Declaraciones de Eva Granados

El PSC irrita al soberanismo al sacar el referéndum de un futuro pacto catalán

La diputada y portavoz del grupo socialista en el Parlament, Eva Granados, asegura que los socialistas no apuestan por una consulta y pide que los políticos asuman su responsabilidad

Foto: La portavoz del grupo parlamentario del PSC, Eva Granados. (EFE)
La portavoz del grupo parlamentario del PSC, Eva Granados. (EFE)

El PSC se está especializando en sacar de sus casillas al independentismo. La última ha sido la diputada y portavoz del grupo socialista en el Parlament, Eva Granados, quien se ha atrevido a sacar de la ecuación de una posible salida pactada al conflicto catalán un referéndum de autodeterminación. En una entrevista en Catalunya Ràdio, Granados aseguró que “no debe ser la ciudadanía quien dirima una cuestión tan importante como la autodeterminación". Fin a la esperanza de un referéndum pactado acordado con los socialistas. Y el nuevo mazazo ha sentado fatal en medios políticos soberanistas.

Granados lo ha argumentado porque, a su juicio, muchas veces la soluciones refrendarias tensan las sociedades sin suponer una verdadera salida. “El Brexit es una prueba más de que un referéndum no sirve para resolver una cuestión que divide a la sociedad. Los políticos no tenemos que trasladar a los ciudadanos las decisiones difíciles sino hacer lo contrario: conseguir acuerdos", ha argumentado Granados.

El 'expresident' Carles Puigdemont fue de los primeros en replicar. Lo hizo en Twitter: “¿No tienen vergüenza? ¿Y quién lo ha de decidir, si no son los ciudadanos? ¿El Rey? ¿'La Vanguardia'? ¿La Caixa? ¿Endesa? ¿Los socialistas, que por una razón divina siempre saben lo que nos conviene? Las cosas importantes, en democracia, las deberían decidir los ciudadanos. En democracia, claro”.

Desde Madrid, la diputada de JxCAT Laura Borràs se ha limitado a ironizar: “Son unos socialistas muy extraños”. Más duro ha sido su compañero de bancada y abogado de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, que también replicó desde Twitter: “Claro que no: 'Todo para el pueblo, pero sin el pueblo'. ¿Qué sabrá la gente sobre lo que le conviene? Para eso ya están los dirigentes, mucho más preparados que la pobre gente".

En el Parlament, Granados también levantó ampollas. Así, el diputado catalán Francesc Dalmases pidió al PSC "respeto a los principios democráticos esenciales".

Consultada sobre la polémica, Eva Granados recuerda que “el PSC ya estaba en contra de un referéndum de autodeterminación. Pactando un acuerdo sí, pero no reconocer el derecho de autodeterminación. Que esperen al PSC para reformar el Estatut o la Constitución, pero no para celebrar un referéndum binario que rompería todavía más la sociedad catalana”.

Sobre las airadas reacciones, Granados ha apuntado que cree que "les he servido para que se unan en algo en un momento en que va cada uno por su lado”, en referencia a una Diada marcada por la división partidista entre formaciones soberanistas.

Grandes esperanzas

Un acercamiento al PSC está en línea con la estrategia de Òmnium, de conseguir el apoyo del 80% de la población. El propio Jordi Cuixart ha dicho desde la cárcel en una entrevista en 'Ara', “quien piense que encontraremos una solución sin el PSC se equivoca”. En este clima, las declaraciones de Granados han sentado como un portazo a una ilusión a largo plazo para un independentismo carente de esperanzas, de planes y de perspectivas de ningún tipo.

El PSC se niega a reconocer el derecho a la autodeterminación que la ONU solo acepta para situaciones coloniales, lo que no sería Cataluña

Para la diputada socialista, no hay novedad. El PSC no reconoce el derecho a la autodeterminación para Cataluña, que incluso la ONU solo acepta para las colonias. Y para el PSC, Cataluña no es una colonia.

En opinión de Eva Granados, “un referéndum de independencia como foto fija binaria sería la peor solución y nunca satisfaría una sociedad diversa. Los políticos estaríamos pasando a los ciudadanos nuestra responsabilidad y nos dividiría aún más. Me gustaría preguntar a los defensores de un referéndum de independencia si creen, después de lo vivido los últimos años, que estaríamos mejor tras una votación inevitablemente divisiva”.

Modelos y soluciones

“El independentismo usa como modelos los referéndums en Quebec y Escocia, que de hecho no han aportado ninguna solución, sino división, y que han generado importantes reacciones del sistema político y de la sociedad civil para que no se repitan. De todas estas experiencias, en el PSC concluimos que un referéndum sobre la independencia es el peor remedio para una sociedad dividida como la nuestra, y mientras unos quieren un referéndum para romper, los socialistas queremos refrendar un gran acuerdo”, mantiene esta diputada socialista.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios