Respuesta a la sentencia

ERC y JxCAT planean llevar la amnistía a los presos en sus programas del 10-N

Òmnium Cultural se ha alineado con los republicanos y considera que la amnistía sería un victoria política. Otras voces soberanistas avisan de que peligraría el plan de autodeterminación

Foto: Independentistas participan en concentraciones de apoyo a los dirigentes del 'procés', en el exterior del centro penitenciario de Lledoners. (EFE)
Independentistas participan en concentraciones de apoyo a los dirigentes del 'procés', en el exterior del centro penitenciario de Lledoners. (EFE)

Los partidos soberanistas están debatiendo cómo introducir la respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo sobre los 'hechos de octubre' de 2017. ERC, por boca de Joan Tardà, ya ha explicitado que hay que incluir la amnistía a los presos en el programa electoral de las próximas generales del 10-N. La apuesta de ERC parece que arrastrará a JxCAT, cuyo presidente, Jordi Sànchez, se encuentra entre los que esperan el fallo tras dos años en prisión provisional, según apuntan fuentes de ambas formaciones políticas.

Fuentes de diversos partidos temen que la campaña del 10-N pivote en Cataluña sobre la idea fuerza de amnistía. Como ha explicado el diario 'Ara', fue la CUP la primera en plantear la idea, pero ha sido ERC la que la puesto sobre la mesa como propuesta programática estrella. Así la campaña en Cataluña se dividirá entre las formaciones políticas partidarias de una amnistía —ERC y JxCAT, ya que después de todo la CUP no concurre a las generales— y las contrarias: PSC, Cs y PP. De nuevo, dos bloques en Cataluña.

Una amnistía no es un indulto. Una amnistía va más allá. El indulto es una gracia que contempla la ley y que otorga el Gobierno a un encausado que pide perdón por los hechos que provocaron su condena. El presidente de Cs, Albert Rivera, siempre se ha mostrado contrario a los indultos, como el líder del PP, Pablo Casado. Pero la amnistía sería ir un paso más allá: es sacar adelante una ley concreta por la que los condenados acceden a la libertad sin pedir perdón. Una ley de amnistía se aprueba en el Congreso. La última en nuestro país se aprobó en España en 1977 para hacer borrón y cuenta nueva en la Transición.

Destacados miembros del PSC se han manifestado a favor del indulto, como el secretario general, Miquel Iceta, o la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera. Pero no así de la amnistía. Iceta la ha descartado en una reciente entrevista a 'ElPuntAvui'. “Creo que la amnistía no se corresponde con lo que ha pasado. Es el olvido, como si no hubiera pasado nada y consideráramos que las leyes que había en ese momento no fueran justas. Además, debería acordarla por ley el Congreso de los Diputados con un consenso que me parece que no se da. No se dan las circunstancias", ha apuntado el líder de los socialistas catalanes.

Punto de vista

La clave radica en el punto de vista. Los presos han rechazado el indulto. No quieren solicitarlo. Esta postura la lidera Jordi Cuixart con su “ho tornarem a fer”. Desde el punto de vista de los políticos soberanistas, la amnistía es perfecta porque supone un reconocimiento del Estado español de una parte de la culpa en lo ocurrido en Cataluña en octubre de 2017. La amnistía es una solución política, no supone asunción alguna de responsabilidad y en el fondo supone un reconocimiento del soberanismo catalán como interlocutor político, justo lo que se les lleva negando desde Madrid desde que comenzó el conflicto.

Pedir ahora la amnistía en la campaña electoral para el 10-N suena mucho al 'Libertad, amnistía y Estatut de Autonomía' que se demandaba en 1971


En lo conceptual, la amnistía supone un paso atrás, muy atrás. Al lema de la Asamblea de Catalunya en 1971, que era 'Libertad, amnistía y Estatut de Autonomía'. Supone un viaje en el tiempo de casi 50 años hacia atrás para la causa catalana. Si el final del 'procés' pasa por pedir la amnistía como hace medio siglo, la imagen no resulta muy esperanzadora para el movimiento. De hecho, la CUP, madre de la idea, ha advertido de que hay un riesgo de que el objetivo de autodeterminación quede aparcado. Por eso, hay teóricos que advierten de que la amnistía ha de formar parte de un bloque negociador más amplio.

Òmnium, a favor

Òmnium Cultural se ha alineado con ERC y considera que la amnistía sería un victoria política. Otras voces del soberanismo se muestran más críticas. Primero, porque se da por hecho que habrá una condena. Y porque se acepta el marco que está definiendo el Tribunal Supremo. Por eso, por ejemplo, en la Crida se aboga más bien por dejar este debate sobre amnistía sí, amnistía no para después de las elecciones.

Pero no parece que sea posible. Si ERC lo acaba integrando a su programa, como parece más probable, arrastrará a JxCAT a hacer lo mismo y convertiría la cuestión de la amnistía en uno de los ejes de debate de la campaña electoral de estas elecciones generales.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios