De extinction rebellion y Radical Routes

Los CDR traen en vísperas de la Diada al líder de la desobediencia civil del Reino Unido

Roger Hallam, cofundador de las plataformas Extinction Rebellion (ER) y Radical Routes, dará una clase magistral en Girona sobre “tácticas y estrategias para la desobediencia civil”

Foto: El activista británico Roger Hallam, cofundador de Extinction Rebellion (ER) y Radical Routes. (EFE)
El activista británico Roger Hallam, cofundador de Extinction Rebellion (ER) y Radical Routes. (EFE)

Los comités de defensa de la república (CDR) han ‘fichado’ para sus campañas y para dar clases de agitación callejera al activista británico Roger Hallam, más conocido como Dr. Demo, un agitador social exagricultor que está realizando un doctorado en desobediencia civil y que se ha convertido en referente de las protestas callejeras en el Reino Unido desde hace algo más de dos años. El británico es cofundador de las plataformas Extinction Rebellion (ER) y Radical Routes, que propugnan cambios sociales a través de movimientos radicales. Hallam dará este sábado, en vísperas de la Diada, una clase magistral a los radicales catalanes, aunque tendrá que ser por videoconferencia, sobre las “tácticas y estrategias para la desobediencia civil”.

La conferencia forma parte de unos cursillos sobre desobediencia que los CDR llevan a cabo para ‘incendiar’ las calles catalanas en los próximos meses, y tendrá lugar en la localidad gerundense de Torroella de Montgrí el próximo sábado 7 de septiembre, bajo el lema ‘Rebélate’. La asistencia no es libre, sino que es preceptivo apuntarse (y pagar dos euros, o 10 si se quiere comer allí). La clase magistral lleva por lema ‘Aprendamos de las luchas por la justicia climática’. Tiene previsto durar aproximadamente una hora y media, aunque durante la mañana también habrá un debate participativo con miembros de Extinction Rebellion y de Fridays for Future. Asimismo, se proyectará el discurso que la activista sueca Greta Thundberg pronunció ante la ONU en diciembre de 2018.

Hallam es partidario de violar la ley “para salvar el mundo”. Sus espectaculares acciones en el Reino Unido han ido desde verter falsa sangre en la puerta de Downing Street hasta desnudarse en el Parlamento británico o bloquear la sede de la BBC, así como protagonizar innumerables cortes de carreteras y de calles en la capital británica. Las plataformas de las que forma parte son partidarias de fomentar arrestos para llamar la atención de los ciudadanos, aunque con acciones que no conlleven ‘violencia’. De ahí que en muchas manifestaciones los activistas de las organizaciones con las que trabaja el Dr. Demo realicen acciones exclusivamente para provocar que la policía los detenga. Según el propio Hallam, uno de los objetivos de los activistas por la desobediencia ha de ser molestar e indignar al ciudadano de a pie, porque “la única forma en que las personas cambian es enojándose”. Paralelamente, reclama una movilización transversal y masiva, exactamente igual que lo hacen las organizaciones independentistas catalanas. “La participación masiva y la desobediencia civil maximizan las posibilidades de cambio social en este contexto”, es su máxima.

Qué enseña en sus clases

En sus clases, Hallam enseña a interrelacionar con los ciudadanos a los que se molesta en las protestas e instruye a los activistas sobre qué hacer en cada situación. También enseña tácticas de guerrilla urbana para dificultar las detenciones y qué hacer tras un arresto, es decir, cómo hacer valer los derechos cívicos ante una detención por la policía. De hecho, sus enseñanzas ya se han aplicado en el ‘procés’ catalán, como la táctica de ‘microcortes’ en vías de comunicación (cortar una vía durante minutos para abandonar el lugar rápidamente, cuando la Policía llega, e irse a otro punto para realizar otro corte), que fueron puestos en práctica por los CDR durante la última ‘huelga general’ en Cataluña el pasado mes de febrero.

En marzo de 2017, Dr. Demo inició una huelga de hambre para exigir que la universidad desinvirtiera en combustibles fósiles (donde había invertido millones de libras) e invirtiera en energías renovables. Semanas más tarde, el centro le hizo caso y eliminó inversiones por 14 millones de libras. De hecho, Extinction Rebellion se creó para exigir que los gobiernos se comprometan a llegar a las cero emisiones de carbono en el año 2025, o de lo contrario las emisiones aniquilarán la raza humana a medio plazo. Así lo dice textualmente en su blog el propio Hallam.

Ese mismo año, se integró en el grupo Stop Killing Londoners, que inició una campaña de desobediencia civil masiva contra la contaminación. En esa ocasión, consiguió paralizar durante varios fines de semana el centro de Londres. La guinda de esas movilizaciones fue dejar un ataúd en las puertas del Palacio de Buckingham. En las últimas europeas, se presentó a las elecciones, pero solo obtuvo 924 votos de los más de 2,2 millones de sufragios de su distrito londinense.

Cátedra en el King's College

El activista (tiene 53 años) todavía es alumno del King’s College London, donde realiza estudios de la cátedra de desobediencia civil. En abril pasado, su movimiento, ER, realizó dos acampadas en la ciudad de Londres para protestar contra la contaminación. Según esa plataforma, más de 40.000 personas les dieron su apoyo y se multiplicaron las donaciones, hasta el punto de recaudar en solo unas semanas más de 230.000 euros. En uno de los actos, también intervino la sueca Greta Thunberg. Hubo más de 1.000 detenidos y en el control de los campamentos participaron más de 1.500 policías. Ahí fue donde Hallam pronunció una máxima que también resume la filosofía de los CDR: “Para cambiar el mundo, hay que hacer ruido”.

Este mes de agosto, el activista británico dio una conferencia en París, retransmitida en directo por Facebook. Hace pocas semanas, declaraba su idealismo en la BBC: “Nuestro objetivo es crear una crisis política. Y si eso quiere decir que habrá detenciones y penas de cárcel, que haya”. Justamente una de las consignas que comienza a aparecer cada vez con más insistencia en los círculos radicales catalanes. Este sábado, pues, un selecto grupo de los activistas más motivados tendrá la oportunidad de escucharle en vivo para aprender cómo practicar la desobediencia civil y poner de los nervios al sistema. Traducido al catalán, sus enseñanzas deben servir para desquiciar al Estado español a cuatro días de la Diada.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios