dibuja una España no democrática

Puigdemont llama a la movilización y a responder a la sentencia el 10-N

El expresidente de la Generalitat inaugura en Bruselas la nueva campaña de internacionalización del ‘procés’ calificando de “inhumana” la sentencia

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont reacciona a la sentencia del Tribunal Supremo. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont reacciona a la sentencia del Tribunal Supremo. (EFE)

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat huido de la justicia española en Bélgica desde 2017, y contra el que se ha vuelto a reactivar la euroorden, ha reaccionado en Bruselas a la sentencia del ‘procés’ pidiendo movilización “sin miedo y sin desfallecer” y utilizar las elecciones del 10 de noviembre para dar una respuesta de “rechazo y firmeza”.

El líder independentista ha esquivado las preguntas y no ha hecho referencia a la activación de la Orden Europea de Detención y Entrega (euroorden), pero Paul Bekaert, abogado de Puigdemont en Bélgica, sí que lo ha hecho. Ha asegurado que la Fiscalía belga todavía no había recibido el documento de casi 60 páginas, pero que cuando llegue el expresidente colaborará con la justicia. Sobre las 17:45 de la tarde del lunes, la Fiscalía recibió ya el documento redactado por el juez Llarena.

Puigdemont llama a la movilización y a responder a la sentencia el 10-N

“Mi cliente no se va a esconder, confía en la justicia belga”, ha asegurado Bakaert en declaraciones a la prensa. A su vez, el abogado cree que la sentencia del ‘procés’ demuestra que se han violado los derechos de la defensa, y por lo tanto tiene más esperanzas en que la justicia de Bélgica rechace la euroorden sobre la base de una posible vulneración de derechos humanos en el país de entrega. “El juicio en Madrid ha probado que los derechos están rotos en este caso, y si fuera enviado a España afrontaría un juicio sin garantías”, ha asegurado el abogado.

Desde el círculo de Puigdemont ya esperaban una euroorden rápida tras la sentencia, y el propio líder independentista anunció que no huiría de Bélgica en caso de que se reactivara la orden. Bekaert ha asegurado que cooperará con la fiscalía, como ya hizo en las dos ocasiones anteriores, y se pondrá a disposición de la justicia belga. “Mi cliente irá al juez si se lo pide […] y colaborará con la justicia belga. Confía en ella, por eso está aquí”, ha señalado el abogado.

El ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, este lunes en Bruselas. (Reuters)
El ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont, este lunes en Bruselas. (Reuters)

Los próximos pasos pueden consumarse bastante rápido. Aunque Bekaert ha señalado que no sabe “cuándo ocurrirá”, cuando la Fiscalía recibe la euroorden ésta, considerando las posibilidades de fuga de Puigdemont, puede pedir su detención. A partir de ese momento, el caso llegará al Tribunal, que buscará si los delitos que se señalan en la euroorden existen en el ordenamiento jurídico belga, y tendrá en cuenta tras consideraciones. “Tendrá que ver si hay riesgo de volación de derechos si se produce la entrega. Si se acepta la euroorden se puede recurrir a la corte de apelación, y después a la de casación”.

Ahí es donde se puede dilatar el proceso. En principio la justicia belga tiene que responder en 60 días desde que recibe la notificación, y se puede prorrogar hasta los 90 días. Pero hay una serie de posibles apelaciones que pueden alargar las fechas. “He tenido un caso con dos vascos que pasó por cuatro cortes de apelación y tres de casación”, ha asegurado Bekaert.

El expresidente de la Generalitat ha asegurado que la nueva sentencia “lamina” cualquier vía democrática para alcanzar la independencia de Cataluña, y como Esquerra, ha llamado a utilizar el 10-N como eje vertebrador de la respuesta independentista a la sentencia.

“Nada les asusta más que la voluntad popular y por eso no se abren a hablar de ninguna vía que nos pueda llevar a un referéndum”, ha señalado Puigdemont. “Temen nuestra respuesta en las urnas, y como temen hay que responder con más fuerza que nunca, no aceptamos su receta de represión, cárcel y condena”, ha asegurado el expresidente de la Generalitat en una comparecencia sin preguntas y sin hablar de la euroorden.

Ataque frontal a España

Pero la comparecencia de Puigdemont ha sido, por encima de todo, el relanzamiento de la internacionalización del ‘procés’, un intento de volver a lograr que los focos de todo el mundo se sitúen sobre Barcelona y la situación catalana. Por eso el expresidente ha centrado su discurso en dibujar una España no democrática, en la que no se respeta el idioma, un estado policial en el que no hay garantías.

El líder independentista ha llamado a construir un país en el que “nadie tenga que tener miedo por ejercer sus derechos y libertades” en el que los ciudadanos puedan “tener una vida digna sin que nadie te vigile, te controlen, te espíen o te amenacen”.

Puigdemont ha vuelto a uno de los clásicos del mensaje internacional del independentismo: la comparación con Turquía. “La Europa que calla ante las atrocidades del pueblo kurdo es la que calló cuando la policía de un Estado miembro usa una violencia terrorífica”. El líder independentista también ha cargado contra Bruselas, criticando a “una Europa que baila al son del ritmo que marca el Estado español”.

“No hay operación de propaganda que pueda tapar tanta vergüenza”, ha atacado el expresidente de la Generalitat, en referencia a los nuevos esfuerzos diplomáticos y comunicativos por parte del Gobierno para defender la sentencia. Puigdemont ha calificado de “abuso y arbitrariedad impropios de un Estado de derecho” la decisión judicial conocida este lunes.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios