Lo hará tras la sentencia

El antídoto de Puigdemont a un nuevo 155: convocar la Asamblea de Cargos Electos

Fuentes del PDeCAT han mostrado serias dudas de que cargos electos, como alcaldes, por ejemplo, vayan a correr riesgos legales en un organismo de vida incierta y legalidad dudosa

Foto: Varios manifestantes portan una pancarta con el mensaje 'Libertad' junto a una fotografía del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)
Varios manifestantes portan una pancarta con el mensaje 'Libertad' junto a una fotografía del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE)

Carles Puigdemont siempre se guarda un as en la manga. Y visto que desde la Generalitat no se puede esperar demasiada rebeldía, el 'president' hace días que planea responder a la sentencia con la convocatoria de la constitución de la Asamblea de Cargos Electos de Cataluña, un registro que reúne a más de 9.000 cargos públicos catalanes afines al independentismo y que debería servir de contrapoder en la sombra a un Parlament con las manos atadas por la legalidad vigente. Este Parlament paralelo haría las funciones equivalente a las de Govern paralelo que desempeña el Consell per la República, situado en Waterloo.

El pasado 1 de octubre, Puigdemont ya anunció que pensaba convocar este órgano, de invención soberanista, como respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo sobre los hechos en los que desembocó el 'procés' en 2017. Pero más que una respuesta a un hipotético 155, parece una maniobra más para mantener la llama independentista en un momento de moral baja y enmarcarse en la política de gestos en que presumiblemente se sumirá Cataluña cuando la sentencia se haga pública.

Se supone que los cargos electos son más de 9.000, incluyendo alcaldes, regidores, parlamentarios, senadores, congresistas y eurodiputados. En toda Cataluña. Pero en el registro oficial de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), solo se registraron 3.000 en el último llamamiento, que fue en 2017, justo antes de que se declarase la independencia, y que resultó de infausto recuerdo. En este momento, la cifra de inscritos se sitúa en 2.000, pero en Waterloo se darían con un canto en los dientes si al llamamiento de Puigdemont acudiese la mitad para configurar su Parlament paralelo, según fuentes de este entorno político. No entra a valorar que todos los miembros serían independentistas y los problemas de legitimidad derivados de esta parcialidad.

¿Cómo funciona la asamblea? Es un misterio. La asamblea, de hecho, no existe. No se ha reunido nunca. Solo se hizo un registro en la AMI y se repartió un carné a los inscritos. Pero nunca llegó a convocarse, ni siquiera después de que se aplicase el 155.

Desde Waterloo, se valora que una convocatoria de la Asamblea de Cargos Electos es una respuesta mucho más potente a la sentencia que cualquier cosa que pueda hacer la Generalitat. Otra cosa es qué cargos electos querrán asumir los riesgos legales de crear un Parlament paralelo que ofrece una imagen de doble legalidad en Cataluña.

Expresión prohibida

De hecho, la Asamblea de Cargos Electos es una de las expresiones que la JEC ha prohibido utilizar a TV3 en sus informativos durante la campaña electoral, a menos que vaya precedida de un aviso previo en plan “la autoproclamada Asamblea de Cargos Electos”, ya que su legitimidad no emana de ninguna ley española.

La Asamblea de Cargos Electos nunca ha llegado a convocarse, se desconoce su alcance legal y la legitimidad que le otorgará su entorno político

En 2017, la asamblea no llegó a convocarse en medio del desconcierto que vivían las filas del independentismo. Además, el 155 fue muy suave en su aplicación. La previsión de Puigdemont y del resto de miembros del Consell per la República —por cierto, otra de las expresiones prohibidas por la JEC a los medios de comunicación públicos catalanes— es que en esta ocasión la suspensión de la autonomía, si tiene lugar, resultará mucho más dura que la de entonces.

Todo por saber

Se ha consultado al Consell per la República cuántos miembros tendrá, si operará bajo cobertura legal en España y cómo será la operativa de dicho órgano. Se ha respondido que se estaba consultando la respuesta.

Fuentes del PDeCAT han mostrado serias dudas de que cargos electos, como alcaldes, por ejemplo, vayan a correr riesgos legales en un organismo de vida incierta y legalidad dudosa. Pero habrá que esperar a que Puigdemont haga la convocatoria formal para ver el alcance de la iniciativa. Por ahora, algunos municipios están creando órganos locales del Consell per la República y, de manera simbólica, se están declarando territorios libres y soberanos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios