Los presos preferían quedar fuera

Carles Puigdemont vuelve a imponer su ley al PDeCAT con las listas para el 10-N

Los presos no querían estar en las listas ante la inminencia de la sentencia. El PDeCAT también quería el cambio, pero el 'expresident' al final las ha decidido a dedo otra vez

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE)

Carles Puigdemont lo ha vuelto a hacer. Ha impuesto su criterio para las listas del 10-N pasando por encima del PDeCAT y de los organismos del partido, igual que hizo en las últimas generales y en las europeas. Fuentes del PDeCAT confiesan que el presidente del partido, David Bonvehí, estaba en Euskadi cuando se enteró por la prensa de que Laura Borràs, siempre cercana al 'expresident', lo anunciaba en un acto del partido el pasado jueves. Para el próximo 5 de octubre, el PDeCAT ha tenido que convocar un Consell Nacional para ratificar lo que ya se había decidido de un modo discrecional desde Waterloo la pasada semana.

En esencia, Puigdemont se garantiza que su amigo Josep Maria Matamala vuelva a ser senador por Girona, que su abogado Jaume Alonso Cuevillas vaya al Congreso y que Laura Borràs encabece la lista por Barcelona a la Cámara Baja cuando la sentencia del Tribunal Supremo descabalgue a los presos. Además de la incombustible Míriam Nogueras, siempre fiel al 'expresident'.

La principal novedad estriba en la presencia de Roger Español, vinculado a la CUP y famoso por haber perdido un ojo por un pelotazo de goma disparado por la policía el 1 de octubre. Español irá de número uno para el Senado por Barcelona. Sustituirá en ese puesto al 'exconseller' Lluís Puig, huido en Bélgica. Este relevo es más bien simbólico, porque Puig no salió escogido y presumiblemente Español tampoco lo logrará.

Con la incorporación de Español, Puigdemont intenta competir con la CUP, que por primera vez se presenta a las generales. Pero lo importante es que, como en el caso de la reiteración de las listas, la decisión es suya y el hiperliderazgo es el principio que rige JxCAT.

El sábado, Laura Borràs acudió a TV3 y allí justificó el cambio de criterio, pues en principio se había dicho que ante la inminencia de la sentencia los presos no iban a formar parte del cartel electoral. De hecho, lo habían pedido ellos, lo que daba al PDeCAT la oportunidad de rehacer la lista y recuperar alguna de las posiciones que les había negado Puigdemont para los anteriores comicios. Pero tras el anuncio público de Borràs, los presos volvieron a la primera línea de fuego. En la cadena pública catalana, Borràs lo argumentó alegando que los presos habían cambiado de opinión, lo que causó indignación entre los cuadros del PDeCAT, según explican fuentes del partido, porque faltaba a la verdad.

Marcando la pauta

Puigdemont sigue marcando la pauta, en el partido y en la Generalitat. El 'expresident' pactó la designación de Español con Jordi Sànchez, formalmente presidente de JxCAT, según ha avanzado 'NacióDigital'. Pero muchos en el PDeCAT lo ignoraban incluso hoy. A Bonvehí se le comunicó la pasada semana. La decisión ha molestado aún más a un partido ya muy molesto, en especial a la vieja guardia que lidera Artur Mas, a quien cualquier acuerdo con personas cercanas a la CUP sienta fatal.

Carles Puigdemont controla JxCAT, controla las listas y a través de Quim Torra controla la Generalitat, pese a que él niega este extremo

Fuera del partido, en la Generalitat, su principal palanca de poder es el 'president', Quim Torra. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Puigdemont negaba controlar la Generalitat desde Waterloo, pero ha dejado muy claro que las elecciones catalanas serán cuando él lo diga y no cuando quiera Quim Torra: “Quim Torra está preparado y es fuerte para aguantar lo que sea, nunca tomará decisiones unilaterales. Sabe que forma parte de un proyecto en el que todo el mundo tiene un rol". Es decir, el botón electoral está en Waterloo, no en plaza Sant Jaume.

Contradicciones

En la misma entrevista, Puigdemont también aseguró que “es falso que la Generalitat esté teledirigida por mí, como asegura alguna prensa de Madrid. Yo me enteré de la dimisión del director de los Mossos por la prensa, como debe de ser”, y afirmó que permanece al margen del día a día de la Administración catalana. También ha garantizado que ni cuando fue 'president' dio "órdenes políticas a los Mossos, faltaría más".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios