Multitud de movilizaciones

El espíritu del 1-O llega debilitado al segundo aniversario por los giros del soberanismo

El aniversario pilla al independentismo con el pie cambiado. Entre otras razones, por la gestión política ante los CDR detenidos acusados de terrorismo, que ha sido muy torpe

Foto: Quim Torra participa en el acto Luz y Libertad, que consiste en iluminar 131 agujas del macizo de Montserrat en recuerdo a los 131 presidentes de la Generalitat. (EFE)
Quim Torra participa en el acto Luz y Libertad, que consiste en iluminar 131 agujas del macizo de Montserrat en recuerdo a los 131 presidentes de la Generalitat. (EFE)

El espíritu del 1-O llega debilitado a su segundo aniversario por los propios giros que ha dado el soberanismo catalán respecto al valor de la consulta que acabó derivando en los 'hechos de octubre' que ahora se juzgan en el Tribunal Supremo. Si hace un año el mantra era 'el mandato del 1 de octubre', ahora dicho mandato se encuentra en cuestión. Tanto porque desde Waterloo se aboga ahora por un nuevo referéndum para 2020 como porque sus propios líderes han ido aceptando que fue una gran movilización pero no una consulta democráticamente válida, tal y como reconoció la propia líder de ERC, Marta Rovira, en una entrevista a Catalunya Ràdio desde Suiza.

El espíritu del 1-O llega debilitado al segundo aniversario por los giros del soberanismo

Desde Waterloo, se acaricia la idea de un nuevo referéndum, lo que de manera implícita quiere decir que el anterior carece de validez. Y eso se contradice con el nivel mítico que ha asumido la jornada que se conmemora hoy. Se desafió al Estado, se ocultaron miles de urnas y más de un millón de catalanes acudió a votar. Fue una gran movilización, sin precedentes en Cataluña desde la Transición. ¿Pero qué validez democrática tiene?

Según el Consell per la República, JxCAT y el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, toda. Hay un mandato democrático, unido al mayor símbolo de la represión policial contra el independentismo. Ese supuesto mandato democrático justifica todo, incluyendo las actuaciones de la pasada semana en el Parlament.

Pero el independentismo va dando bandazos. Y eso debilita esta idea. ERC se va retirando. La consulta se hizo con un censo universal, sin sindicatura electoral y con un recuento solo de parte. No consiguió reconocimiento internacional alguno. Por eso, ahora, Puigdemont y los suyos apuestan por repetir el 1-O como respuesta retardada a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 'procés'. Pero para ERC repetir la consulta es un camino ya andado que solo lleva a la cárcel de Lledoners. Parece poco atractivo, por mucho que desde Waterloo se apueste por darle al Gobierno central un plazo de ocho meses para negociar una consulta acordada. Un alternativa que con el actual escenario político parece más bien improbable.

El independentismo llega a este segundo aniversario desunido, sin hoja de ruta y con gran incapacidad para pactar una respuesta al Supremo

De hecho, esta mañana se celebrará en el Pati dels Tarongers del Palacio de la Generalitat un acto de homenaje de carácter institucional que ya no habla de 'mandato' sino que se denomina 'Compromís del Primer d’Octubre' —compromiso del primero de octubre—. Está previsto que participe todo el Govern, encabezado por Quim Torra.

Con el pie cambiado

Más allá de las movilizaciones, el segundo aniversario pilla al independentismo con el pie cambiado. La gestión política de los CDR detenidos acusados de terrorismo ha sido torpe. Los planes de Puigdemont de integrar el Front Republicà de Albano Dante Fachin en JxCAT han saltado por los aires con el anuncio de la CUP de que se presenta por primera vez a las elecciones al Congreso. Dicho anuncio puede hacer perder votos a ERC y que el PSC sea el ganador de las elecciones del 10-N. Tras cuatro meses, no se ha podido pactar ninguna respuesta institucional conjunta a la sentencia.

Por tanto, no es solo que el sentido de 1-O haya quedado deslavazado. Es que todos los partidos carecen de una hoja de ruta clara y no se sabe hacia dónde va el movimiento.

131 luces en el macizo de Montserrat en recuerdo a los 131 presidentes de la Generalitat. (EFE)
131 luces en el macizo de Montserrat en recuerdo a los 131 presidentes de la Generalitat. (EFE)

Numerosos actos

Pese a esta desorientación, numerosos actos jalonarán este 1 de octubre. Para empezar, se ha iluminado esta noche la montaña de Montserrat, algo que estaba previsto para la Diada pero que se tuvo que aplazar por el mal tiempo: 131 puntos de luz en el macizo en referencia a los 131 presidentes de la Generalitat.

En la plaza Catalunya de Girona, los CDR han hecho una convocatoria a las seis de la mañana. En Barcelona, la ANC, Òmnium y los partidos independentistas presentarán a las 12:00 sus iniciativas para dar respuesta a la sentencia del Supremo. Y las 19:00 se ha convocado una manifestación que saldrá de `laza Catalunya y subirá por el paseo de Gràcia hasta la sede de la Comisión Europea en Barcelona. Allí hará un alto para luego acabar en el Instituto Balmes, en la calle Pau Claris, donde se recordarán las cargas que llevó a cabo la policía en la jornada de la consulta ahora hace dos años.

Además, ayer se llevaron a cabo marchas de antorchas que salen de cuatro localidades para converger en la cárcel de Lledoners, donde se hallan la mayor parte de los encausados por el juicio del Supremo.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios