órdenes por las plataformas de redes

Marchas, acampadas y huelgas: así se prepara la respuesta el fallo del 'procés'

“Cuando salga la sentencia, habrás de dejar lo que estés haciendo” fue el mensaje emitido a primera hora de la tarde de este miércoles y difundido por todos los canales soberanistas

Foto: Concentración independentista frente a la cárcel de Lledoners. (EFE)
Concentración independentista frente a la cárcel de Lledoners. (EFE)

El independentismo se retroalimenta con la tensión. Se preparan desde marchas por carretera para intentar colapsar Cataluña hasta campañas de boicot a empresas y productos españoles, pasando por la creación de ‘equipos de afinidad’ (de autodefensa, de cartelería, de avituallamiento, de informática…), supuestas desobediencias a las leyes españolas o la formación de “asambleas populares”, actos de sabotaje a la economía y “acciones sorpresa”. Todo este magma es el que se cuece ante la sentencia del Supremo, que todos prevén dura. Pero a pesar de lo que parezca, no hay una unidad de acción: a los diferentes actores soberanistas solo les une el rechazo, a veces con matices preocupantes, a España y lo español.

La cercanía de la sentencia, no obstante, es lo único que parece dar oxígeno a los más radicales. “Cuando salga la sentencia, habrás de dejar lo que estés haciendo” fue el mensaje emitido a primera hora de la tarde de este miércoles y difundido con extraordinaria disciplina por todos los canales soberanistas. Nadie dejó de enviar la orden. “La respuesta que está preparada requiere una reacción inmediata, pero no será solo una acción concreta de un día. La respuesta que se ha organizado pretende generar una tensión de crisis generalizada en el Estado español que se prolongará en el tiempo” es la consigna con la que animan a sus activistas para no desfallecer por el camino.

Las instrucciones, cuando se conozca la sentencia, se distribuirán por varios canales, especialmente por el de Tsunami Democràtic, el nuevo ‘invento’ para movilizar la calle, pero también se ha habilitado otro de la plataforma Alerta para confeccionar un mapa interactivo y transmitir órdenes a través de él. “Aseguraos de que todos siguen nuestro canal Alerta”, advertían este miércoles, al tiempo que pedían descargarse por internet los carteles de Tsunami Democràtic y colgarlos en los centros de trabajo y en las calles de los barrios o pueblos. Y ordenaban al mismo tiempo: “Asegúrate de que todos los miembros de tu familia siguen a Tsunami Democràtic en las redes sociales y que todos formen parte del canal de Telegram”. “No podrán parar la fuerza de la gente”, animaban a la parroquia.

Una de las ‘armas secretas’ de los radicales es la plataforma Picnic per la República (PxR), que lleva trabajando en la estrategia de la ocupación de calles y plazas desde hace semanas. “Stellan Vinthagen nos decía ayer sobre las acciones: se ensayan, se crean y forman equipos de afinidad (uno de ellos, de autodefensa), es preciso disciplina, pautas de acción (imprescindibles) e inteligencia, y han de ser masivas, todo dentro de una estrategia general. ¡Es necesario aprender de los expertos!”, advertía hace unos días a sus 4.000 socios. Vinthagen es profesor de la Universidad de Massachusetts, en la que dirige la Iniciativa de Estudios de Resistencia, ya que da clases de Sociología y es uno de los gurús de la acción directa no violenta y de la resistencia civil.

Crear equipos de afinidad

Este miércoles, PxR ordenaba a sus activistas: “Cread equipos de afinidad con vuestras amistades”. Proponía equipos de cartelería, equipos de grabación de vídeos (para grabar las acciones y usar el material para su internacionalización y para denunciar luego a fuerzas de seguridad), equipos de diseñadores para crear infografías, equipos de informáticos y equipos de avituallamiento (para llevar a quienes ocupen las calles comida, bebida, ropa de abrigo, plásticos por si llueve, etcétera). “Los catalanes hacemos cosas, decía un sabio que ha ayudado mucho a la causa, y tenemos siempre mucha iniciativa”, arengaba esta plataforma. Al mismo tiempo, ha distribuido un manual sobre “cómo prepararse para documentar protestas en vídeo”.

Los CDR, en cambio, no se someten a esta disciplina. “Organizamos la respuesta al Estado español desde la base y la implicación directa. Acércate al CDR de tu pueblo y participa. Estamos preparadas y organizadas. Ha llegado el momento”, comunicaban a través de su Telegram los CDR este miércoles. Su posicionamiento, menos oficialista que el de Tsunami, se acerca más al de la CUP o el de Arran, los cachorros ‘cuperos’, que solo han llamado a que “cuando salga la sentencia, todos a las calles”. La CUP, por su parte, fiel a su línea tradicional, llamó a crear “asambleas populares” en cada pueblo o barrio para “preparar la respuesta a la sentencia, hacer un llamamiento a la lucha por la amnistía, la autodeterminación y la conquista de derechos sociales”. “Es necesario estar preparados, porque no controlamos los tempos”, se quejó la diputada Natàlia Sánchez este martes por la tarde.

La plataforma Aturem el País (Paremos el País), creada exclusivamente para preparar paros y acciones de agitación en las calles, alertaba este miércoles también de que “se acercan las sentencias y, con ello, la última oportunidad para conquistar nuestro objetivo. ¡Nos preparamos para la ruptura definitiva con España!. Salgamos a las calles y hagámoslas nuestras. Estemos atentos a próximas e inminentes movilizaciones”.

El independentismo, no obstante, tiene un solo punto en su agenda estratégica de los próximos meses: dañar al Estado. Así lo manifiestan sin tapujos los dirigentes de entidades soberanistas o los representantes de instituciones. La propia CUP decidió presentarse por primera vez a unas elecciones generales “para impedir la gobernabilidad en el Estado”.

Compromiso de no ir a trabajar

La ANC ha anunciado tres marchas hacia Barcelona que durarán tres días, con el objetivo de crear caos y cortar las principales vías de acceso a Barcelona. Una de ellas, la que se espera más importante, saldrá de Vic y cubrirá la distancia en tres tramos: el primero, hasta La Garriga; el segundo, hasta Sabadell (donde se unirá a la marcha que baja de la comarca del Bages), y el tercero, hasta Barcelona. “No se han concretado fechas, pero la marcha se iniciará al día siguiente que salga la sentencia, en caso de ser un martes, miércoles o viernes. Está todo organizado desde la ANC, hay pabellones reservados para dormir, un camión que llevará comida y agua y un bus por si hay gente que prefiere volver a su casa a dormir”.

En las instrucciones impartidas se subraya que “se necesita mucha, mucha gente para que pueda salir bien, y la gente ha de estar dispuesta a no ir a trabajar o no ir a los institutos y universidades durante aquellos tres o cuatro días”. Las consignas internas son pedir fiesta en el trabajo para ayudar a sembrar el caos, o apoyarse en la huelga convocada por CSC-Intersindical, el sindicato independentista que vive por y para el ‘procés’.

Esa respuesta es, por otra parte, una iniciativa coordinada entre todos los partidos independentistas, administraciones y entidades sociales. La Asociación Catalana de Municipios (ACM), por ejemplo, la entidad municipalista creada por Jordi Pujol que en otros tiempos agrupaba los ayuntamientos de CiU (porque el PSC dominaba en la mayoría de las grandes localidades y por eso dominaba la Federación de Municipios de Cataluña), se entrevistó ayer con el ‘president’ Quim Torra y con la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, y se puso a su disposición.

La ANC, con la sonrisa cómplice del Gobierno catalán y, especialmente, de la Cámara de Comercio de Barcelona, ahora liderada por el soberanista Joan Canadell, promueve también la campaña de “consumo estratégico”, que no es otra cosa que el boicot a las empresas españolas, lo que ha sido denunciado por la patronal Fomento del Trabajo. Esa campaña también está apoyada por los radicales de la CUP.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios