con Europa.

Barricadas en plena Ronda Dalt. (EFE)
Barricadas en plena Ronda Dalt. (EFE)

Éxito de las columnas

Las cinco columnas convocadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que salían desde Girona, Vic, Berga, Tàrrega y Tarragona (a las que se suma la de Castelldefels, convocada por los CDR) han sido un éxito. El tramo final se ha visto engrosado por manifestantes que aprovecharon la jornada de huelga para sumarse a las comitivas y que esta tarde se manifestarán en la capital. "Esto es imparable", se autoanimaban algunas plataformas

En la ciudad Condal, la mayoría de comercios abrieron puertas. Los huelguistas, no obstante, consiguieron que tanto el aeropuerto como Mercabarna no trabajaran con normalidad, que el emblemático Mercado de la Boquería no abriese sus puertas y pidieron a media mañana piquetes para obligar a cerrar las oficinas centrales de Atento, en la plaza comercial Les Glòries. También los estibadores del Puerto paralizaron su actividad y se manifestaron en la Plaza de Sant Jaume. La Intersindical, el sindicato que daba cobertura legal a la huelga, anunció casi a mediodía que "en el Eixample [centro de Barcelona] prácticamente no circulan coches. La Intersindical ya está en el piquete informativo". Era la primera comunicación del sindicato en una mañana donde el protagonismo lo tuvieron los CDR, PxR y las marchas que confluyen sobre Barcelona.

A media mañana, un inquietante aviso llegaba a los móviles de los activistas: "Se necesita gente en plaza Universitat con Pelai para parar el camión del españolista Sindicato de Estudiantes. Se dirige también un helicóptero de la Policía Nacional hacia allí". Y es que los llamamientos a enfrentamientos directos con los antiindependentistas no dejan de ser una peligrosa táctica que puede provocar gravísimas situaciones.

Un miembro de los Mossos d'Esquadra corre tras un manifestante. (EFE)
Un miembro de los Mossos d'Esquadra corre tras un manifestante. (EFE)

El aviso a navegantes

En medio de la espera de la gran manifestación de la tarde, el consejero de Interior, Miquel Buch, compareció en rueda de prensa para explicar los operativos de estos días. Negó que los Mossos tuviesen connivencia alguna con grupos de extrema derecha (como se afanaron en difundir las plataformas separatistas) y justificó su actuación en la noche de este jueves intentando evitar los choques entre manifestantes de extrema derecha y manifestantes independentistas. El consejero volvió a insistir que los Mossos d’Esquadra no tolerarán a los grupos violentos y que garantizará tanto el derecho de manifestación como el orden público.

El único nubarrón que se cierne ahora sobre el futuro inmediato es un vídeo que se hizo viral, distribuido desde algunas plataformas soberanistas. En él se ve a empleados municipales descargando vallas de un camión. "Aquí el Ayuntamiento repartiendo material para las barricadas que habrá esta noche, seguramente también". Es un aviso a navegantes. La 'Rosa de Foc' quiere volver a Barcelona.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios